La dieta hipocalórica: comer mejor, de todo, pero en pequeñas ca

Septiembre 2017
La dieta hipocalórica permite una alimentación equilibrada y variada. Este tipo de dieta se basa en el control de las calorías que se consumen. Es una dieta muy buena para adelgazar y perder peso de forma saludable. Su éxito dependerá de la variedad de los ingredientes y de sus platos.




Debemos tener en cuenta que el gasto calórico medio de una persona adulta en condiciones físicas normales es de aproximadamente 2.500 calorías al día para los hombres y 2.000 calorías al día para las mujeres.
La dieta hipocalórica permite una alimentación equilibrada y variada. Entre los aspectos positivos de la dieta hipocalórica encontramos que es una dieta fácil, que se puede adaptar facilmente a cada persona, la gran diversidad de alimentos permitidos, la ausencia de alimentos prohibidos y la posibilidad de continuar consumiendo alimentos de nuestro gusto en cantidades menores.
Se pueden disminuir los riesgos de frustración y darse algún gusto, sin tener culpa después (esto provocará un menor consumo de los alimentos por placer), si se da algún gusto, lo compensará después en la comida siguiente. Además se puede consumir más en una comida, comiendo menos en la o las comidas siguientes, se pueden disminuir las cantidades habituales, aumentar la actividad física y preparar la estabilización del peso después de la dieta.
Siempre es recomendable beber mucha agua (de 1,5 l a 2 l al día pero sin consumir bebidas alcohólicas o azucaradas como vino, alcohol, zumos de fruta, bebidas gaseosas...Hay que consumir yogures 0% grasa, carnes (a la plancha, con hierbas y especies) y se debe comer pescado de 2 a 3 veces por semana. En cuanto a los quesos hay que elegir aquellos que no tengan más del 50% de grasa. Se pueden consumir huevos pero la yema, rica en colesterol, debe consumirse con moderación, en cambio la clara no está desaconsejada.

Dietas hipocalóricas para bajar de peso

La dieta hipocalórica consiste en ingerir alimentos que aporten una buena nutrición y que, a la vez, contengan pocas calorías. Es importante ingerir los alimentos en la proporción adecuada y la cantidad necesaria. Están indicadas en caso de obesidad o sobrepeso y deben ser supervisadas por un médico o nutricionista de preferencia.

Dieta hipocalórica: alimentos permitidos

Las frutas y verduras representan el plato fuerte de este tipo de alimentación. La forma en que se preparan es muy importante: siempre deben priorizarse los productos naturales y frescos, poco elaborados y condimentados. Lo ideal es la cocina al vapor. Además, conviene que se tomen en pequeñas proporciones y que sean lo más variadas posibles en su composición.
Entre los alimentos prohibidos encontramos los guisos y las salsas que están contraindicados en estas dietas. El organismo precisa determinadas dosis de energía para mantener a buen ritmo el metabolismo. Aunque el éxito de una dieta hipocalórica se debe al bajo aporte de calorías, éstas nunca deben ser insuficientes o incompletas. La asesoría de un experto nos permitirá impedir los desequilibrios y las carencias que podrían aparecer a largo plazo.
Una dieta hipocalórica siempre debe ir acompañada de la práctica de ejercicio moderado que también ayuda a perder peso, mejora el tono muscular y hace que los efectos negativos de esa pérdida no se dejen sentir sobre el aspecto físico.

Dieta hipocalórica hospitalaria

Una correcta nutrición se considera, hoy en día, una parte indispensable en la terapia que se utiliza en los hospitales. Una alimentación sana y equilibrada es fundamental para la consecución de un óptimo estado de salud. Los hospitales tienen los denominados “libros de dietas” que son unos protocolos dietéticos donde figuran todas y cada una de las dietas orales que podemos encontrar en el hospital. También existen dietas específicas que deben seguir ciertos enfermos. Así podemos encontrar la dieta hipocalórica de 1000, de 1500, 1800 y 2000 Kcal.
Son dietas bajas en calorías y sin azúcar utilizadas que se prescriben a pacientes diabéticos o con exceso de peso. Se escoge una u otra en función del tipo de diabetes o del peso de la persona. A los pacientes diabéticos se les da, aproximadamente a las 23h, una colación para evitar hipoglucemias (un zumo, un yogur desnatado...).

Dieta hipocalórica de 1000 calorías de un día

Es una dieta muy restrictiva y unicamente las personas con una obesidad importante deberían recurrir a ella. Es importante tener en cuenta que con menos de 1500 calorías al día es muy difícil ingerir todos los nutrientes que nuestro organismo necesita para funcionar de forma óptima. Para compensarlo debes escoger los alimentos más nutritivos posibles o incluso recurrir a la suplementación para compensar los efectos adversos que este tipo de dieta puede provocar. No se recomienda utilizar seguir esta dieta más de una semana ya que seguirla por un tiempo mas prolongado podría afectar a nuestra salud.
Se debe beber agua (1500 ml al día, de preferencia antes de las comidas), té o infusiones (250 ml.), no excederse de 1 gr. de sal al día y aceite de oliva (10 gr. por día).
En el desayuno 200 ml de leche desnatada y una rebanada de pan de trigo integral (35 gr.) con miel o mermelada. A media mañana una fruta (naranja). En la comida macarrones (tomate frito 100 ml. y macarrones al huevo 50 gr.), carne asada (150 gr.) y de postre una pera (100 gr.).
A la hora de la cena 200 gr. de espinacas (aliñadas con aceite y limón), una tortilla francesa de un huevo y de postre una fruta.

