Fibroma y molestia urinaria

Julio 2017


La molestia urinaria forma parte de los síntomas comunes del fibroma uterino, una afección generalmente benigna que afecta al 30 % de las mujeres entre los 20 y 50 años de edad.

Causas


Cuando un fibroma uterino se desarrolla, aumenta el riesgo de compresión de diferentes órganos, particularmente de la vejiga.

Los trastornos urinarios forman parte de los síntomas frecuentemente asociadas con un crecimiento de uno o varios fibromas, como las hemorragias menstruales prolongadas, dolores abdominales o incluso problemas de fertilidad.

Una molestia urinaria ocasionada por un fibroma varía en intensidad según el tamaño del fibroma, su lugar y eventualmente según la presencia de otros fibromas.

¿Cuáles tipos de molestia o trastorno urinario son asociados con un fibroma?

Micciones frecuentes


Si el fibroma ejerce una presión en la vejiga, provoca las ganas frecuentes de orinar. La masa del fibroma va en efecto a comprimir la vejiga y a molestar el flujo urinario o provocar una sensación de vejiga siempre llena.

Infecciones urinarias


Un fibroma uterino de gran tamaño puede ser la causa de una fragilidad del aparato urinario. Al obstaculizar el flujo urinario, puede favorecer la aparición de cistitis (infección urinaria).

Las infecciones urinarias frecuentes debidas a un fibroma pueden necesitar una intervención, con el fin de prevenir ciertas complicaciones.

¿Cuándo consultar?


Una molestia urinaria recurrente es síntoma de numerosas patologías, que son más o menos benignas. Por lo que es necesario consultar con su médico tratante o ginecólogo si el síntoma persiste.

Para diagnosticar un fibroma vaginal, dos exámenes de referencia son practicados, la revisión vaginal (detección) y la ecografía pelviana que permite visualizar las dimensiones y la forma de uno o varios fibromas presentes.

Tratamiento


Varios tipos de intervención quirúrgica y no quirúrgica son posibles, como la miomectomía (ablación de uno o varios fibromas), la histerectomía (ablación del útero) y el tratamiento por embolización (técnica menos invasiva).

Son practicadas cuando los síntomas son demasiado graves o invalidantes, como micciones demasiado frecuentes o cistitis frecuentes.

Saber más




Foto: © CLIPAREA.com -Fotolia.com

Consulta también

Artículo original escrito por . Traducido por Carlos-vialfa. Última actualización: 14 de enero de 2014 a las 15:14 por Carlos-vialfa.
El documento «Fibroma y molestia urinaria » se encuentra disponible bajo una licencia Creative Commons. Puedes copiarlo o modificarlo libremente. No olvides citar a CCM Salud (salud.ccm.net) como tu fuente de información.