Peso, alimentación y embarazo

Enero 2017





Una mujer embarazada puede comer hasta sentirse saciada.
El aumento de peso durante el embarazo varia de una mujer a otra.


De todas formas sabemos que el peso del bebé está relacionado con el peso habitual de la madre y con su IMC, índice de masa corporal, antes del embarazo.
Por ello es conveniente convencer a las mujeres que quieren tener un hijo y ya han tomado la decisión, que vigilen su peso y que hagan algún régimen antes si es necesario.
En la consulta preconcepcional en cuanto se toma la decisión de tener un hijo se aborda el tema del sobrepeso antes del embarazo.
.

Los riesgos de las mujeres con importante sobrepeso u obesidad


En el embarazo estas mujeres pueden presentar :
  • Subida de la tensión arterial
  • Diabetes gestacional
  • Mayor riesgo de cesárea
  • Mayor riesgo de flebitis
  • Mayor riesgo de reanimación neonatal al nacer el bebé.


Una mujer que tenga el IMC entre 18,5 y 25 en los meses anteriores al embarazo tiene todas las posibilidades de tener un bebé de peso normal.
  • Para las mujeres de morfología normal, la subida de peso en el embarazo se sitúa en torno a los 12 Kg., aproximadamente.
  • Las mujeres embarazadas de gemelos suelen subir entre 3 y 4 Kg. más.
  • La subida de peso depende de la morfología, de la talla y del peso habitual. Es a veces mayor en mujeres delgadas y menor en mujeres más gruesas.
  • Al principio del embarazo, el 33% de las calorías son necesarias para la formación de la placenta y para el aumento de volumen de los senos y del útero.
  • Normalmente una alimentación equilibrada permite cubrir las necesidades energéticas de una mujer embarazada.

La subida de peso durante el embarazo es progresiva

  • Es moderada en el primer trimestre, ya que el bebé crece poco durante este período.
  • Progresa a partir del cuarto mes: la subida de peso varía entre los 4 y 5 kilos a partir de la primera mitad del embarazo.
  • Es más importante al final del embarazo ya que el bebé crece mucho, pudiendo llegar a los 12 kg. de subida de peso en la madre justo antes del parto.



La futura mamá debe consultar con el médico rápidamente si no aumenta de peso o si lo pierde.



La vigilancia del peso se realiza dos veces al mes, por la mañana en ayunas y siempre en la misma balanza.



Cuando la subida de peso es importante, es necesario pedir consejo al médico que sigue el embarazo.


Vigilar la alimentación sin privarse de nada pero tampoco comer por dos

  • La mujeres embarazadas no deben empezar una dieta sin consultar antes con su médico. Todas las dietas están contraindicados al principio del embarazo, salvo aquellas que están indicacadas por el médico como solución a problemas específicos, como la diabetes gestacional.
  • Estar atenta a la alimentación y a su diversificación.
  • No privarse, ni restringir ningún alimento para evitar carencias para el feto.
  • Se recomienda una alimentación sana y equilibrada.
  • No doblar el aporte calórico
  • Aumentar el consumo de algunos nutrientes esenciales para el crecimiento del feto.


Un mujer con sobrepeso u obesidad, demasiado delgada o con diabetes gestacional debe pedir consejo a un médico nutricionista.



No empezar nunca una dieta sin el consejo de un médico.


Darse un gusto pero evitar los excesos

  • Reducir el consumo de té y café.
  • No saltarse ninguna comida
  • Hacer 4 o 5 comidas equilibradas al día: desayuno, media mañana, comida, merienda y cena
  • Tomar un buen desayuno
  • Tener esta máxima en la cabeza "Comer dos veces mejor, no dos veces más"
  • Consumir 5 frutas y verduras al día
  • Tomar fruta en zumos recién hechos y sin azúcar en el desayuno y en la merienda.
  • No picar entre horas
  • Comer lentamente, masticar despacio.
  • En caso de carencias alimenticias identificadas, se podría recetar calcio, vitamina D y hierro si es necesario.



Hay que ser prudente en los siguientes casos: si ha tenido un embarazo en los dos años anteriores, si se realizó una dieta muy restrictiva en las semanas anteriores al embarazo, si la futura mamá tiene sobrepeso o si es muy delgada, cuando la futura madre es diabética...


