Dieta Paleo: beneficios y riesgos

Agosto 2017

La dieta Paleo, conocida también como dieta paleolítica, cada vez más utilizada, es inspirada por la alimentación de los hombres de las cavernas de la Prehistoria. A continuación, un panorama sobre el origen de la dieta Paleo, sus características, sus beneficios, sus riesgos y las precauciones que hay que tomar.


Definición y orígenes

Inspirada en la dieta de la era paleolítica, como su nombre lo indica, la dieta Paleo consiste en adoptar una alimentación similar a la de nuestros antepasados. Se basa en la lógica siguiente: nuestra herencia genética al ser similar a la de los hombres prehistóricos, su alimentación podría sernos benéfica.

Beneficios

La dieta Paleo permite bajar de peso, pero a corto plazo. Los nuevos hábitos alimenticios inducidos por esta dieta producen una mejora del estado de salud general y permiten prevenir afecciones como enfermedades cardiovasculares y osteoporosis.


Otras ventajas de la dieta Paleo es que es rico en proteínas y permite comer hasta saciarse. Ten en cuenta que esta dieta no es milagrosa ya que aproximadamente en el 80 % de las dietas efectuadas, una recuperación de peso se efectúa algunos meses después de la interrupción de la dieta. Hay que ser consciente de los efectos nefastos sobre la salud de las dietas yoyo.

Alimentos que se deben privilegiar

Esta dieta propone volver a las bases de la alimentación del hombre del pasado. Se trata sobre todo de suprimir los alimentos industriales y transformados, consumiendo los platos disponibles de la Prehistoria.


Los alimentos que se tienen que privilegiar son las carnes magras, los pescados y mariscos, huevos, frutas y verduras bajos en almidón, nueces y semillas. Ciertos alimentos son tolerados y pueden ser consumidos con moderación, como aguacates, aceites prensados en frío, té, café y alcohol.

Alimentos que hay que evitar

Los alimentos que hay que evitar son los que no estaban disponibles en la Prehistoria, como los cereales y sus derivados, los productos lácteos, los productos ricos en almidón y leguminosas (verduras secas). También se tiene que evitar el azúcar, las carnes grasas, los alimentos procesados y las bebidas. Ciertos médicos prescriptores de esta dieta autorizan cantidades limitadas de productos lácteos, mantequilla y féculas.

Deporte y la dieta Paleo

Los hábitos alimentarios de la dieta Paleo son compatibles con la práctica de una actividad deportiva. Esta dieta contribuye particularmente a la recuperación después del esfuerzo restaurando las pérdidas de sales minerales y ayudando a eliminar las toxinas.


Según el deporte practicado, la dieta Paleo puede ser modificada para adaptarse a las exigencias nutricionales del deportista.

Precauciones

Para avanzar progresivamente, es posible conservar varias comidas actuales durante la semana. Con el fin de evitar la monotonía, es recomendado adoptar una alimentación variada diversificando la elección de los alimentos entre los autorizados.


Ten en cuenta que debido a su carácter restrictivo, la dieta Paleo puede causar ciertas carencias y no se adapta forzosamente al modo de vida actual.

Riesgos

Esta dieta Paleo se asemeja a una dieta hiperprotéica con consecuencias nefastas sobre la salud. En el momento de la interrupción de esta dieta, una recuperación de peso se efectuará rápidamente, como en la mayoría de las dietas. Por otra parte, la exclusión de los productos lácteos representa un riesgo de carencia debido particularmente al déficit de aporte de calcio al organismo.

Opinión médica

Es recomendable consultar con un médico antes de comenzar esta dieta.


Foto: © krasyuk - Fotolia.com

Consulta también

Artículo original escrito por . Traducido por Carlos-vialfa. Última actualización: 25 de octubre de 2016 a las 09:25 por Carlos-vialfa.
El documento «Dieta Paleo: beneficios y riesgos» se encuentra disponible bajo una licencia Creative Commons. Puedes copiarlo o modificarlo libremente. No olvides citar a CCM Salud (salud.ccm.net) como tu fuente de información.