Exámenes en el embarazo

Mayo 2017
Las pruebas prenatales son las que utilizan los doctores o las parteras para comprobar el estado de salud de la madre y del bebé.


Cuales son los exámenes prenatales

Los exámenes prenatales son los que se realizan durante el embarazo para detectar, entre otros, problemas como la diabetes gestacional y la preeclampsia (hipertensión arterial). Son patologías que pueden ser graves sin tratamiento. Estas pruebas también proporcionan información sobre la salud del bebé y sobre si tiene algún defecto de nacimiento o mutaciones cromosómicas. Pero ningún examen es infalible y hay que tener en cuenta que ciertos resultados pueden ser erróneos.

Exámenes del embarazo: el primer trimestre

En la primera visita el médico o la comadrona hará una exploración completa y un examen de la pelvis, un Papanicolau y un cultivo para buscar una clamidia o una gonorrea que hubiera podido pasar inadvertida. También se realiza un análisis de sangre con grupo sanguíneo, factor Rh y hemograma (para descartar que no haya una anemia), búsqueda de sífilis, serología de la hepatitis B, rubéola, sarampión (si la futura madre no está segura de haberla padecido) y HIV. Suele practicarse también un análisis de orina en búsqueda de una infección urinaria que haya podido pasar desapercibida.
En esta primera consulta a veces se practica una ecografía para confirmar el embarazo y determinar la fecha probable del parto y si existe riesgo de diabetes gestacional, suele hacerse una prueba de tolerancia a la glucosa.
Pueden realizarse también pruebas para detectar síndrome de Down y otros problemas cromosómicos y anomalías congénitas. Estas pruebas consisten en un análisis de sangre entre las semanas 9 y 13 y, a veces, un exámen de translucencia de la nuca fetal (tipo de ecografía que se realiza entre las semanas 11 y 13).
En algunos Centros se ofrece un nuevo análisis de sangre (conocido como las pruebas prenatales no invasivas o NIPT, por sus siglas en inglés) que puede detectar el síndrome de Down y otras malformaciones a las 10 semanas de embarazo o más tarde.
Según la etnia de la madre y sus antecedentes pueden hacerse otras pruebas genéticas para detectar ciertos trastornos genéticos como la fibrosis quística, el síndrome del cromosoma x frágil, una atrofia muscular espinal, una enfermedad de células falciformes, una talasemia o una enfermedad de Tay-Sachs.
Una última prueba opcional es el análisis de las vellosidades coriónicas (o biopsia de corion): es una prueba invasiva que se hace entre las semanas 10 y 13 y que puede determinar con seguridad si el bebé tiene síndrome de Down u otras anomalías en los cromosomas.

Exámenes del embarazo: segundo trimestre

Durante el segundo trimestre del embarazo suele hacerse una ecografía (entre las semanas 16 y 20) para detectar posibles anormalidades físicas. Para descartar diabetes gestaciones se hace una prueba de glucosa (entre las semanas 24 y 28) y un nuevo análisis de sangre para descartar que no haya anemia. A veces también se realiza un análisis de orina para detectar un problema de preeclampsia o infección urinaria.
En caso de que la futura madre sea Rh negativa y el padre positivo (o si se desconoce si es positivo o negativo), se determinan los anticuerpos contra la sangre Rh positiva, antes de darte una inyección de inmunoglobulina de Rh en la semana 28.
Entre las semanas 15 y 18 es posible que te realicen la llamada prueba de marcador múltiple (o prueba de detección cuádruple): es un análisis de sangre que detecta problemas cromosómicos (como el síndrome de Down) y otros defectos congénitos. Lo ideal es que esta prueba se haga junto con las pruebas del primer trimestre, las cuales se conocen como las pruebas integradas o secuenciales.
En caso de que se tenga que hacer una amniocentesis ésta se realiza entre las semanas 16 y 20.

Exámenes del embarazo: tercer trimestre

Pueden practicarse análisis de orina para detectar preeclampsia o infecciones de las vías urinarias.
Entre las semanas 35 y 37 se hace una prueba para detectar una infección común conocida como estreptococos del grupo B y si el resultado es positivo la madre tomará antibióticos durante el parto para prevenir que le transmita la bacteria al bebé.
Otras pruebas que pueden hacerse durante este tercer trimestre son opcionales y dependerán de los resultados obtenidos en los exámenes de los trimestres anteriores: nuevos análisis para detectar anemia, una nueva prueba de tolerancia a la glucosa para detectar una diabetes gestacional, nuevas pruebas de sífilis, gonorrea y VIH si la mujer es de riesgo para padecer una enfermedad de transmisión sexual (ETS), o otra ecografía si anteriormente se había detectado una placenta previa o placenta baja.
Hay que tener en cuenta que no todos los embarazos son iguales y que la frecuencia de las pruebas dependerá de los motivos que tenga tu médico para hacértelas. Si se constata un retraso en el crecimiento del bebé probablemente te harán mas ecografías para hacer mediciones del bebé y verificar el nivel del líquido amniótico.
Si el embarazo ha sido correcto pero se supera la fecha probable del parto te harán más pruebas para comprobar que todo está bien.
Entre las semanas 40 y 41 a veces se realiza un perfil biofísico completo o modificado que puede incluir una prueba sin estrés para verificar la frecuencia cardíaca del bebé y una ecografía para medir el nivel del líquido amniótico. Generalmente estas pruebas se hacen dos veces a la semana y con ellas el médico puede determinar si es seguro esperar a que el parto empiece de manera natural.

