Cambios en el cuerpo de la mujer embarazada

Julio 2017



Desde el inicio del embarazo el cuerpo de la mujer sufre muchos cambios que son debidos a la acción de las hormonas. Las hormonas son producidas por glándulas y son unas "mensajeras químicas" que regulan el funcionamiento de algunos órganos de nuestro cuerpo. En un estado especial como es el embarazo, los niveles de acción de las hormonas se triplican y provocan una serie de cambios para preparar el cuerpo de la mujer.

La hormona HCG o gonadotrofina coriónica

La única hormona que se produce especialmente con el embarazo se llama HCG o gonadotrofina coriónica. La producen las células que darán origen a la placenta.

La progesterona y los estrógenos

La progesterona aparecerá enseguida, para fijar el feto al útero y aumentar la cantidad de líquidos en el organismo de la mujer, lo suficiente para que irrigue las venas, la placenta y el útero. Los estrógenos, producidos por los ovarios al principio y después por la placenta, tienen la función de controlar el flujo sanguíneo de la madre y del bebé.

Prueba de embarazo positiva

La primera alteración que las hormonas causan en el organismo es la presencia de gonadotrofina en la orina y en la sangre, donde se refleja en mayor cantidad. Desde el primer día de retraso de la menstruación, esta hormona puede ser positiva en el análisis de sangre. Actualmente, la prueba de orina es fiable a partir de los primeros días del retraso menstrual; únicamente se utiliza el análisis de sangre a modo de test de embarazo en situaciones especiales, sobre todo cuando se sospecha de un embarazo ectópico.

La primera señal

La falta de la menstruación es la primera señal palpable del embarazo.

Aparecen las náuseas

El elevado índice de la gonadotrofina en los primeros 3 meses de embarazo contribuye a la aparición de vómitos y nauseas, ya que afecta la región del cerebro encargada de la relajación de los tejidos digestivos. Para contrarrestarlas es recomendable beber mucho líquido, hacer comidas ligeras y no abusar de la actividad física.

Aumento de los senos

Durante el embarazo y bajo la acción de las hormonas, las mamas completan su desarrollo. Bajo la acción de los estrógenos, que incrementan la vascularización, los senos se hinchan durante los primeros días de la gestación y aparecerán unas venas azules. A menudo aparece dolor en los senos y una sensación de hormigueo.

Micciones frecuentes

Además de acumular una mayor cantidad de líquidos en el organismo, la mujer siente una presión sobre la vejiga. La necesidad de orinar con frecuencia es provocada por las hormonas: resulta de la acción de la progesterona.

La piel se oscurece

La progesterona y la melanotropina hacen que la piel de los senos, de la barriga y de la vulva se oscurezca. Las aureolas y los pezones se clarean un poco después del parto pero no vuelven a recuperar su color anterior. En cuanto a la vagina y el abdomen, marcado por una línea oscura vertical, suelen recuperar el mismo tono de piel en poco tiempo.

Retención de líquidos

La mujer embarazada retiene líquidos con mayor facilidad debido a la progesterona. A veces la acumulación supera el límite de los vasos sanguíneos, provocando que se hinchen los pies, los tobillos, las manos, las piernas y la vulva. Por lo general, el edema ocasiona algunas incomodidades, que se aliviarán si pone las piernas alto, se tumba o usa calzado cómodo.

Encías sensibles

Con el incremento de la vascularización, las encías se hinchan y sangran con facilidad. Para prevenirlo hay que lavarse los dientes con cuidado después de cada comida y usar la seda dental con delicadeza.

Varices

El aumento del volumen de sangre en el organismo y la relajación del tejido venoso dilatan las venas y provocan la aparición de varices. Para prevenirlas es necesario practicar ejercicio, dejar de fumar y el uso constante de medias de descanso. Son cuidados que facilitan la circulación de la sangre en las venas.

Acidez de estómago

La progesterona no se olvida de ningún musculo: hasta el delicado esfínter que separa el esófago del estómago se relaja bajo la acción de esta hormona y acaba permitiendo la subida del jugo gástrico por el esófago. La sensación de ardor que provoca se intensifica los últimos meses bajo la compresión del útero. Para aliviar la acidez se aconseja comer pocas cantidades y mas frecuentemente.

El humor

Las variaciones de humor, típicas del síndrome pre-menstrual, tienen tendencia a intensificarse durante el embarazo, cuando la concentración hormonal está en auge.

Tendencia al estreñimiento

Los estrógenos y la progesterona hacen que la digestión sea más lenta, permiten que el feto absorba más nutrientes, pero también provocan gases y presión en el vientre. Esta incomodidad puede aliviarse añadiendo más fibra a su alimentación y realizando una hora de paseo al día.

Piel y cabello

Las alteraciones hormonales relacionadas con el embarazo influyen también en las células epiteliales. El cabello está más voluminoso y brillante, debido a que el cuero cabelludo esta mejor irrigado y las uñas crecen más rápido. Por otro lado, la piel es más oleosa y propensa a las ampollas. También pueden aparecer en la nariz y en las mejillas.
Estas manchas exigen protección solar, para evitar que sean definitivas.

Saber más

Consulta también

Publicado por DRA. MARNET. Última actualización: 12 de febrero de 2015 a las 10:49 por DRA. MARNET.
El documento «Cambios en el cuerpo de la mujer embarazada» se encuentra disponible bajo una licencia Creative Commons. Puedes copiarlo o modificarlo libremente. No olvides citar a CCM Salud (salud.ccm.net) como tu fuente de información.