Betametasona

Octubre 2017


Qué es la betametasona

La betametasona es un potente corticosteroide, del grupo de los glucocorticoides, muy utilizado en medicina por sus propiedades inmunosupresoras y antiinflamatorias.

Para qué sirve la betametasona

La betametasona tiene muchas aplicaciones en medicina, especialmente en dermatología. Se emplea para tratar diversas enfermedades de la piel como ciertos líquenes planos, la urticaria aguda, las formas severas de angiomas en la piel de los bebés, la dermatosis neutrofílica o pustulosa (lesiones cutáneas con apariencia de "burbujas" en la superficie de la piel) y las enfermedades autoinmunes.

La betametasona también combate algunas enfermedades respiratorias (sarcoidosis evolutiva, asma, fibrosis pulmonar), enfermedades oftalmológicas (inflamaciones intraoculares, exoftalmías edematosas) y enfermedades digestivas (hepatitis crónica autoinmune, hepatitis aguda alcohólica, enfermedad de Crohn, rectocolitis hemorrágica).

Otros usos frecuentes de la betametasona incluyen el tratamiento de enfermedades reumáticas (reumatismo articular, poliartritis, enfermedad de Forestier o pseusopolartritis rhizomélica), enfermedades neurológicas (esclerosis en placas, el edema cerebral debido a un tumor), enfermedades endocrinas (graves inflamaciones de la tiroides) y enfermedades renales (nefritis lúpica o glomerulonefritis primitiva).

Asimismo, el corticosteroide ha demostrado su eficacia en casos de otitis, sinusitis, rinitis alérgica o algunas formas de anemia y de púrpura trombocitopénica severa.

Por último, la betametasona también se emplea para prevenir o tratar el rechazo del trasplante de algún órgano por parte del organismo, así como para tratar una posible reacción agresiva del órgano trasplantado en el organismo del paciente.

Betametasona inyectable

La betametasona inyectable es un corticosteroide que posee un potente efecto antiinflamatorio, antirreumático y antialérgico. Por tanto, se utiliza en aquellas situaciones donde se requiere un corticoide de acción rápida y potente, por ejemplo, ante ciertos estados alérgicos, en casos de insuficiencia renal y en afecciones inflamatorias no infecciosas.

La betametasona también está indicada en el tratamiento de múltiples enfermedades endocrinas, osteomusculares, dermatológicas, autoinmunes, respiratorias y hematológicas.

Posología de la betametasona inyectable

La posología de Betametasona MK (4 mg/1 ml) Betametasona MK (8 mg/2 ml) debe ser individualizada de acuerdo a cada patología y al criterio médico.


En casos de urgencia, se aconseja utilizar una o dos ampollas por vía endovenosa lenta y repetir la dosis cada cuatro horas.

Betametasona MK puede ser administrada por vía intravascular, intraarticular, intralesional y en tejidos blandos.

Cuál es el precio de la betametasona

En Argentina, la betametasona cuesta 25.16 pesos, en Chile, el precio es de 1821.60 pesos y en España cuesta 2.47 euros.


En México es posible obtener este fármaco por 42.27 pesos. En Estados Unidos puedes comprarlo por 3.20 dólares.

La betametasona 20.12 bolívares en Venezuela, en Bolivia cuesta 22.11 bolivares, en Panamá, 3.20 balboas, en Guatemala cuesta 25.54 quetzales y en República Dominicana 125.49 pesos.

Qué medicamentos contienen betametasona en solución inyectable - Marcas comerciales

Los preparados inyectables de betametasona se encuentran en los fármacos Celestone, Celestone Cronodose, Dexacort y Depot.

Betametasona en crema

La betametasona se administra en forma de cremas y ungüentos para aliviar la picazón, el enrojecimiento, la sequedad, la formación de costras, el despellejamiento, la inflamación y el malestar provocados por diversas afecciones de la piel como el eczema.

Qué medicamentos contienen betametasona en crema - Marcas comerciales

La betametasona en crema se comercializa con los siguientes nombres: Alergical, Beta-Micoter (10/0,5 mg), Betnovate (1 mg/g), Celecrem (0,5 mg/g y 1 mg/g) , Clotrasone, Cuatroderm, Daivobet (50 mcg/500 mcg), Diproderm (0,5 mg/1 g), Diprogenta, Diprosalic, Fucibet (1 mg/g + 20 mg/g).

