Exámenes practicados al bebé tras su nacimiento

Octubre 2017
Después del parto se deja reposar al bebé algunos instantes sobre el vientre de la madre para que pueda estar con ella, y que su piel pueda rozarse con la de su madre. La madre puede aprovechar este momento para tocar y acariciar a su bebé.




Los cuidados llevados a cabo para el seguimiento del bebé deben favorecer el contacto de la mamá y de su bebé manteniendo las exigencias de seguridad. En este momento se le podría dar el pecho por primera vez. Se liga el cordón umbilical y luego se corta 5 minutos después del parto.

Pruebas que se le hacen al recién nacido en un hospital

Las primeras maniobras sobre el bebé después del nacimiento

Dependiendo del tipo de maternidad, el desarrollo del parto y el posible descubrimiento de anomalías en el bebé, los primeros cuidados del bebé son llevados a cabo por la comadrona, la puericultora o el pediatra. La temperatura del bebé debe vigilarse para asegurarse que no tiene fiebre. Se miden la altura, el peso y el perímetro craneal y se le administra un colirio antibiótico en los ojos para evitar la aparición de una conjuntivitis provocada por gérmenes presentes en las vías genitales de la madre. También se le administran algunas gotas de VIT K al bebé para permitir una buena coagulación y para evitar la aparición de una enfermedad hemorrágica en el recién nacido.
Se realiza la desobstrucción con un tubo muy fino, que se mete en la nariz, en la boca y en la garganta del bebé y que permite desobstruir y aspirar las mucosidades que pueden haber en las vías respiratorias. Se examinan todos los orificios.
Una sonda nasal permite comprobar la buena permeabilidad de las fosas nasales. Una sonda colocada en el estómago permite comprobar la ausencia de malformación del esófago y se verifica la permeabilidad del ano.
Respecto a los cuidados del cordón umbilical se desinfecta y se le pone una pinza durante algunos días para permitir una coagulación.

El test de APGAR

Este test permite hacer una valoración del estado general y de la vitalidad del bebé y localizar la presencia de anomalías que necesitan cuidados particulares o una intervención urgente. Se lleva a cabo 4 veces, alrededor de un minuto después del nacimiento y se repite 5, 10 y 15 minutos después. La puntuación normal del test de APGAR es de 10/10.

Anotación de 0 a 2

Se anota cada elemento de 0 a 2 según un cuadro. Cuanto más baja sea la cifra obtenida más inquietante será el estado del niño.

Este test permite comprobar

La frecuencia cardiaca: si no hay ningún latido del corazón la puntuación es 0. Si la frecuencia es inferior a 100 la puntuación es 1. Si la frecuencia es superior a 100 la puntuación es 2.

La respiración: si no hay respiración puntuación 0. Si el grito del bebé es débil la puntuación es 1. Si el grito es vigoroso la puntuación es 2.

Los reflejos: si el bebé hace muecas la cifra es 1. Si el bebé llora la cifra es 2.

El color de la piel: si la piel está azul la puntuación es 0. Si el cuerpo está rosa, pero los brazos y las piernas azules la cifra es 1. Si el bebé está completamente rosa la cifra es 2.

El tono muscular: si el bebé hace algunos movimientos de brazos y piernas la cifra es 1. Si el bebé es muy activo la cifra es 2.

Una puntuación de 10

Una puntuación de 10 significa que el niño ha emitido un grito sonoro algunos instantes después de su expulsión, su ritmo cardiaco es superior a 100, su respiración es normal y eficaz, del orden de 40 a 60 respiraciones por minuto, es muy tónico y sus movimientos son activos.

Puntuación de APGAR entre 7 y 10

En este caso, la piel del bebé puede estar azulada. Esta anomalía puede estar provocada por un parto largo. Esta puntuación mejora, en general, después de algunos minutos.

Una puntuación de 3 a 7

Esta puntuación indica sufrimiento del niño. En este caso se deben considerar los primeros gestos de reanimación.

Si la puntuación del test de APGAR es inferior a 3

Se debe trasladar urgentemente al bebé a una unidad de recién nacidos.

La colocación de la pulsera de identificación

La colocación de una pulsera alrededor de la muñeca del bebé en la que están escritos su nombre y apellido(s), su sexo y el nombre de la madre permite evitar ciertos errores nefastos.

