Queratocono

Julio 2017

El queratocono es una enfermedad ocular que provoca la degeneración de la estructura de la córnea. Se desconoce la causa de esta enfermedad pero podría tener un origen genético. Tanto los síntomas como el tratamiento dependen de la gravedad de la enfermedad.


Qué es el queratocono

El queratocono es una afección poco frecuente de la córnea, un tejido transparente que recubre la parte frontal del ojo.

Esta enfermedad produce no solo el adelgazamiento de la córnea sino la formación de una protuberancia en forma de cono. Como consecuencia de la enfermedad, la forma de la córnea del ojo cambia progresivamente desde la forma redonda normal a una forma que se asemeja a un cono.

Qué síntomas produce el queratocono

El queratocono generalmente afecta a ambos ojos, aunque los síntomas pueden variar de un ojo al otro. Los primeros síntomas aparecen en la adolescencia o a los veinte años de edad e incluyen visión borrosa, ligera distorsión de la visión, mayor sensibilidad a la luz, deslumbramiento e irritación ocular leve.

Qué causa el queratocono

Se desconoce la causa o causas exactas del queratocono pero se cree que tiene un origen genético.

En efecto, la tendencia a desarrollar queratocono probablemente se presenta desde el nacimiento. Podría aparecer como consecuencia de un defecto en el colágeno, el tejido que compone la mayor parte de la córnea.

El queratocono también está relacionado con las alergias y ciertas enfermedades oculares como la retinitis pigmentaria, la retinopatía prematura y la queratoconjuntivitis vernalo, así como con el uso de lentes de contacto semirígidas durante muchos años. También podrían influir en la enfermedad las lesiones en los ojos o el excesivo frotamiento de los ojos.

Asimismo, el queratocono está vinculado a enfermedades sistémicas como la amaurosis congénita de Leber, el síndrome de Ehlers-Danlos, el síndrome de Down y la osteogénesis imperfecta.

Cómo evoluciona el queratocono

En general, el queratocono progresa durante un periodo de diez a veinte años y después se detiene, de forma repentina. A medida que la enfermedad progresa, la visión es más distorsionada y borrosa.


También produce un aumento de la miopía o del astigmatismo, de modo que el paciente se ve obligado a ajustar la corrección de sus anteojos o gafas continuamente. Con frecuencia, esta enfermedad impide el uso de lentes de contacto.

En ocasiones, el queratocono avanza rápidamente y produce hinchazón repentina de la córnea y el desarrollo de cicatrices en la misma.

Cómo diagnosticar el queratocono

El método de diagnóstico más utilizado es el examen de la córnea con lámpara de hendidura aunque también se emplea la topografía cornealpara poder diagnosticarlo.

Asimismo, cuando la enfermedad se encuentra en estado avanzado, la córnea estará más delgada en el punto del cono. El grosor de la córnea se mide mediante una prueba indolora llamada paquimetría.

Cómo tratar el queratocono

El tratamiento del queratocono depende de la intensidad de los síntomas que provoque.


Al inicio de la enfermedad, la visión puede corregirse con anteojos o gafas pero a medida que la enfermedad progresa, posiblemente haya que recurrir a los lentes de contacto rígidos para evitar la distorsión en la visión. Hay que indicarle al paciente que no se frote los ojos ya que este gesto puede empeorar los síntomas.

En algunos casos, el oftalmólogo recomienda los llamados Intacs®, unos implantes que se colocan en la córnea y que ayudan a moldear su curvatura.

Existe otra posibilidad de tratamiento aunque no está aprobada por los organismo médicos estadounidenses. Se trata del colágeno reticulado, un tratamiento que utiliza el láser y unas gotas que favorecen la reticulación. El objetivo del tratamiento es el fortalecimiento de las fibras de colágeno que forman la córnea. Dicho tratamiento puede aplanar o endurecer la córnea e interrumpir, así, el desarrollo del queratocono.

El trasplante de córnea es poco frecuente

Cuando los tratamientos no son suficientes para garantizar cierta calidad de visión, los médicos aconsejan efectuar un trasplante de córnea. Aproximadamente, entre el 10 % y el 20 % de los pacientes con queratocono recurren a la operación. Los resultados son generalmente buenos pero el período de recuperación puede ser largo y los pacientes con frecuencia siguen necesitando lentes de contacto.


Foto: © Inga Ivanova - Shutterstock.com

Consulta también

Publicado por DRA. MARNET. Última actualización: 29 de abril de 2017 a las 22:12 por CaminoCCMSalud.
El documento «Queratocono» se encuentra disponible bajo una licencia Creative Commons. Puedes copiarlo o modificarlo libremente. No olvides citar a CCM Salud (salud.ccm.net) como tu fuente de información.