Algunos consejos de limpieza para los que padecen de alergia y asma

Julio 2017

Aunque no son considerados como verdaderos alérgenos, los contaminantes que se encuentran en el interior de una casa constituyen una verdadera amenaza para la salud de las personas que viven en contacto con estos. Pueden ser especialmente peligrosos para los alérgicos debido a su acción irritante, agravando e incluso pudiendo ser un factor desencadenante para diferentes reacciones alérgicas (asma, rinitis, conjuntivitis...).

Estos pasos simples pueden reducir sus riesgos de desarrollar síntomas de alergia y asma cuando limpia.



Limpieza en la cocina

Use un extractor periódicamente para quitar los humos de la cocina y reducir la humedad. Coloque la basura en un cubo con tapa a prueba de insectos y vacíe la basura diariamente.

Guarde los alimentos (incluso el alimento de las mascotas) en contenedores sellados: descarte los productos que tengan moho o estén vencidos.

Cada semana limpie el piso, los armarios, los salpicaderos y los electrodomésticos. Limpie los armarios y mesadas con detergente y agua.

Controle si hay pérdidas en los caños. Seque la humedad que haya dentro del refrigerador para evitar que crezca el moho. Vacíe y friegue a fondo el interior del refrigerador y los cajones de utensilios en cada estación.

Friegue a fondo los exteriores de los armarios y limpie el filtro de la cubierta de la cocina.

Higiene de la vivienda

Guarde almohadas, colchones y sommiers con cobertores a prueba de ácaros del polvo. Lave las sábanas, fundas y colchas una vez por semana con agua a 130 °F.

Retire, lave o cubra los edredones. Lave las alfombras cada semana con una aspiradora con un filtro para partículas pequeñas o filtros HEPA. Lave la zona de alfombras y felpudos, y limpie las superficies de los pisos una vez por semana.

Utilice cortinas de algodón o fibra sintética: es necesario lavarlas en cada estación. Mantenga las ventanas cerradas y use acondicionador de aire durante la temporada de polen.

Cómo sacar el moho

Limpie el moho y la condensación de marcos de ventana y umbrales con una solución de cloro blanqueador (3/4 taza de cloro blanqueador para 1 galón de agua). Siempre use una máscara protectora cuando limpie el moho.

Evitar el polvo

Retire todo aquello que pueda juntar polvo como adornos y libros. Guarde juguetes, juegos y animales con relleno en cubos plásticos.

Mantenga las mascotas fuera de la habitación. Si baña a los animales dos veces por mes, se pueden reducir los alérgenos.

Los hogares calurosos y húmedos son un caldo de cultivo para los ácaros del polvo y el moho. Mantenga la temperatura a 70 °F y la humedad relativa entre 30 % y 50 %.

Limpie o reemplace los filtros para partículas pequeñas en los sistemas de calefacción y enfriamiento central, y en los acondicionadores de aire de los cuartos, al menos una vez por mes.

Compre en la ferretería trampas para cucarachas y ratones, o contrate a un fumigador profesional. Para evitar una nueva infestación, selle las grietas y otras entradas.

Eliminar la humedad del baño

Los extractores reducen la humedad mientras se toman baños o duchas. Si es posible, retire las alfombras y utilice pisos de madera o linóleo. Utilice alfombras lavables. Retire los empapelados y coloque azulejos, o pinte las paredes con pintura esmaltada resistente al moho.

Seque la bañera. Frote el moho de la bañera y de los grifos. Limpie o reemplace las cortinas de baño y alfombras que tengan humedad.

Saber más

Productos de limpieza: prefiera los menos contaminantes
La contaminación en las casas
Buenos hábitos de limpieza para quienes padecen de alergia y asma

Foto: © Tomislav Pinter - Shutterstock.com

Consulta también

Publicado por DRA. MARNET. Última actualización: 7 de octubre de 2016 a las 00:58 por Carlos-vialfa.
El documento «Algunos consejos de limpieza para los que padecen de alergia y asma» se encuentra disponible bajo una licencia Creative Commons. Puedes copiarlo o modificarlo libremente. No olvides citar a CCM Salud (salud.ccm.net) como tu fuente de información.