Los embarazos tardíos

Febrero 2018
Nuestro modo de vida ha evolucionado mucho en los últimos años, llevando a las mujeres a desear ser madres cada vez más tarde. Las mujeres que son madres después de los 38 años se han multiplicado por cuatro en los últimos veinte años. Los embarazos tardíos después de los 38 años deben ser vigilados muy de cerca.




Embarazo tardío a los 45 años

Los óvulos femeninos tienen fecha de caducidad. Hacia los 20 o 22 años es cuando se encuentran en su máximo esplendor y a partir de los 30-35 años ya empiezan a resentirse y son de peor calidad. A los 45 años y dependiendo del estilo de vida y de la salud de la futura madre un embarazo puede poner en riesgo la salud del bebé y aumentan mucho las probabilidades de que sufra un síndrome de Down.
A esta edad se recomienda realizar una fertilización asistida cuando no se consigue un embarazo de forma natural. Otro factor a tener en cuenta es la edad del padre: cuanto mas mayor sea peor será la calidad de sus espermas y esto aumentará las probabilidades de que el bebé tenga defectos de nacimiento. También las probabilidades de sufrir hipertensión arterial o diabetes en la gestación serán mayores.

Concepción tardía

La edad tardía de la concepción se ha convertido en un elemento que cada vez aparece con mas frecuencia en las discusiones de pareja. Y debido a este hecho los problemas de infertilidad ya afectan a 1 de cada 7 parejas. También es importante tener en cuenta que 1 de cada 10 parejas recurrirá a un tratamiento para concebir un hijo. La edad de la mujer es un factor edad es determinante ya que a pesar de todos los progresos de la ciencia todavía no se ha descubierto un tratamiento para tratar el proceso de envejecimiento de los ovarios.

Embarazo en edad avanzada

La mayoría de las mujeres de edad materna avanzada que tienen buena salud no tendrán problemas durante el embarazo, pero tienen un riesgo mayor de complicaciones.
Para solventar el problema del envejecimiento de los óvulos la medicina reproductiva ofrece dos opciones: o bien congelar los óvulos cuando se es más joven (20-30 años) para poder utilizarlos más adelante, cuando se desee la maternidad o bien recurrir a la donación de óvulos o embriones (cuando no sea posible conseguir la gestación con los ovocitos propios, se pueden utilizar ovocitos o embriones donados).

Los riesgos de un embarazo tardío

La hipertensión arterial y sus consecuencias como la preclampsia (asociación de hipertensión arterial, edemas y la presencia de proteínas en la orina), el desprendimiento de la placenta, un bajo peso al nacer el bebé, la diabetes gestacional (cuya frecuencia aumenta después de los 40 años) o el riesgo de partos prematuros que es superior ya que el útero tiene menos capacidad para soportar un embarazo. Los riesgos de dar a luz a un bebé prematuro aumentan después de los 40 años, los fibromas uterinos son más frecuentes, se practican dos veces más cesáreas, el riesgo de trisomía 21 aumenta así como el riesgo de sufrir un aborto espontáneo, las cesáreas o los abortos. El verdadero riesgo de una mujer es no conseguir ser madre por su baja fertilidad después de los 35 años. Los especialistas aconsejan a la mujeres de más de 35 años que aún deseen ser madres que realicen una consulta pre-concepcional y que consulten a su ginecólogo.


Foto: © 123rf_43575562_ Elena Pasenko.jpg

Consulta también


Grossesse tardive - Risques pour la maman et le bébé
Grossesse tardive - Risques pour la maman et le bébé
Late pregnancies
Late pregnancies
Última actualización: 22 de diciembre de 2017 a las 13:01 por DRA. MARNET.
El documento «Los embarazos tardíos» se encuentra disponible bajo una licencia Creative Commons. Puedes copiarlo o modificarlo libremente. No olvides citar a CCM Salud (salud.ccm.net) como tu fuente de información.
Cómo reconocer los signos de urgencias durante el embarazo
Peso, alimentación y embarazo