Exámenes de laboratorio durante el embarazo

Una muestra de sangre es el primer examen del embarazo.
Nos permite:

Cantidad de la hormona HCG


Conocer el grupo sanguíneo

Un Rh negativo significa que la madre puede desarrollar los anticuerpos contra su bebé si éste es Rh positivo. La inmunización se efectúa generalmente en el momento del parto.

No existen riesgos cuando se trata del primer embarazo. El riesgo aparece en los siguientes embarazos, o después de un aborto natural o de una interrupción voluntaria del embarazo.

La determinación del grupo sanguíneo se efectúa a lo largo del primer examen prenatal. Una segunda determinación del grupo sanguíneo se realiza entre el 8° o 9° mes de embarazo. La búsqueda de anticuerpos irregulares se efectúa durante el 6° mes y el 8° (o el 9°) mes de embarazo, si la futura madre es de tipo Rh negativo o si ha recibido una transfusión. Un tratamiento preventivo con la administración de una inyección de vacuna anti Rh dentro de las 72 horas después del parto se realiza después de cada embarazo.

Comprobar la protección contra la toxoplasmosis

La ausencia de anticuerpos contra la toxoplasmosis significa que la futura madre no está inmunizada contra la toxoplasmosis: una toma de sangre debe ser efectuada cada mes con el fin de verificar que la futura madre no ha estado en contacto con la enfermedad. Son importantes las medidas para evitar el contagio así como las reglas de higiene: lavarse las manos regularmente, lavar frutas y verduras antes de ingerirlas...
También hay que verificar la protección contra la sífilis, enfermedad sexualmente transmisible que puede contagiar al bebé.

Comprobar la protección contra el virus VIH (SIDA)

Este test no es obligatorio, pero está muy aconsejado y aceptado por más del 90% de las mujeres embarazadas. Una mujer que no sabe que es portadora del virus VIH tiene una posibilidad sobre 4 de transmitir el virus a su hijo. Si el diagnóstico se confirma, un tratamiento puede evitar los riesgos de transmisión y hacer descender el riesgo a menos de uno sobre 100.

Comprobar la protección contra la hepatitis B

Este test se aconseja realizarlo durante el 6° mes: esta infección se transmite fácilmente al bebé. Un test que demuestre que la madre es portadora del virus de la hepatitis B permite vacunar al bebé justo después del parto (en la sala de partos) y vacunar también a los otros miembros de la familia.

Hemograma completo

Este examen sanguíneo se realiza a lo largo del 6° mes de embarazo, pero se puede hacer antes si se sospecha un posible riesgo de infección o de anemia.

Comprobar la protección contra la rubeola

La presencia de anticuerpos significa que la futura madre está inmunizada. La rubeola puede provocar malformaciones en el feto.

Hay que aconsejar a las futuras madres que se hagan un análisis de sangre cuando decidan tener un bebé y vacunarse en ese momento si no existen anticuerpos; la ausencia de anticuerpos significa que el test es negativo. Un test negativo durante el embarazo demuestra la ausencia de anticuerpos, por lo que hace necesario prever una vacunación después del parto.

Si un análisis de sangre revela que la futura madre ha estado en contacto con la rubeola a lo largo del embarazo, se debe establecer una vigilancia especial. Es importante consultar con el médico en caso de que aparezca una erupción durante el embarazo, sobre todo si la mujer no ha sido vacunada.

Detectar la diabetes gestacional

Detectar la diabetes gestacional a las 28 semanas de embarazo, o sea alrededor del 6° mes, efectuando un análisis de glucemia. Los test de detección de la diabetes gestacional están pensados sobre todo para las mujeres que tengan factores de riesgo (exceso de peso, antecedentes familiares de diabetes, mujeres mayores 40 años, mujeres originarias de Asia, África del Norte y Antillas y antecedentes de malformaciones o muerte del feto...).

Las mujeres con diabetes tienen el riesgo de dar a luz a un niño más gordo y de tener un parto más difícil.
Universidad de Virginia:http://www.healthsystem.virginia.edu/uvahealth/adult_diabetes_sp/gesta.cfm

Diagnosticar la trisomía 21

Este test permite evaluar el riesgo de que el niño sea portador de trisomía 21. En el caso de que sea positivo, se puede proponer una amniocentesis.

Análisis de orina

Los análisis de orina permiten buscar la presencia de azúcar (que puede hacernos pensar en una diabetes y debe ser confirmada a través de un análisis de sangre), la presencia de albúmina puede ser un signo de toxicomanía y también se puede asociar a una hipertensión arterial, aparición de edemas y pueden entrañar complicaciones graves. La presencia de gérmenes en la orina puede confirmar una infección urinaria que debe ser tratada.