Dieta hipocalórica de 1200 calorías al día

No se recomienda utilizar seguir esta dieta más de una semana ya que seguirla por un tiempo mas prolongado podría afectar a nuestra salud. Para seguir este tipo de dieta hay que pesar cada alimento que ingerimos y también es importante la forma de cocinar, la medida del aceite u otros factores pueden hacer variar mucho el número de calorías que contenga un plato. Como regla general se recomienda disminuir la cantidad de comida que ingerimos y acostumbrarnos a comer menos de lo que comíamos antes, servir la comida en platos más pequeños, evitar los dulces, las salsas preparadas, la nata, los alimentos fritos y rebozados y las grasas, las carnes rojas y la carne de cerdo (priorizar el pavo y el pollo). El azúcar es mejor sustituirlo por miel, sirope de agave o edulcorantes naturales. El aceite mejor es el de oliva virgen extra por su contenido en omega 3 , pero debemos medir las cantidades ya que si no consumiremos calorías en exceso. En cuanto al consumo de lácteos los yogures deben ser desnatados 0% y la leche desnatada. Los quesos curados se pueden consumir máximo 2 veces a la semana con moderación. El queso fresco tipo Burgos es ideal para este tipo de dietas, ya que lo encontramos desnatado 0% bajo en grasas. Existe un queso fresco batido desnatado 0% que nos sirve como sustituto de la nata para preparar salsas.
El aceite utilizado para cocinar los alimentos no puede ser superior a 2 cucharadas soperas en cada comida. En cuanto a las frutas se recomiendan la manzana, pera, naranja, 2 ciruelas, 2 mandarinas, 2 rodajas de piña, 5 fresas, dos rodajas de sandía o melón o 1/2 plátano.

Ejemplo de dieta hipocalórica de 1500 calorías

En el desayuno 200 ml de leche desnatado, 30 gr de pan blanco o integral
A media mañana 50 gr de pan blanco o integral y 20 gr de proteínas como atún sin aceite, queso o fiambre magro.
En la comida un alimento a escoger de verdura, un alimento a escoger del grupo farináceos, una proteína, una fruta y 20 gr de pan blanco o integral.
En la merienda 200 ml de leche desnatada y una fruta.
En la cena una verdura, un alimento a escoger del grupo farináceo, una proteína, una fruta y 20 gr de pan blanco o integral.
Antes de acostarse 200 ml de leche desnatada o 2 yogures naturales desnatados
De aceite 20 gr = 2 cucharadas soperas para todo el día, que pueden ser de oliva, soja, maiz o girasol.

Verduras: 300 gr de acelgas, apio, berenjenas, brecol, calabaza, champiñones, coles, endivias,
espárragos, espinacas, lechuga, pepinos, pimientos, rábanos, tomates, grelos, navizas,
coliflor, o 200 gr de berros, cebolletas, judías verdes, nabos, puerros o 100 gr de alcachofas, cebollas, coles de bruselas, remolacha o zanahorias.
Farináceos: 120 gr de guisantes o alubias frescas, o 100 gr de patatas o boniatos, o 40 gr de garbanzos, alubias secas, lentejas, patatas fritas o pan blanco o integral, o30 gr de arroz, pastas (macarrones, espaguetis, fideos, etc), harina, pan tostado, puré de
patata (comercial), sémola o tapioca.
Proteínas: 100 gr de carne magra (sin grasa): pollo sin piel, pechuga de pavo, conejo, liebre, caza,
ternera o buey magros, o 130 gr de pescado azul o blanco o 2 huevos
Frutas: 300 gr de melón, sandía, pomelo, o 150 gr de fresa, albaricoque, ciruelas, frambuesas, mandarina, naranja, piña natural, o 120 gr de manzana, melocotón, pera, o 75 gr de chirimoya, cerezas, plátano, níspero o uvas.


Foto: © 123rf_24165407_ninamalyna.jpg

Consulta también


Low calorie diet and healthy eating
Low calorie diet and healthy eating
Última actualización: 26 de septiembre de 2017 a las 19:50 por DRA. MARNET.
El documento «La dieta hipocalórica: comer mejor, de todo, pero en pequeñas ca» se encuentra disponible bajo una licencia Creative Commons. Puedes copiarlo o modificarlo libremente. No olvides citar a CCM Salud (salud.ccm.net) como tu fuente de información.