Dipropionato de Betametasona

El dipropionato de betametasona solo puede utilizarse por vía tópica (en la piel) a modo de crema
o de ungüento.

Está indicado en el tratamiento de inflamaciones cutáneas severas como eczema, dermatitis atópica, dermatitis seborreica (no facial), psoriasis, dishidrosis y en picaduras de insectos.

Betametasona tabletas

La betametasona también se puede administrar por vía oral, en forma de comprimidos, para curar algunas reacciones alérgicas.

Cuáles son los efectos secundarios de la betametasona

La administración prolongada de dosis fisiológicas de corticoides en la terapia de sustitución no suelen causar reacciones adversas.

Generalmente, los tratamientos a corto plazo no producen reacciones adversas pero los tratamientos largos pueden ocasionar una atrofia de las glándulas suprarrenales y una depleción generalizada adrenocortical.

Además, el tratamiento prolongado con glucocorticoides puede provocar diversas manifestaciones músculoesqueléticas (miopatías, mialgias), atrofia de la matriz ósea y retraso de la cicatrización.

La betametasona también interacciona con el calcio a distintos niveles, de modo que disminuye la síntesis de las proteínas de la matriz ósea por los osteoblastos y reduce la absorción de calcio a nivel intestinal y en la nefrona.

Las inyecciones de betatametasona aplicadas entre las articulaciones pueden provocar artropatías similares a las de Charcot, atrofias en los puntos de inyección y ruptura de tendones.

Los efectos gastrointestinales asociados a la terapia a largo plazo con los corticoides incluyen nauseas, vómitos y anorexia.

Algunas personas han experimentado un incremento del apetito y un aumento de peso, estreñimiento, diarrea, dolor abdominal, ulceraciones esofágicas, gastritis y pancreatitis.

Ciertos pacientes con úlcera péptica y que han sido tratados con corticosteroides durante periodos largos de tiempo han experimentado una reactivación de su enfermedad, a veces con perforación y retrasos de la cicatrización de la úlcera.

Aunque la betametasona se utiliza en el tratamiento de la oftalmopatía de Graves, su administración prolongada puede conducir a reacciones oftálmicas adversas como el glaucoma y lesiones sobre el nervio óptico (neuritis óptica). Además, se han comunicado casos de pérdida de vista temporal o permanente después de la administración de corticosteroides por varias vías de administración, incluyendo la intranasal y oftálmica.

Asimismo, los corticosteroides aumentan la resistencia insulínica y los niveles de glucosa. Por tanto, los diabéticos deberán aumentar sus dosis de insulina o de antidiabéticos orales cuando tomen este fármaco.

Los efectos neurológicos adversos incluyen cefaleas, insomnio, vértigo, fatiga, neuropatía periférica, cambios electroencefalográficos y convulsiones.

Los cambios del comportamiento más frecuentes en pacientes tratados con betametasona son la depresión, ansiedad, euforia, cambios del estado de ánimo y de la personalidad y psicosis.

Los corticosteroides pueden reducir los niveles plasmáticos de vitamina C aunque raras veces producen síntomas de deficiencia de esta vitamina.

Las palpitaciones, la taquicardia sinusal, la glositis, la estomatitis y la incontinencia urinaria son otras reacciones adversas .

Otros efectos secundarios de la betametasona

Los preparados tópicos de betametasona pueden provocar reacciones adversas locales como rash acneiforme, dermatitis de contacto, foliculitis, hipertricosis, irritación, miliaria, dermatitis perioral, prurito, atrofia de la piel, hipopigmentación, estrías y xerosis.

La absorción transcutánea de la betametanosa es mínima por lo que no suelen provocar reacciones adversas después de la admnistración.

Foto: © milosducati - Shutterstock.com

Consulta también

Publicado por DRA. MARNET. Última actualización: 14 de marzo de 2016 a las 11:21 por DRA. MARNET.
El documento «Betametasona» se encuentra disponible bajo una licencia Creative Commons. Puedes copiarlo o modificarlo libremente. No olvides citar a CCM Salud (salud.ccm.net) como tu fuente de información.