Leches sustitutas de la leche materna: prudencia para el bebé

Agosto 2017


Cada vez más mamás dan a sus bebés otras leches como la leche de vaca, cabra, yegua u oveja o leches vegetales como la leche de soja o de almendras.

La aparición de varios casos graves en niños que habían consumido este tipo leche llevó a la Agencia Nacional de Seguridad Sanitaria de la Alimentación francesa (ANSES) a pronunciarse sobre los riesgos relacionados a la alimentación con las leches sustitutas a la leche materna.

Necesidades nutricionales no cubiertas

ANSES precisa que estas bebidas no han sido formuladas para el niño de menos de un año y no permiten cubrir íntegramente las necesidades nutricionales específicas de los bebés.

Manifestaciones relacionadas al número de semanas de consumo y a la exclusividad

Las manifestaciones comprobadas en los bebés alimentados con este tipo de leche son más severas cuando su uso se prolonga por varias semanas o varios meses y cuando es exclusivo.

Una desnutrición

Tales prácticas pueden en efecto provocar una desnutrición en algunas semanas.

La utilización exclusiva de leches sustitutas a la leche materna en la alimentación por algunas semanas en los bebés pueden provocar signos de desnutrición o anomalías metabólicas severas que pueden conducir a complicaciones infecciosas incluso a la defunción del bebé.

No utilizarlas antes del año

ANSES aconseja a los padres no utilizar estos productos como fuente de alimentación exclusiva o incluso parcial en el niño de menos de un año.

Leche materna

ANSES también recuerda que la leche materna aportada durante la lactancia es el alimento de referencia adaptada a las necesidades del bebé.

Cuando la mamá no amamanta, ANSES recomienda los preparados para lactantes y los preparados de continuación (como la leche la primera edad y de segunda edad).

Alimentarse en el transcurso del embarazo y la lactancia

Una alimentación equilibrada de la mamá durante el embarazo y la lactancia permite evitar un déficit de aportación de vitaminas y minerales que puede tener consecuencias para el bebé.

Las mujeres que no consumen ningún producto de origen animal y que siguen un régimen vegetariano necesitan una aportación complementaria en vitamina B12 durante el período del embarazo y de la lactancia.

Consulta también

Artículo original escrito por . Traducido por Carlos-vialfa. Última actualización: 25 de octubre de 2016 a las 09:40 por Carlos-vialfa.
El documento «Leches sustitutas de la leche materna: prudencia para el bebé» se encuentra disponible bajo una licencia Creative Commons. Puedes copiarlo o modificarlo libremente. No olvides citar a CCM Salud (salud.ccm.net) como tu fuente de información.