El puerperio o etapa postparto

Agosto 2017


Es la etapa en la que el cuerpo de la mujer vuelve a su situación normal luego del embarazo. Todo el organismo vuelve a su regularidad, pero también pueden presentarse algunas molestias, como constipación y hemorroides

El puerperio o cuarentena


Es el período que sigue inmediatamente al parto. Se extiende el tiempo necesario (usualmente seis u ocho semanas) para que el cuerpo materno, incluyendo las hormonas y el aparato reproductor femenino, vuelva a las condiciones de antes del embarazo. En esta etapa también se incluye el período de las primeras dos horas después del parto, que recibe el nombre de postparto

¿Cómo sé que los loquios son normales?


Los primeros días las secreciones son de color rojo intenso y es normal expulsar algún coágulo. Después adquieren un tono marrón y, a la semana, se vuelven amarillas o blanquecinas. Es importante observar la cantidad, color y olor. Si el sangrado es demasiado abundante, se torna de repente rojo intenso o desprende un olor fuerte, conviene acudir al médico: podría ser una señal de infección en la herida placentaria o en la incisión de la cesárea

¿Se pueden utilizar tampones?


Durante la cuarentena es mejor evitarlos para prevenir infecciones. Se aconseja emplear compresas de algodón y cambiarlas a menudo

¿Cuántos días dura el sangrado?


Tras el parto siempre se sangra, incluso cuando ha habido cesárea. Las secreciones hemorrágicas (loquios) ayudan a vaciar y limpiar el útero y la vagina. Este sangrado suele durar de 15 a 30 días y va disminuyendo de forma progresiva hasta desaparecer espontáneamente

La tristeza


Muchas mujeres experimentan un cierto estado depresivo tras el parto, que desaparece espontáneamente unos días después. Aunque los síntomas varían de una mujer a otra, la mayoría se sienten confusas e incapaces de cuidar al bebé y hacer las tareas de la casa. Los reajustes hormonales y la preocupación por el niño son razones suficientes para pasar por este estado de tristeza

También influyen el cansancio por el parto, la falta de sueño y, a veces, las presiones de la familia

El problema del estreñimiento


Tras el nacimiento del bebé, los músculos intestinales se quedan más relajados y dilatados y su presión en el abdomen es menor de lo habitual. Además en estos días la mujer lleva una vida más sedentaria y se mueve menos.

También puede influir el miedo a que se suelten los puntos o a hacerse daño (un temor totalmente infundado). Se aconseja seguir una dieta rica en frutas, verduras y fibra y beber muchos zumos y agua: un buen remedio es comer un kiwi en ayunas

Si estas medidas resultan insuficientes, el ginecólogo puede recetar algún laxante suave que no interfiera en la lactancia

Hemorroides


Son comunes después del parto a consecuencia de la presión a la que están sometidas las venas de la pelvis durante el parto. Si se ha practicado una episiotomía no conviene aplicar pomadas para este problema mientras los puntos no hayan cicatrizado: en caso de cesárea, sí pueden usarse. El malestar se puede reducir con baños de asiento con agua fría o aplicando en la zona hielo envuelto en un paño.

¿Se soltarán los puntos al ir al baño?


No es frecuente que la herida se abra, ni siquiera por hacer esfuerzos en el baño. Si esto ocurre suele deberse a una infección. Para prevenir las infecciones es importante extremar la higiene.

¿Es normal que duela la episiotomía dos semanas después de dar a luz?


Este pequeño corte que se realiza durante el expulsivo para facilitarla salida del bebé puede causar algunas molestias hasta que cicatrice. Es importante mantener los puntos limpios y secos para favorecer la curación y prevenir infecciones: hay que lavar la herida dos o tres veces al día con agua y jabón. En contra de las creencias populares, no es aconsejable sentarse sobre un flotador, pues los puntos podrían abrirse: lo más adecuado es hacerlo sobre las nalgas, ya que estas hacen de cojín. Si el dolor persiste y es intenso es aconsejable acudir al ginecólogo para descartar una infección, una inflamación o un hematoma originado durante el parto.

¿Está contraindicado el baño?


Cuando el parto ha transcurrido con normalidad, la mujer puede ducharse a las 8 ó 10 horas de haber dado a luz, siempre y cuando se encuentre con fuerzas, haya recuperado totalmente la movilidad y no se maree. La ducha debe ser rápida, y después hay que secar bien la zona de la episiotomía con una toalla suave, dando ligeros golpecitos de delante atrás. También se puede emplear un secador de pelo (con aire templado). Durante la cuarentena es preferible evitar el baño (incluso si se ha dado a luz mediante cesárea) porque al sumergirse en el agua pueden entrar bacterias en la vagina, lo que aumenta el riesgo de infección.

¿Es lógico sentir molestias durante el coito pasada la cuarentena?


Después del parto se produce un descenso importante del nivel de estrógenos (que han aumentado constantemente a lo largo del embarazo). Esto provoca una disminución de la lubricación vaginal y puede entorpecer las relaciones sexuales. La sequedad vaginal suele remitir con el retorno de la menstruación.

Cuando la episiotomía ha sido muy grande, el coito puede resultar doloroso al principio. También influye el factor psicológico (el miedo de la mujer a que la penetración pueda hacerle daño). Si el dolor persiste hay que acudir al ginecólogo para descartar posibles problemas.

¿Cuándo debo empezar a tomar anticonceptivos?


Durante la lactancia no suele haber ovulación y es difícil quedarse embarazada, pero no imposible. Por lo tanto hay que tomar precauciones en cuanto se retomen las relaciones sexuales completas. Se aconseja esperar a tener relaciones sexuales a que pase la cuarentena.

Saber más

Consulta también

Publicado por DRA. MARNET. Última actualización: 25 de noviembre de 2013 a las 11:01 por DRA. MARNET.
El documento «El puerperio o etapa postparto» se encuentra disponible bajo una licencia Creative Commons. Puedes copiarlo o modificarlo libremente. No olvides citar a CCM Salud (salud.ccm.net) como tu fuente de información.