Las benzodiacepinas y el insomnio

Julio 2017


La Alta Autoridad de la Salud (HAS) de Francia publicó el documento "El buen uso del medicamento" sobre las benzodiacepinas y las moléculas vinculadas. Aunque estos hipnóticos facilitan el sueño, no resuelven las causas del insomnio y pueden provocar efectos secundarios graves.

Cuáles son los medicamentos concernidos

La HAS hizo una lista de las 5 benzodiacepinas y las 2 moléculas emparentadas: estazolam, loprazolam, lormetazepam, nitrazepam, temazepam, zolpidem y zopiclona. Señala que la prescripción no puede exceder las 4 semanas y que no es renovable.

Cuándo se puede prescribir un hipnótico

La HAS recomienda respetar las reglas de higiene del sueño. El respeto de estas reglas puede bastar para recuperar el sueño en caso de insomnio. Pone en una lista seis reglas, entre las cuales encontramos: dormir según las necesidades pero no más, adoptar un horario regular para levantarse y acostarse y evitar las comidas grasosas y copiosas por la noche.


Si las reglas de higiene del sueño son insuficientes, la HAS recomienda la prescripción de un hipnótico sólo como una estrategia a corto plazo y sin acumular varios medicamentos de efecto sedativo debido a potenciales efectos adversos graves. Según la HAS, el medicamento se tiene que escoger según varios criterios individuales como el perfil de insomnio del paciente, su estado fisiológico, las interacciones medicamentosas eventuales, el plazo y la duración de acción del producto.

Conviene informar al paciente sobre las condiciones del tratamiento y las precauciones que hay que tomar. El cambio de tratamiento sólo se justifica en caso de efectos adversos.

La HAS recomienda realizar una segunda consulta al final de la duración de la prescripción. Un tratamiento no farmacológico (terapia cognitivo-comportamental) es factible si la situación se prolonga más allá de varias semanas. La HAS advierte a los profesionales de la salud y precisa que ningún medicamento está indicado en el tratamiento del insomnio crónico. Además, los hipnóticos contienen riesgos de dependencia y pueden ser un factor de mantenimiento del insomnio.

Cómo parar un tratamiento

La HAS recomienda una interrupción progresiva del tratamiento, en varias semanas o varios meses. Una disminución de la posología debe ser considerada como un resultado favorable. En caso de fracaso, la HAS invita a los profesionales de salud a animar al paciente a empezar de nuevo, no sin haber evaluado antes las razones del fracaso.

Seis errores a evitar

Según las recomendaciones de la HAS, se tienen que evitar seis errores: la prescripción sistemática de un hipnótico, un desconocimiento de un trastorno psiquiátrico que sea la causa del trastorno del sueño, la negligencia de un síntoma que pone en evidencia una apnea del sueño, una asociación de varios medicamentos, renovación del tratamiento sin evaluación y una interrupción repentina del tratamiento.

El caso particular del adulto mayor

La HAS indica que varios parámetros se tienen que tomar en consideración, entre los que están las modificaciones del sueño debido a la edad, las consecuencias diurnas del insomnio más marcadas, y un metabolismo menos eficaz. En el adulto mayor, el tratamiento del insomnio debe promover el despertar diurno, la práctica de actividades físicas o intelectuales y un ritmo de sueño regular con un horario de acostarse retrasado.
Según la HAS, se deben privilegiar los tratamientos no farmacológicos, sabiendo que la toma de un hipnótico expone a riesgos de caídas y de complicaciones.
En las personas de edad que toman hipnóticos desde hace tiempo, la interrupción eventual de un tratamiento se tiene que evaluar cuidadosamente.

Datos clínicos generales de las benzodiacepinas

Eficacia de las benzodiacepinas

Según la HAS, la cantidad de efecto es baja: una hora de sueño ganada por noche, en períodos cortos. La eficacia a largo plazo todavía no ha sido demostrada.

Efectos secundarios de las benzodiacepinas

Los trastornos de la memoria, la disminución del estado de alerta, los trastornos del comportamiento y los riesgos de caídas son los principales efectos adversos de las benzodiacepinas y las moléculas vinculadas. El consumo de benzodiacepinas puede también ser asociado con riesgos de aparición de demencia (Alzheimer).


La HAS también indica la posibilidad de desarrollar una tolerancia farmacológica, así como una dependencia psíquica y física.


Foto: © Vladimir Koletic - Fotolia.com

Consulta también

Artículo original escrito por . Traducido por Carlos-vialfa. Última actualización: 5 de octubre de 2015 a las 17:49 por Carlos-vialfa.
El documento «Las benzodiacepinas y el insomnio» se encuentra disponible bajo una licencia Creative Commons. Puedes copiarlo o modificarlo libremente. No olvides citar a CCM Salud (salud.ccm.net) como tu fuente de información.