Los complementos alimenticios o los productos enriquecidos destinado a las mujeres embarazadas


Los complementos alimentarios suelen ser básicamente vitaminas, sales minerales o antioxidantesy suelen presentarse en forma de perlas, cápsulas, ampollas o infusiones.

No son recomendables para las mujeres embarazadas.
Los complementos alimenticios son inútiles e incluso a veces pueden ser peligrosos.
Comentárselo al médico si decide tomarlos.

Una mujer embarazada con buena salud, sin ninguna carencia en particular, no necesita consumir estos complementos alimenticios, sin consultar a un médico. La vitamina A, por ejemplo puede provocar malformaciones.


Tratamiento por ácido fólico: pedir consejo en la consulta preconcepcional si ha decidido tener un hijo


El tratamiento con ácido fólico permite disminuir los riesgos de malformaciones neurológicas del feto.
De hecho una carencia de ácido fólico puede provocar el cierre del tubo neuronal del feto.
Las mujeres embarazadas de gemelos que no se alimentan adecuadamente o que han tenido varios embarazos seguidos están más expuestas.
Debe empezarse el tratamiento antes de la concepción , es decir en el momento de suspensión las medidas contraceptivas. La duración del tratamiento será determinada por el médico.
Se suele prolongar hasta 8 semanas después del inicio del embarazo.

Beber agua en cantidades suficientes

  • Beber mucha agua, entre 1,5 l y 2 l al día
  • La ingesta de agua permite disminuir los riesgos de infección urinaria y de estreñimiento.
  • Después del nacimiento del bebé, se debe seguir bebiendo mucho agua, sobretodo en caso de amamantar.
  • Tomar un vaso de leche por la noche antes de acostarse.

Los alimentos que se deben privilegiar

El calcio

  • El calcio es esencial para la salud de los huesos y para la constitución del esqueleto del bebé.
  • Se encuentra en la leche y los productos lácteos.
  • Se aconseja consumir tres o cuatro productos lácteos al día, uno en cada comida, en forma de leche, queso, yogurt, queso blanco...
  • Un vaso de leche equivale a 1 yogurt de 125 gr. o 20 gr. de queso.


No consumir complementos alimenticios que contengan calcio.


La vitamina D


La vitamina D aumenta la absorción del calcio de los alimentos.
  • Las necesidades de vitamina D se duplican durante el embarazo por las propias necesidades del bebé.
  • El cuerpo sintetiza la vitamina D gracias a la acción del sol sobre la piel.
  • La vitamina D está presente en los pescados grasos, el salmón, la sardina, el hígado, los huevos y productos lácteos.


Se recomienda aportar vitamina D a todas las mujeres embarazadas.


  • Al principio del sexto o séptimo mes, época en la que el bebé crece más y se fabrica su esqueleto, se aconseja una ampolla monodosis de vitamina D.
  • A las mujeres embarazada les puede faltar vitamina D sobretodo al final del embarazo y especialmente en invierno.



La vitamina D solo la debe prescribir el médico o la comadrona.


El hierro


Es indispensable un aporte suficiente de hierro, sobretodo al final del embarazo, para evitar una disminución de los glóbulos rojos que pueden originar una anemia. Todo ello puede aumentar el riesgo de prematurez y de bajo peso al nacer el bebé.
  • Consumir regularmente alimentos que contengan hierro: huevos, pescado y carnes, legumbres , lentejas, judías, garbanzos, oleaginosas, espinacasÂ...
  • Comer como mínimo dos veces a la semana pescado, en todas sus formas, incluso en conserva, como sardinas, atún, caballa...
  • Consumir limones, naranjas, pomelos que contienen vitamina C, que permite la absorción del hierro.
  • El brócoli es el alimento que más vitamina C aporta.
  • Si el aporte de hierro es insuficiente se puede prescribir un tratamiento a base de hierro.
  • Si se detecta una anemia el médico o la comadrona pueden prescribir un suplemento de hierro.


No se debe tomar hierro en forma de medicamento o de alimentos enriquecidos o como complementos alimenticios. Este aporte puede ser peligroso en caso de hipertensión arterial, de diabetes o si no se ha interrumpido el consumo de tabaco.


