Medidas a tomar frente al virus del Ébola

Julio 2017


El Alto Consejo para la Salud Pública de Francia (HCSP por sus siglas en francés) publicó en abril de 2014 recomendaciones a los profesionales de la salud sobre las medidas a tomar frente a los casos posibles de Ébola. Estas recomendaciones presentan precauciones y modalidades de tratamiento, en casos sospechosos o confirmados de este virus.

Elementos de contexto

Contexto epidemiológico

El Alto Consejo para la Salud Pública (HCSP) recuerda el contexto epidemiológico que motiva estas recomendaciones. Las autoridades sanitarias de la República de Guinea (a veces llamada Guinea-Conakri) confirmaron, a principios de 2014, la existencia de una epidemia de infecciones por el virus del Ébola en su territorio, con una tasa de mortalidad del 63 % sobre el conjunto de casos estimados compatibles con una infección por el virus del Ébola.

Carácter grave y emergente posiblemente en Francia del virus del Ébola

El HCSP recuerda que la infección se propaga de hombre a hombre por contacto directo con cualquier fluido corporal de personas infectadas (lágrimas, saliva, leche materna, esperma, sudor, heces y vómitos) y por exposición directa a objetos contaminados (por ejemplo: agujas).

La transmisión por vía aérea es posible. Teniendo en cuenta que los modos conocidos o sospechados de transmisión, el HCSP considera que los personales de salud y de laboratorio están particularmente en riesgo.

Necesario control de las modalidades de validación de los casos

Según el HCSP, un paciente que ha retornado hace menos de 21 días de un país donde circula el virus del Ébola y que padece de una fiebre superior a los 38°5 C, debe ser considerado como padecer una infección por el virus del Ébola. El HCSP indica que la primera medida que debe realizar el médico es ponerse en contacto con la Agencia regional de salud. Esta clasificará el caso como "caso excluido" o "caso posible", en coordinación con las autoridades de salud competentes.

Aspectos clínicos y biológicos del Ébola

En su forma acostumbrada, el HCSP recuerda que la enfermedad se presenta repentinamente por un síndrome seudogripal (fiebre, mialgias, artralgia) y una astenia psicomotriz profunda. Varios signos clínicos cutáneo-mucosas (conjuntivitis, exantema macular o maculopapular, disfagia) y digestivas (diarrea, vómitos) se manifiestan cada 3 o 4 días. La evolución inicial puede ser continua con una alteración progresiva del estado general. El HCSP precisa que la fase terminal de la infección es marcada por signos neurológicos de encefalitis y de los signos hemorrágicos (principalmente hemorragias en los puntos de punción, gingivorragias, etc.).

Nivel de contagiosidad de la fiebre hemorrágica viral del Ébola

El HCSP indica que la dosis infecciosa no es conocida con exactitud, sabiendo que el paciente asintomático no es contagioso. Según el Alto Consejo para la Salud Pública de Francia, el inicio de la contagiosidad está vinculado a la aparición de los primeros síntomas.

Métodos para el diagnóstico de la fiebre hemorrágica viral del Ébola

El HCSP precisa que la técnica de diagnóstico de "Reacción en cadena de la polimerasa con transcriptasa inversa" (RT-PCR del inglés Reverse transcription polymerase chain reaction) puede ser utilizada desde los primeros estadios de la infección. Es la más indicada para discriminar los casos en un contexto urgente.

En todos los casos, el HCSP subraya la necesidad de tratar en paralelo otros diagnósticos diferenciales que pueden justificar un tratamiento con urgencia. Según las recomendaciones del HCSP, el diagnóstico de la malaria debe sistemáticamente ser evocado sobre todo en ausencia de quimioprofilaxis correcta.

Para el tratamiento de los diagnósticos diferenciales, es necesario, según el HSCP, disponer de exámenes biológicos de: examen hematológico completo/plaquetas, frotis/gota espesa o prueba de diagnóstico de malaria rápida, proteína C reactiva (PCR o CRP por sus siglas en inglés), transaminasas, hemocultivo, tira reactiva de orina y, si es necesario, una prueba de coagulación.

Modalidades de validación de los casos

El HSCP indica que se debe informar a las autoridades de salud respectivas a la brevedad posible de los casos sospechosos de fiebre hemorrágica viral del Ébola. La clasificación de "caso posible" debe realizarse en una concertación entre el médico implicado en el tratamiento del paciente, el infectólogo referente, el microbiólogo, el higienista y el epidemiólogo.

Declaración obligatoria de las fiebres hemorrágicas africanas

El HCSP recuerda que las fiebres hemorrágicas africanas son objeto de una declaración obligatoria desde la confirmación biológica del caso a las instituciones de salud respectivas.

Precauciones de higiene estándar

Para el tratamiento de todo paciente sospechoso de fiebre hemorrágica viral del Ébola, el HCSP recomienda un respeto estricto de las precauciones estándares de higiene.


