Pies secos y callosidades: causas, consecuencias y tratamientos

Septiembre 2017


Más antiestético que grave, la desecación de la piel de los pies provoca la aparición de callosidades.

¿A qué se deben estas afecciones y cómo tratarlas?

Causas

Los pies secos y la aparición de callosidades son más frecuentes en las mujeres que en los hombres.


Estas afecciones son debidas la mayoría de las veces a frotamientos y presiones repetidas. El uso de zapatos con tacones altos o no adaptados para caminatas (con puntas puntiagudas por ejemplo) y una posición de pie prolongada causan una desecación y un espesamiento de la piel.

Los pies secos pueden también resultar de predisposiciones genéticas, en las personas cuya piel es seca de naturaleza o en los diabéticos.

En la mujer en particular, la menopausia baja la actividad de las glándulas sudoríparas, incluido en los pies y deseca la epidermis.

Consecuencias

El espesamiento de la piel es fenómeno normal nombrado como hiperqueratosis, en reacción a los frotamientos frecuentes. Generalmente benignas, las callosidades son sobre todo antiestéticas. Es conveniente dar a los pies un tratamiento apropiado para evitar todo riesgo de agravación.

Si la piel no es tratada, puede henderse, creándose grietas y hemorragias.

Las callosidades también pueden volverse dolorosas. El riesgo de infección existe en los casos más graves.

Es recomendado consultar a un médico en caso de aparición de heridas.

Tratamientos

El mejor remedio contra los pies secos y las callosidades consiste en un mantenimiento y una hidratación regular mediante cremas hidratantes, exfoliaciones y baños de pies.

El empleo de una crema con agentes hidratantes, como urea, es aconsejado aplicar cada noche antes de acostarse. Es posible usar calcetines de algodón por la noche, para más eficacia.

Los baños de pies y las exfoliaciones tienen que realizarse una vez a la semana, utilizando productos específicos para los pies.

Los utensilios como la lima y el cortacallos tienen que manejarse con precauciones. Una utilización demasiado vigorosa de la primera favorece la formación de callos. Mientras que un mayor uso de la segunda, puede crear cortes.

En caso de defecto de postura, es aconsejado consultar un podólogo para que diseñe plantillas ortopédicas para restablecer el equilibrio del pie.



Foto: © Nobilior - Fotolia.com

Consulta también

Artículo original escrito por sante-medecine. Traducido por Carlos-vialfa. Última actualización: 2 de septiembre de 2015 a las 01:16 por Carlos-vialfa.
El documento «Pies secos y callosidades: causas, consecuencias y tratamientos» se encuentra disponible bajo una licencia Creative Commons. Puedes copiarlo o modificarlo libremente. No olvides citar a CCM Salud (salud.ccm.net) como tu fuente de información.