Las medidas y el primer examen del bebé

El pediatra evalúa el estado general y la tonicidad del bebé. Comprueba que el bebé se relaja y deja los brazos colgando.
Se examinan los órganos genitales externos: en los niños los testículos deben estar situados en el interior del escroto. En las niñas, el pediatra verifica que los grandes y los pequeños labios estén bien abiertos.
La frecuencia cardiaca debe ser controlada de nuevo: debe estar comprendida entre 130 y 140 latidos por minuto. La frecuencia respiratoria debe estar comprendida entre 40 y 60. Se palpa el abdomen, se examinan los pies y las piernas, se mide el pulso de la arteria femoral y se comprueba la temperatura. El examen del cuello y de las clavículas permite comprobar la presencia de hematomas o de una fractura de la clavícula que puede aparecer durante un parto difícil. Se examinan los huesos del cráneo y el aspecto de las fontanelas, espacios cartilaginosos de la cavidad craneal antes de la osificación completa. El médico comprueba el estado de los ojos, de las orejas, de la nariz y de la boca: comprueba su vista y su audición. También comprueba la existencia de marcas que podrían haber sido provocadas por un fórceps y que desaparecen después de algunos días.
Se lleva a cabo el reflejo de deslumbramiento colocando una luz fuerte enfrente del bebé que debe cerrar los ojos y se le practica un examen neurológico para evaluar su tonicidad, su motricidad global y sus reflejos: el reflejo de caminar automáticamente, el reflejo de agarrar (el bebé cierra su mano cuando le hacemos cosquillas en la palma de la mano), las reacciones de los puntos cardinales, el estiramiento cruzado y el reflejo de la nuca. Estos reflejos desaparecen poco a poco con el paso de los meses.
Se verifica el estado del cordón umbilical para asegurar la ausencia de infecciones secundarias y para asegurar también que la pinza umbilical, que se retirará varios días más tarde, está bien colocada.

La luxación de la cadera

Se examinan la columna vertebral y las caderas: se realiza el examen de las caderas para comprobar la ausencia de la luxación de la cadera que provoque una anomalía del encaje de la cadera. Existen ciertos factores de riesgo en la aparición de una luxación de la cadera: un peso superior a los 4 kilos, la pelvis estrecha de la madre, la presencia de antecedentes familiares de luxación de cadera y el nacimiento "en nalgas". El pediatra puede descubrir esta anomalía separando las rodillas del bebé tras haber doblado las piernas sobre sus muslos y luego sobre su abdomen. Se oye un ruido característico que demuestra un encaje de la cabeza del fémur. En caso de dudas se puede practicar una radiografía o una ecografía.
Para el tratamiento de la luxación congénita de la cadera se mantienen las piernas del bebé separadas, en posición de abducción, durante un mes aproximadamente. A veces se coloca un arnés o una escayola cuando la luxación es importante o cuando ésta se descubre tarde, al pasar desapercibida durante el primer examen. Para evitar que algunos niños cojeen y que luego tengan que ser operados al descubrir una luxación a la edad de empezar a andar, se practica una ecografía sistemáticamente en los niños que presentan ciertos riesgos (peso al nacer superior a 4 kilos, pelvis demasiado estrecha de la madre...)

Para saber más:http://www.facemama.com/recien-nacido/primeros-examenes-del-recien-nacido.html

Exámenes de laboratorio del recién nacido: Tamiz neonatal

Que muestras se toman del cordón umbilical

El cordón umbilical es el cordón que conecta el bebé al útero de la madre. El examen de sangre del cordón umbilical se puede hacer para evaluar la salud de un recién nacido. El examen de sangre del cordón umbilical se realiza para medir el nivel de bilirrubina, practicar un hemocultivo (cuando hay sospecha de infección), la gasometría arterial (incluyendo oxígeno, dióxido de carbono y los niveles de pH), el nivel de azúcar, el grupo sanguíneo y Rh, un conteo sanguíneo completo (CSC) y un recuento de plaquetas.

El test de Guthrie: la prueba del talón

La primera prueba del talón se realiza a las 48 horas del nacimiento mientras que la segunda se realiza entre el cuarto y el séptimo día de vida. Este análisis permite investigar ciertas enfermedades raras como la fenilcetonuria (enfermedad hereditaria que provoca anomalías neurológicas e intelectuales), el hipotiroidismo congénito, una mucoviscidosis, una hiperplasia suprarrenal o una drepanocitosis.

