Problemas visuales: Complicaciones

Agosto 2017


Los problemas visuales puedan o no ser objeto de un tratamiento terapéutico, los problemas visuales a menudo evolucionan de manera crónica.

A continuación un panorama sobre las consecuencias y las complicaciones más frecuentes de las patologías que afectan la visión.

Arteritis temporal (enfermedad de Horton)

Una arteritis temporal puede provocar la caída del párpado superior (ptosis) y en los casos más graves, la pérdida brutal, parcial o total de la visión de un ojo (ceguera). Esta complicación se produce en el 10 % de los casos si un tratamiento no es iniciado rápidamente.

Catarata

El opacification del cristalino del ojo provoca una percepción menos buena de los colores y de los contrastes. Esta pérdida es acompañada de una sensación de velo delante de los ojos. Este velo tiende a ensombrecerse a medida que la enfermedad evoluciona. Entre otras consecuencias a mediano y largo plazo están: una sensación de molestia a la luz (fotofobia) y en ausencia de tratamiento, la ceguera.

Glaucoma crónico

La forma más frecuente de glaucoma (80 al 90 % de los casos), el glaucoma crónico no tratado evoluciona sistemáticamente hacia una degeneración de las fibras nerviosas que unen las células de la retina al cerebro. Los daños son irreparables. La complicación más grave de un glaucoma crónico es la pérdida irreversible de la visión.

Neuritis óptica

En la gran mayoría de casos, la neuritis óptica, la visión se mejora espontáneamente, incluso sin tratamiento. En uno de cada diez pacientes, la visión puede sin embargo continuar degradándose en el transcurso del tiempo (visión sombría o deformada).

Cuerpo extraño en el ojo

La consecuencia es una pérdida de la visión parcial o total del ojo afectado.

Desprendimiento de la retina

Sin un tratamiento quirúrgico rápido (en 7 días) o en caso de afección grave, un desprendimiento de la retina conduce a la formación de excrecimientos fibrosos debidos a la retractación del vítreo. En este caso, la vista continúa disminuyendo hasta la pérdida total de la visión.

Si el tiempo de desprendimiento de la retina es largo, las posibilidades de recuperación de la agudeza visual son menores.

Glaucoma agudo

La forma aguda del glaucoma es una urgencia. En efecto, un glaucoma agudo puede provocar ceguera en 48 horas por compresión de la papila de la retina.

Queratitis

Una afección profunda de la córnea en caso de queratitis puede provocar secuelas visuales (visión deformada) porque la cicatrización disminuye a veces la transparencia de la córnea.

Retinitis pigmentaria

La retinitis pigmentaria evoluciona generalmente de manera lenta durante varias decenas de años. Ciertas formas de retinitis pueden llevar a la ceguera. En otros casos, las personas afectadas conservan una parte del campo visual hasta una edad avanzada.

Uveítis

En las formas más graves, las uveítis son susceptibles de provocar una disminución irreversible de la visión o provocar glaucomas, problemas a nivel del nervio óptico o a nivel de la retina o una catarata.

Degeneración macular asociada a la edad (DMAE)

La DMAE conduce a una baja severa de la agudeza visual (ceguera parcial), pero ocasiona raramente una ceguera total, en la medida en que la mayoría de las personas afectadas conserva una cierta visión periférica.

Migraña oftálmica

Los episodios de migraña oftálmica no tienen consecuencias directas graves, pero pueden llevar a una automedicación no pertinente, con riesgo de hábito a ciertos medicamentos que contienen numerosos efectos secundarios.



Foto: © freshidea - Fotolia.com

Consulta también

Publicado por Carlos-vialfa. Última actualización: 20 de octubre de 2016 a las 17:25 por Carlos-vialfa.
El documento «Problemas visuales: Complicaciones» se encuentra disponible bajo una licencia Creative Commons. Puedes copiarlo o modificarlo libremente. No olvides citar a CCM Salud (salud.ccm.net) como tu fuente de información.