Estas medidas de higiene deben ser completadas con las precauciones complementarias de tipo "aire" y "contacto" y el uso sistemático de guantes.

Personas asintomáticas que vienen de uno de los países donde circula el virus del Ébola

El HCSP recomienda en este caso una autovigilancia diaria de la temperatura. Más particularmente si la persona estuvo en contacto con enfermos infectados (por ejemplo: enfermeras al cuidado de enfermos). En el marco de esta autovigilancia, toda fiebre superior a 38.5° C debe considerarse como caso sospechoso.

Tratamiento en términos de medidas de higiene

Paciente "sospechoso" de sufrir una fiebre hemorrágica viral del Ébola

El tratamiento consiste en el respeto de las precauciones estándares de higiene, completadas con las precauciones de tipo "aire" y "contacto".


En un establecimiento médico, el tratamiento requiere el uso de una máscara quirúrgica por parte del paciente. Para el personal médico, el HCSP recomienda el uso de una solución hidroalcohólica para la higiene de las manos, precedida por un lavado de las manos, y el uso de guantes (de nitrilo), de una bata quirúrgica de uso único, de una máscara de protección respiratoria (APR) de tipo FFP2 o una máscara quirúrgica, (cambiar después de 3 o 4 horas), y gafas de protección si existe el riesgo de proyección de líquidos biológicos.

El HCSP recomienda la limpieza del material utilizado o manchado mediante un detergente desinfectante, un enjuague luego de una aplicación de lejía.

Paciente clasificado "posible" o "confirmado"

El HCSP indica que las precauciones complementarias de tipo "aire" y "contacto" deben ser reforzadas y se aplican en un sector adaptado (habitación individual con presión negativa, en un establecimiento de referencia).


Implican, para paciente, el uso de un pijama de uso único y una máscara quirúrgica. Para el profesional de salud, una bata médica impermeable de manga larga, un doble par de guantes de nitrilo (cambiar después de cada cuidado), cubrezapatos, gafas que cubren totalmente los ojos y un aparato de protección respiratoria de tipo FFP2 (de tipo FFP3 en caso de cuidados de riesgo elevado de aerosolización).

Tratamiento en términos de tratamiento inmediato, transporte y de hospitalización

Para un paciente "sospechoso" de fiebre hemorrágica viral del Ébola

En el marco de un tratamiento médico, el HCSP recomienda aislar al paciente de otras personas. El uso de una máscara quirúrgica. El HCSP invita al respeto estricto de las precauciones estándares, precauciones complementarias "contacto" y "aire".


En este estadio, el HCSP indica que el caso del paciente debe ser evaluado conjuntamente entre el médico, el infectólogo, el microbiólogo, el higienista y las autoridades de salud pertinentes para una clasificación eventual de caso "posible".

El HCSP precisa que el transporte del paciente se hará directamente hacia el servicio adaptado a su estado de salud en el establecimiento zonal de referencia.

En el área de emergencias de un establecimiento de salud, el HCSP preconiza el tratamiento en una habitación individual, con la atención de un solo médico con el mismo equipo paramédico, y un respeto estricto de las precauciones estándares y complementarias de "contacto" y "aire".

Para un paciente clasificado como "posible" o "confirmado"

El tratamiento requiere la elección de un establecimiento que dispone de un laboratorio de nivel de seguridad P3, en un sector previamente identificado (en medicina o en reanimación) según la gravedad del cuadro clínico, en una habitación individual con puerta cerrada, con una renovación de aire de 6 a 12 volúmenes por hora sin reciclaje y de preferencia en cuarto a presión negativa de aire.


Se necesita alertar al infectólogo referente, el microbiólogo referente para que pueda ponerse en contacto con otros biólogos (organización de muestras) y el equipo operacional de higiene.

También es necesario la trazabilidad de la identificación de los pacientes presentes en el mismo tiempo en la sala de espera. Estos pacientes son considerados como "contactos" si el paciente "sospechoso" resulta ser clasificado como "confirmado".

Realización de exámenes biológicos

Según el HCSP, el diagnóstico de fiebre hemorrágica viral del Ébola se realiza con técnicas virológicas desplegadas en un laboratorio de muy alto nivel de seguridad. Una muestra de sangre es enviado al laboratorio especializado tan pronto como la sospecha es clasificada como "posible".


Foto: © Schulz-Design - Fotolia.com

Consulta también

Publicado por Carlos-vialfa. Última actualización: 8 de agosto de 2014 a las 03:07 por Carlos-vialfa.
El documento «Medidas a tomar frente al virus del Ébola » se encuentra disponible bajo una licencia Creative Commons. Puedes copiarlo o modificarlo libremente. No olvides citar a CCM Salud (salud.ccm.net) como tu fuente de información.