La fenilcetonuria provoca anomalías neurológicas de tipo retraso mental. Un régimen sin fenilamina puede permitir un desarrollo cerebral normal.
La mucoviscidosis o fibrosis quística es enfermedad genética del aparato respiratorio.
El hipotiroidismo congénito: esta patología provoca un retraso mental que puede evitarse con un tratamiento. Se mide el nivel de la TSH (hormona estimulante de la tiroides) y si está por encima de 15 mU/L el niño es diagnosticado de hipotiroidismo congénito y debe comenzar inmediatamente un tratamiento. Hay un pequeño porcentaje de niños que tienen hipotiroidismo congénito de forma transitoria. Dado que es imposible distinguir de qué tipo es la enfermedad, estos bebés también deben ser tratados. Si su médico no le sugiere hacerle al bebé una prueba de tamizaje, exíjala.
La hiperplasia congénita suprarrenal: esta patología, a menudo mortal, puede evitarse con un tratamiento con corticoides.
La drepanocitosis es una enfermedad de la hemoglobina que afecta a los niños originarios de ciertos países de África Negra o de ciertas regiones de las Antillas o de la Guayana. La puesta en práctica de una detección precoz permite disminuir las complicaciones de esta enfermedad.

Los progresos tecnológicos permiten hoy en día detectar más de 50 enfermedades desde el nacimiento

Pero se plantean numerosos problemas éticos: ¿para qué servirá una detección si los médicos no pueden tratar las enfermedades detectadas? Algunas enfermedades detectadas gracias a los nuevos procesos quizás podrán encontrar su lugar con la detección de las 5 enfermedades previstas por la legislación.

Examen de la TSH en el recién nacido

El hipotiroidismo congénito es la causa de retraso mental que se puede prevenir más frecuente. En Estados Unidos se hace el diagnóstico midiendo la tiroxina (T4) en una muestra de sangre total, recogida en papel de filtro dentro de las primeras 48 h de vida. En Europa se hace determinando la hormona tiroestimulante o TSH.

Detección de la sordera del recién nacido:

Aunque aún no es sistemática la detección de la sordera permite identificar a los niños que tienen algún problema de audición. Francia está atrasada en relación con otros países europeos, como Inglaterra o los Países Bajos, que han puesto en funcionamiento una programa de detección automática de la sordera. Un retraso en el diagnóstico precoz puede conllevar un retraso del aprendizaje del habla.

Factores de riesgo de los problemas de audición

Existen ciertos factores que predisponen a padecer esta patología: un peso al nacer inferior a 1500 g., antecedentes familiares de sordera, la rubeola o la toxoplasmosis y la prematuridad.

Signos ante los cuales los padres deben alertarse: identificar rápidamente los primeros signos de problemas de audición con el fin de aplicar los tratamientos necesarios

Un bebé muy tranquilo, que parece estar en otro lugar, que balbucea poco..., que no reacciona cuando oye un ruido violento o mira fijamente las caras, como si no oyera muy bien deben hacernos sospechar un problema de sordera. También un bebé que no hace mucho esfuerzo para intentar hablar o presenta un retraso en el lenguaje, otitis repetidas u otitis que han pasado desapercibidas.

Los problemas de la vista

El bebé consigue ver por los 2 ojos hacia la edad de 4 meses y medio aproximadamente. Los problemas de visión pueden impedir que se el niño se desarrolle adecuadamente. El 90% de los progresos del bebé se adquieren gracias a la vista.

El número de consultas con el Pediatra previstas a lo largo del primer año

Fuera de las situaciones de urgencia o que precisan de consejo médico, se prevén sistemáticamente 9 exámenes pediátricos a lo largo del primer año de vida. Estas visitas tienen lugar a los 8 días del nacimiento, antes del final del primer mes, durante el 2º, 3º, 4º, 5º y 6º mes, durante el 9º y el 12º mes.

Foto: © 33926740_m.jpg

Consulta también


Poids et taille du bébé - Tests à la naissance
Poids et taille du bébé - Tests à la naissance
Baby Checks at Birth and soon after
Baby Checks at Birth and soon after
Última actualización: 4 de octubre de 2017 a las 12:08 por DRA. MARNET.
El documento «Exámenes practicados al bebé tras su nacimiento» se encuentra disponible bajo una licencia Creative Commons. Puedes copiarlo o modificarlo libremente. No olvides citar a CCM Salud (salud.ccm.net) como tu fuente de información.