Pleuritis: sus causas

Julio 2017


La pleuritis es una inflamación de la pleura. Cuando la pleura se inflama el deslizamiento de una hoja pleural sobre la otra, a cada movimiento respiratorio, resulta doloroso. En otro tiempo este problema afectaba a adultos mayores, pero hoy en día se incrementa el número de casos entre la población joven principalmente por infecciones respiratorias mal tratadas o por fumar desde una edad muy temprana.

Unas nociones de anatomía

La pleura es la membrana que recubre a los pulmones y está constituida por dos mucosas: una que recubre la cavidad torácica y la otra a cada pulmón. Ambas están formadas por dos hojas entre las que se encuentra un líquido adhesivo y lubricante denominado líquido pleural, que facilita su movimiento durante el proceso de la respiración. Cuando la pleura se inflama (pleuritis), la superficie de contacto se vuelve áspera y el deslizamiento de una hoja pleural sobre la otra, a cada movimiento respiratorio, resulta doloroso. En algunos casos de pleuritis se produce abundante cantidad de líquido en la cavidad pleural, complicación que se conoce como derrame pleural, que resulta peligrosa y requiere su extracción.
Las principales causas por las que se presenta pleuritis son complicaciones, mala atención o descuido en las siguientes infecciones de las vías respiratorias:

La gripe

Es una infección muy frecuentes de las vías respiratorias y la garganta causada por virus. Se caracteriza por escurrimiento nasal, tos, dolor de garganta, estornudos, fiebre y/o dolor en las articulaciones.

El asma

El asma es una enfermedad crónica que cursa con una obstrucción de los bronquios, los conductos que llevan aire a los pulmones.

La laringitis

Es una inflamación de la laringe, órgano de las vías respiratorias donde se produce la voz, que se localiza entre la faringe (tubo muscular situado en la parte posterior de la boca) y la tráquea (conducto respiratorio).

La faringitis

Es una infección de la garganta o faringe, parte posterior de la boca que conduce los alimentos al esófago. Generalmente los responsables son virus o bacterias.

Neumonía

También se le conoce como pulmonía y es producida, principalmente, por bacterias y, en menor medida, por virus y hongos, los cuales se alojan directamente en los pulmones, infectándolos.

La bronquitis

Es una inflamación de la mucosa o capa que cubre los bronquios, los conductos encargados de transportar el aire a los pulmones (bronquios y bronquiolos). Suelen ser causadas por virus o bacterias. Puede parecerse al catarro común pero aparecen, además, tos con flemas amarillas.

La bronconeumonía

Es una infección que provoca inflamación en los pulmones y en los bronquios. Es ocasionada por bacterias.

Las bronquiectasias

Es una afección que suele estar presente desde el nacimiento y en la cual las paredes de los bronquios sufren infecciones de repetición que las va destruyendo.

El enfisema

Es el ensanchamiento y destrucción de las paredes de los alvéolos que, en ocasiones, cursa con la aparición de bullas o bolsas rellenas de aire en las que no se realiza de forma correcta el intercambio de los gases entre la sangre y los alveolos.

EPOC

La enfermedad pulmonar obstructiva crónica o EPOC es una patología que se caracteriza por una reducción progresiva e irreversible de la función respiratoria. Esta enfermedad está relacionada con el consumo de tabaco. Se manifiesta por una dificultad para respirar (disnea) y tos leve persistente que puede o no producir mucosidad.

Tuberculosis

La bacteria Mycobacterium tuberculosis provoca una infección en los pulmones que se suele manifestar con debilidad, malestar general, pérdida de peso y apetito, fiebre, sudoración nocturna, tos intensa --en ocasiones con sangre-- y dolor en el pecho. Aunque afecta con más frecuencia a los pulmones, puede extenderse a otros órganos, como hígado, bazo, intestinos, médula espinal y cerebro.

Cáncer de pulmón

El principal factor de riesgo para desarrollar un cáncer de pulmón es el tabaquismo, aunque también está relacionado con la exposición a otros productos contaminantes ambientales o sustancias tóxicas (arsénico, berilio, cobalto, selenio, alquitrán, alcohol isopropílico, asbesto, aceite mineral y materiales radiactivos).

Consulta también

Publicado por DRA. MARNET. Última actualización: 25 de octubre de 2016 a las 15:41 por Carlos-vialfa.
El documento «Pleuritis: sus causas» se encuentra disponible bajo una licencia Creative Commons. Puedes copiarlo o modificarlo libremente. No olvides citar a CCM Salud (salud.ccm.net) como tu fuente de información.