Labio hendido o leporino

Agosto 2017


El labio hendido o leporino ocurre entre la cuarta y la sexta semana de vida. Cuando las porciones del labio superior no se fusionan apropiadamente se crea una abertura en el labio, entre la boca y la nariz.
Durante el inicio del desarrollo fetal existen unas aberturas normales entre los lados derecho e izquierdo del labio y del paladar (techo de la cavidad bucal). Estas aberturas habitualmente se fusionan entre la cuarta y la doceava semana del embarazo y así el hueso y el tejido blando crecen unidos.

Puede ser más o menos extenso

El labio leporino puede ir desde un hundimiento leve en la zona del labio color rosa, hasta una hendidura mayor que separa completamente el labio y se extiende hacia la nariz y la boca.
El labio hendido se puede localizar en el lado derecho o izquierdo (hendidura unilateral) o en ambos lados (hendidura bilateral).

Incidencia

La incidencia de las hendiduras varía entre los diferentes grupos étnicos: ocurre más a menudo entre los asiáticos y los grupos nativos en Centro y Sur América. Es menos frecuente entre los individuos de raza negra.
El labio y el paladar se desarrollan separadamente: un niño puede nacer con labio hendido, paladar hendido o ambos. Alrededor del 25% de los casos son de una u otra afección y el 50% de los niños afectados tienen ambos, labio y paladar hendidos. La mayoría de las afecciones del labio produce deformidades de la nariz.

¿Cuáles son las causas del labio y paladar hendido?

Las causas no están muy claras en la actualidad. El acuerdo general es que las hendiduras son resultado de una combinación de factores genéticos y ambientales, tales como drogas, infecciones, enfermedades de la madre, y posiblemente deficiencia de vitaminas esenciales.
La mayoría de los bebes que nacen con hendiduras son normales y sanos en los demás aspectos, sin embargo algunos casos incluyen síndromes genéticos que implican múltiples problemas adicionales.

¿Se puede prevenir?

Actualmente no existe forma alguna de prevención garantizada, pero estudios recientes demuestran que la ingesta de multivitamínicos que contengan ácido fólico antes de la concepción y durante los primeros dos meses del embarazo podría ayudar a la prevención de este problema.
Otros estudios han demostrado que la ingestión de altas dosis de vitamina A puede causar ciertos defectos de nacimiento tales como las hendiduras del labio y del paladar. Asimismo, otros factores como el abuso de alcohol, fumar y el padecimiento de diabetes en la embarazada han sido relacionados con el incremento del riesgo de las hendiduras.
Algunos programas están investigando si ciertos genes específicos tienen algún rol en el desarrollo de este defecto, examinando la predisposición genética para las hendiduras, mientras que otros programas están explorando el rol de la exposición ambiental, tal como los pesticidas, en el desarrollo de este padecimiento.

Seguimiento pluridisciplinar

Los pacientes con labio leporino necesitan un tratamiento coordinado que incluye múltiples disciplinas desde el nacimiento hasta la adolescencia. Además de la cirugía (para cerrar la o las aberturas) estos niños pueden presentar, a medida que crecen, problemas con la alimentación, los dientes, la audición, el lenguaje y el desarrollo psicológico.

Tratamiento

La cirugía es el tratamiento indicado. En el caso del labio hendido, el objetivo de la operación es cerrar la separación del labio y de la nariz en una sola operación, aunque a veces es necesaria una segunda intervención. La cirugía se realiza cuando el bebé tiene aproximadamente 10 semanas de edad.
La deformidad del ala de la nariz puede mejorarse en este momento o en una segunda intervención.

Saber más

Consulta también

Publicado por DRA. MARNET. Última actualización: 23 de diciembre de 2014 a las 11:23 por DRA. MARNET.
El documento «Labio hendido o leporino» se encuentra disponible bajo una licencia Creative Commons. Puedes copiarlo o modificarlo libremente. No olvides citar a CCM Salud (salud.ccm.net) como tu fuente de información.