Ecografía

Lo ecografía es sin duda el examen fundamental para vigilar un embarazo, detectar las malformaciones, conocer las medidas del bebé, comprobar la posición de la placenta y conocer el sexo del feto.
La ecografía representa un momento importante del embarazo porque es a lo largo de este examen que los futuros padres descubrirán si su bebé está bien dentro del vientre de su madre, que su corazón late bien...

Pero la ecografía representa igualmente muchas angustias para los padres que temen que alguna malformación pueda ser descubierta en el curso de este examen.

La ecografía se practica con la ayuda de una sonda de ultrasonidos que se pone sobre el vientre de la futura madre. Se aplica un gel sobre la superficie del vientre con el fin de facilitar la transmisión de los ultrasonidos.

Los ultrasonidos emitidos se reflejan de forma diferente en función de la densidad del tejido. Y seguidamente son transformados en señales por un sistema informático y retransmitido en una pantalla de vídeo en forma de imágenes. La futura madre debe ser informada de que la ecografía no permite detectar todas las anomalías. Una ecografía obstétrica normal no significa al 100% que el niño, a la hora de nacer, no presentará ninguna anomalía porque este examen no permite diagnosticar todas las anomalías morfológicas.

Es aconsejable no utilizar cremas hidratantes en los días que preceden a la ecografía. Y también es preferible tener la vejiga llena ya que nos permitirá obtener una imagen de mayor calidad.

Fechas de las ecografías

Se aconsejan tres ecografías:

Primera ecografía

La primera ecografía a las 12 semanas de amenorrea. Esta ecografía permite controlar el desarrollo del feto comparando los datos obtenidos con una curva tipo (exámenes de los miembros y la proporción de la cabeza, medir la altura del cráneo al coxis...), conocer la fecha exacta del embarazo, confirmar la existencia de más de un feto, detectar ciertas malformaciones, detectar los riesgos de anomalías cromosómicas, localizar la placenta y asegurarse de que el niño es normal...

En ciertos casos, puede prescribirse un examen doppler: este examen permite medir el flujo dentro de los vasos sanguíneos del útero y del cordón umbilical, la talla del cordón umbilical, de la arteria uterina o de la arteria cerebral del feto.

Segunda ecografía

La segunda ecografía, denominada ecografía de la morfología, está prevista entre las 20 y 22 semanas. Analiza con detalle la anatomía del feto y permite detectar posibles malformaciones.

Nos permite normalmente descubrir el sexo del bebé: el 70 % de las parejas desean conocer el sexo de su futuro hijo antes de su nacimiento. Indica el emplazamiento de la placenta y el crecimiento del feto.

Ultima ecografía

La ultima ecografía se efectúa entre las 32 y 34 semanas y permite detectar anomalías y malformaciones no identificadas en el transcurso de las ecografías precedentes, detectar si existe un retraso en el crecimiento del feto e indicar la posición del bebé dentro del útero. Es posible realizar una ecografía en todo momento del embarazo en caso de sospechar alguna anomalía.

Ecografías de diagnóstico

Cuando se sospecha alguna anomalía, bien durante una ecografía o bien porque existe un grave riesgo para el feto, es necesario realizar otra ecografía, llamada «ecografía de diagnóstico ». Estas ecografías de diagnóstico son realizadas habitualmente por Centros Multidisciplinarios de Diagnóstico Prenatal. Las ecografías realizadas en este marco estrictamente médico no tienen ningún peligro para el feto.

Ecografías de confort

Desconfiar de las Mutuas privadas que hacen "ecografías de recuerdo", utilizando aparatos de ecografía idénticos a los de los médicos.

¿Todas las ecografías fetales son de buena calidad ?

La ecografía obstétrica puede ser practicada por los radiólogos, la médicos generalistas, los ginecólogos, las comadronas y otros médicos. No se exige todavía ningún diploma obligatorio para practicar una ecografía.
La calidad de las ecografías puede ser, a veces, desigual. A un médico poco experimentado, que haya realizado pocas ecografías fetales, se le puede pasar por alto una malformación que hubiera sido perfectamente diagnosticada por un médico con la suficiente experiencia en ecografías fetales. La experiencia del médico que la practica así como la calidad del ecógrafo son indispensables para realizar ecografías con una buena fiabilidad.

Foto: © 123rf_9083025_domenicogelermo
Informe realizado con la colaboración de Claire Gabillat.
Ministerio de Sanidad y Consumo:
http://www.msps.es/ciudadanos/proteccionSalud/mujeres/embarazo/embarazo.htm

Consulta también


Examens pendant la grossesse - Prise de sang, etc.
Examens pendant la grossesse - Prise de sang, etc.
Tests carried out during pregnancy
Tests carried out during pregnancy
Última actualización: 11 de mayo de 2017 a las 09:54 por DRA. MARNET.
El documento «Exámenes en el embarazo» se encuentra disponible bajo una licencia Creative Commons. Puedes copiarlo o modificarlo libremente. No olvides citar a CCM Salud (salud.ccm.net) como tu fuente de información.