Los folatos o Vitamina B9

  • Las verduras verdes son ricas en vitamina B9 que interviene en el desarrollo del feto.
  • Espinacas, berros, achicoria, diente de león, canónigos, melón, castañas, nueces, garbanzos
  • Lechuga, ensalada verde, endivias, coles, puerros, alcachofas, judías verdes, guisantes, rábanos, espárragos, remolacha, calabacín, aguacate, lentejas, huevos, queso, zanahorias, tomates, cebollas, maíz, pimientosÂ...
  • Pátanos, kiwis, frutas rojas, dátiles, higos.


Una carencia de vitamina B9 puede conllevar anomalías en el desarrollo de la placenta, un retraso del crecimiento del feto y anomalías neurológicas así como un aumento del riesgo de prematurez.

Desde la interrupción de los métodos contraceptivos se aconseja un tratamiento con vitamina B9, desde antes de la concepción hasta el segundo mes de embarazo.

El yodo


El yodo es indispensable para asegurar el buen funcionamiento del la glándula tiroides y el buen desarrollo del cerebro del bebé.
El yodo se encuentra en :
  • En los crustáceos, los pescado de mar
  • La leche y los productos lácteos
  • Los huevos
  • La sal yodada

El médico debe a veces prescribir un tratamiento médico en caso de carencia de yodo.


Los glúcidos

  • Los glúcidos son fundamentales para la alimentación del feto.
  • Se deben consumir azúcares lentos como las féculas, los cereales, el pan, por ejemplo.

Las proteínas


Las proteínasse encuentran en carnes, pescados, huevos y productos lácteos.

Las frutas


Las frutas se deben consumir sin ninguna moderación.

Las fibras


La cantidad de fibra es dos veces mayor en el pan integral que en el pan blanco.

Los pescados


El pescado es un alimento muy importante durante el embarazo
  • Aporta las cantidades suficientes de yodo, selenio, vitamina D, vitamina B12 y sobretodo omega 3, todas ellas sustancias indispensables para el buen desarrollo del bebé y la formación de su cerebro.
  • Atún, sardinas, caballa, arenques...
  • Evitar los peces de río, como las anguilas ya que pueden tener restos de mercurio.

Alimentos y bebidas que deben evitarse




Se aconseja limitar el consumo de ciertos alimentos.
  • Té, café, coca-colaÂ...
  • La soja y los productos a base de soja: estos productos contienen fitoestrógenos que pueden tener repercusiones en el bebé. Por prudencia se recomienda limitar su consumo a uno al día y evitar totalmente los complementos alimenticios que los contengan.
  • El alcohol y el tabaco deben evitarse absolutamente: aumenta el riesgo de prematurez y de bajo peso del bebé al nacer.
  • Disminuir el consumo de mantequilla, aceites...
  • El hígado: se recomienda evitarlo ya que el hígado de los animales contiene fuertes concentraciones de vitamina A que puede representar un riesgo para el feto.
  • Evitar los platos muy especiados, sazonados o muy ricos en grasas.
  • Moderar el consumo de productos azucarados, galletas, bollos, bombones, chocolate ...
  • Los productos enriquecidos con fitoesteroles como la margarina, por ejemplo, deben evitarse, así como los productos aconsejados a personas con el colesterol alto.
  • Los productos ligth o dietéticos tampoco son recomendables.
  • No se aconseja el consumo de edulcorantes.
  • Evitar el consumo de cacahuetes en las familias de alérgicos, ya que el cacahuete puede provocar alergias en el bebé.

Situaciones especiales que necesitan el consejo médico para seguir una alimentación adecuada durante el embarazo

  • Embarazo adolescente
  • Embarazo gemelar o múltiple
  • Mujer con varios embarazos seguidos.
  • Mujer vegetariana o vegana, por el riesgo de carencia de vitamina D, vitamina B12, hierro, yodo y calcio.


Las mujeres embarazadas de gemelos no se suelen alimentar suficientemente.




Para saber más: Alimentación antes, durante y después del embarazo: Monografías.com . http://www.monografias.com/trabajos12/embar/embar.shtml

Consulta también


Femme enceinte - Alimentation et grossesse
Femme enceinte - Alimentation et grossesse
Weight, nutrition and pregnancy
Weight, nutrition and pregnancy
El documento «Peso, alimentación y embarazo» se encuentra disponible bajo una licencia Creative Commons. Puedes copiarlo o modificarlo libremente. No olvides citar a CCM Salud (salud.ccm.net) como tu fuente de información.