Estimulación cerebral profunda: definición e indicaciones

Agosto 2017


La estimulación cerebral profunda (ECP) es una técnica quirúrgica que consiste en colocar dos electrodos en ciertas zonas profundas del cerebro para estimular ciertos grupos de neuronas aplicándoles una corriente eléctrica baja para aumentar o inhibir su actividad. Esta técnica quirúrgica permite tratar síntomas de enfermedades neurodegenerativas o psiquiátricas. Se realiza después de haber efectuado un examen en el transcurso de una hospitalización breve y en ciertas situaciones muy precisas particularmente cuando los tratamientos medicamentosos se vuelven ineficaces.

Mecanismos

Los electrodos, unidos por cables pasados bajo la piel a una caja de estimulación situada también bajo la piel en la región subclavicular, generan breves impulsos eléctricos que intervendrán a nivel de ciertas zonas del cerebro. Los estimuladores envían impulsos eléctricos gracias a los electrodos, a lo largo del día, aproximadamente 16 horas, salvo durante la noche.

La implantación en el cerebro de electrodos forma parte de una técnica quirúrgica que se prolonga varias horas, llamada estereotáctica, técnica de localización radiológica que se efectúa con la ayuda de una IRM y de un escáner cerebral. Esto permite dirigirse especificamente a estas zonas cerebrales y disminuir las manifestaciones de ciertas patologías.

Ajustar la estimulación

Un profesional ajusta la estimulación con la ayuda de un programador que se comunica con el neuroestimulador por radiofrecuencia. Un control remoto permite luego verificar el buen funcionamiento del estimulador.

Reglas generales

Esta técnica se puede proponer a los pacientes que tienen manifestaciones severas con repercusiones sociales y profesionales cuando los medicamentos son ineficaces pero deben tener un cerebro en buen estado.

Distonía primaria

La ECP, la estimulación cerebral profunda, se utiliza en ciertos casos de distonía primaria crónica cuando los medicamentos son ineficaces. Una distonía provoca contracciones prolongadas e involuntarias de los músculos de una o de varias partes del cuerpo.

Temblores esenciales

Las personas afectadas de temblores esenciales pueden beneficiarse de esta técnica quirúrgica que suele ser eficaz.

Enfermedad de Parkinson

Las principales indicaciones de la estimulación cerebral profunda son las formas severas de la enfermedad de Parkinson.

Otras patologías

Las aplicaciones que todavía están en curso de validación o son experimentales las encontramos en ciertas formas de epilepsia, trastornos obsesivos compulsivos (TOC), síndrome de Gilles de la Tourette, depresión severa, trastornos del comportamiento alimentario y ciertas adicciones, como la cocaína.

Consulta también

Artículo original escrito por . Traducido por Carlos-vialfa. Última actualización: 5 de octubre de 2015 a las 13:14 por DRA. MARNET.
El documento «Estimulación cerebral profunda: definición e indicaciones» se encuentra disponible bajo una licencia Creative Commons. Puedes copiarlo o modificarlo libremente. No olvides citar a CCM Salud (salud.ccm.net) como tu fuente de información.