Urticaria crónica: Repercusiones sobre la vida cotidiana

Julio 2017


Millones de personas alrededor del mundo padecen de una urticaria crónica espontánea que evoluciona desde al menos 6 semanas, pero que pueden prolongarse meses o incluso años.

Esta patología es poco conocida por los profesionales y los pacientes, difícil de controlar, es imprevisible y a menudo muy difícil de sobrellevar. Numerosos estudios pusieron en evidencia la resonancia de esta patología sobre la vida de los enfermos.

Vida social

Cerca del 75 % de los pacientes tienen una vida social perturbada porque evitan las salidas al exterior, como ir a un restaurante o al cine.

Vida cotidiana

Aproximadamente la mitad de los pacientes experimentan dificultades en su vida cotidiana, como no querer salir de casa, incluso en vacaciones. Sus hábitos alimentarios son también perturbados porque deben evitar a menudo los alimentos histaminoliberadores; por ejemplo como el chocolate, el atún, las sardinas, las fresas, la salchicha.


El desconocimiento de esta patología les puede llevar a veces a efectuar dietas drásticas inútiles pensando que son alérgicos a numerosos alimentos. En efecto, cada uno emite una opinión, a menudo falsa sobre este tema.

Su vida sexual es también impactada por esta urticaria crónica debido particularmente a repercusiones psicológicas severas.

Vida profesional

Los días de ausencia por brotes de urticaria les causan problemas en su vida profesional. Por otra parte, estos pacientes sienten que son menos eficaces porque se sienten más cansados y estresados.

Estrés, angustia, malestar

Las personas afectadas tienen una mala imagen de ellas mismas y temen las miradas de otras personas cuando están en crisis. El estrés y la ansiedad los acompañan todos los días, situaciones que agravan más la urticaria.

Sueño

Numerosas personas experimentan dificultad para poder dormir.

Incomprensión frente a su enfermedad

Las personas afectadas de urticaria no comprenden porque los médicos no pueden encontrar las causas para aliviarlas.


Consultan a numerosos médicos, alergólogos, dermatólogos que no les aportan respuesta concreta, ya que estos mismos profesionales a menudo no pueden ayudarles.

Un tratamiento adaptado

Un tratamiento específico y adaptado con un médico que conoce bien la enfermedad es fundamental. La relación con este profesional, basada particularmente en el efecto placebo y la crisis tratada con una buena escucha permite estabilizar a menudo la situación con una buena educación terapéutica y ciertos tipos de tratamientos, por ejemplo como la toma de varios antihistamínicos.


Se recomienda seguir al paciente regularmente, mientras que su situación no mejora.

Es necesario tomarse el tiempo necesario en el momento de las primeras consultas, efectuar un cierto número de exámenes con el fin de eliminar ciertas causas de urticaria crónica, tranquilizar a las personas, explicarles los factores desencadenantes, hacerles aceptar que la urticaria es raramente de origen alérgico porque se escucha decir a muchas personas y profesionales afirmar que la alergia es la responsable, lo que confunde más todavía a los pacientes. Hay que saber explicarles que la causa es difícil de encontrar, pero que es completamente posible controlar la situación y tener una vida completamente normal.

Devolver la esperanza

Por otra parte hay que dar la esperanza a los pacientes y explicarles que la urticaria también puede desaparecer de la noche a la mañana sin que se comprenda la razón.

Saber más


Foto: © Jürgen Fälchle - Fotolia.com

Consulta también

Publicado por Carlos-vialfa. Última actualización: 27 de noviembre de 2014 a las 20:52 por Carlos-vialfa.
El documento «Urticaria crónica: Repercusiones sobre la vida cotidiana» se encuentra disponible bajo una licencia Creative Commons. Puedes copiarlo o modificarlo libremente. No olvides citar a CCM Salud (salud.ccm.net) como tu fuente de información.