Tener un bebé después de un cáncer: fecundación in vitro (FIV) y congelación de embriones

Agosto 2017


Existen muchas técnicas que permiten preservar la fertilidad de las mujeres que padecen cáncer.
La técnica más común consiste en realizar una fecundación in vitro y congelar los embriones obtenidos para luego transferirlos nuevamente a la madre. La reimplantación de los embriones se lleva a cabo siempre que se haya logrado la recuperación del cáncer y que el equipo médico a cargo no se oponga a un embarazo.
Esta técnica está orientada, principalmente, a todas las parejas adultas que han estado planificando tener un bebé.

Ventajas

La fecundación in vitro por transferencia de embrión es una técnica que permite lograr un embarazo en el 30% de los casos.
Sin embargo, es importante precisar que el número de ovocitos recolectados después de una estimulación ovárica es menor en pacientes con cáncer.
Las posibilidades de embarazo después de una transferencia embrionaria en mujeres que han padecido cáncer parecen ser las mismas a las de otras mujeres solo si la transferencia se realiza fuera de un tratamiento de cáncer (la radioterapia pélvica, principalmente).

Inconvenientes

La edad

La edad de la paciente influye tanto en la reserva ovárica como en la respuesta a la estimulación. Por esta razón, esta técnica se recomienda a mujeres menores de 35 años.

Los plazos

La recolección de ovocitos maduros requiere una estimulación hormonal, la cual se realiza en un plazo de 2 a 3 semanas. Este procedimiento debe realizarse antes del inicio del tratamiento oncológico. Se recomienda tener en cuenta que la recolección puede tomar aproximadamente un mes.
Esta técnica no es posible en pacientes que requieren un tratamiento oncológico urgente.

Complicaciones en cuadros de cáncer hormonodependiente

Las mujeres que padecen de cáncer hormonodependiente (cáncer de mama o de endometrio, por ejemplo) no pueden recurrir a esta técnica, puesto que los protocolos de estimulación ovárica en pacientes con este tipo de cáncer aún están siendo estudiados en muchos países.

Histerectomía

Una histerectomía consiste en la extirpación del útero o de parte de este. Una mujer que se somete a este tipo de cirugía no podría recibir embriones congelados, sino que tendría que recurrir a un alquiler de vientre.
Sin embargo, las autoridades médicas de muchos países no autorizan la exportación de gametos o epitelio germinal a terceros. Por este motivo, la técnica de transferencia embrionaria no es factible en casos de pacientes que deben someterse a una histerectomía para tratar un cuadro de cáncer.
Por otro lado, el trasplante de útero aún es un procedimiento muy experimental.

Revaluar el deseo de tener un bebé

La decisión de someterse a una fecundación in vitro suele tomarse con urgencia por parejas que acaban asumiendo un proyecto de paternidad no planificado. Esta presión, que en el caso de la mujer aumenta el estrés provocado por el tratamiento oncológico, puede repercutir en la pareja y en el estado psicológico del futuro bebé. Además, en muchos países, una fecundación in vitro solo es posible cuando la mujer vive legalmente en pareja y continúa conviviendo con esta al momento de la reimplantación de los embriones. En caso de separación o de muerte de alguno de los cónyuges, esta técnica no se lleva a cabo.

Consulta también

Artículo original escrito por . Traducido por Carlos-vialfa. Última actualización: 5 de febrero de 2015 a las 09:33 por Carlos-vialfa.
El documento «Tener un bebé después de un cáncer: fecundación in vitro (FIV) y congelación de embriones» se encuentra disponible bajo una licencia Creative Commons. Puedes copiarlo o modificarlo libremente. No olvides citar a CCM Salud (salud.ccm.net) como tu fuente de información.