Alzheimer: Ralentizar la aparición y la progresión

Agosto 2017


La enfermedad de Alzheimer, enfermedad neurodegenerativa, es la responsable entre el 60 al 70% de los 8 millones de nuevos casos de demencia cada año en el mundo.

En el mundo, cerca de 35,6 millones de personas viven con demencia. Estas cifras podrían triplicarse de aquí a 2050 y sobrepasar los 110 millones de personas afectadas. Aunque actualmente ninguna medicina, ni vacuna puede prevenir o curar el Alzheimer, es importante saber que existen medicamentos de prevención para retrasar su aparición.

La prevención de la enfermedad de Alzheimer se basa en una higiene de vida sana y la estimulación de la memoria, situaciones que permiten reducir los riesgos de enfermedad.

Factores de riesgos

Fumar después de los 65 años de edad aumenta las probabilidades de padecer la enfermedad de Alzheimer en aproximadamente un 80 %. La obesidad a los cincuenta años de edad triplica la vulnerabilidad de contraer el Alzheimer.


La diabetes dobla el riesgo de desarrollar la enfermedad de Alzheimer. La toma prolongada de benzodiazepinas, prescritos por sus efectos ansiolíticos, hipnóticos, relajantes y anticonvulsivos podría aumentar el riesgo de desarrollar la enfermedad de Alzheimer.

El estrés podría multiplicar por 3 o 4 el riesgo de desarrollar la enfermedad de Alzheimer.

Una mala calidad de sueño o un sueño insuficiente representan otros factores de riesgo.

Disminución del riesgo

Una actividad física regular, practicada a un ritmo moderado por lo menos durante 30 minutos cinco veces a las semanas, disminuye la aparición de la enfermedad de Alzheimer y de otras formas de demencia.

Aunque la enfermedad de Alzheimer es diagnosticada, es indispensable continuar haciendo ejercicios físicos o una actividad física. Un estudio australiano publicado en 2008 mostró que una actividad física de intensidad media practicada en el domicilio por algunas horas cada semana podía mejorar las funciones cerebrales.

Otro estudio puso en evidencia que la caminata rápida permitía una mejor evaluación de las capacidades cognitivas. En efecto, caminar y practicar ejercicios cardiovasculares pueden disminuir la progresión de esta patología. El aumento de masa muscular por realizar ejercicio físico también permite mantener un buen estado psicológico. Pero también hay que considerar la jardinería, el bricolaje y las actividades en el hogar como actividades físicas.

Es indispensable adoptar una alimentación sana que disminuye los riesgos de desarrollar una hipercolesterolemia. Evitar la carne de vaca, consumir frutas y verduras frescas y preferir los alimentos ricos en Omega 3 como el pescado. Dormir bien y tener un sueño de calidad permite registrar y tratar las informaciones del día durante la noche.

Falta de sueño

La falta de sueño causa cansancio, pero también puede tener consecuencias sobre el cerebro y la calidad del sistema nervioso. El hecho de levantarse y de acostarse a horas regulares ayudará a obtener un sueño de calidad.

Hacer ejercicios de memoria

Leer mucho, hacer crucigramas o rompecabezas, tocar o aprender a tocar un instrumento musical, así como ejercicios de memoria ayudan en la prevención y en el mejoramiento de las manifestaciones de la enfermedad de Alzheimer.
.

Aprender a reducir el estrés

Aprender a relajarse, respirar, hacer yoga, meditar y no aislarse también son recomendados.

Saber más



Foto: © Sangoiri - Fotolia.com

Consulta también

Publicado por Carlos-vialfa. Última actualización: 22 de octubre de 2014 a las 04:14 por Carlos-vialfa.
El documento «Alzheimer: Ralentizar la aparición y la progresión» se encuentra disponible bajo una licencia Creative Commons. Puedes copiarlo o modificarlo libremente. No olvides citar a CCM Salud (salud.ccm.net) como tu fuente de información.