Síntomas de un embarazo

Agosto 2017





Independientemente de que sientas alguno de estos síntomas o ninguno, la única forma de determinar con seguridad si estás o no embarazada es hacerte una prueba de embarazo. Las pruebas hoy en día tienen una precisión superior al 99 % a partir del día estimado de inicio del período. Son fiables, rápidas y fáciles de usar. Además, son tan sensibles que incluso se pueden usar hasta cinco días antes de que se produzca la ausencia del período.

Los primeros signos y síntomas del embarazo surgen generalmente tres semanas después de la fecundación. En algunos casos, sin embargo, el embarazo ya muestra señales desde el sexto día después de la concepción. Por lo tanto, a pesar de no ser habitual, es perfectamente posible la mujer ya presentar síntomas durante los primeros días del embarazo.

Existen diversos síntomas que indican que una mujer puede estar embarazada. Estos síntomas varían según la mujer y el embarazo. Si estás embarazada, puede experimentar uno o varios de estos síntomas: no es probable que aparezcan todos al mismo tiempo. Tampoco debes preocuparte si no experimentas ninguno de ellos: es totalmente posible estar embarazada y no percibir ninguno de los siguientes síntomas de embarazo.

Ausencia de período
Si los ciclos menstruales son regulares la ausencia del período suele ser el primer síntoma físico que se manifiesta. Hay que tener en cuenta que puede aparecer un sangrado débil o percibir manchas cuando se acerque el momento del período, incluso si estás embarazada. Estos manchados suelen aparecer cuando el óvulo fecundado se implanta en el útero (spoting de implantación). Si tus ciclos no son regulares pueden aparecer otros síntomas de embarazo antes de advertir la ausencia del período.

Cólicos o dolor abdominal
Además de un sangrado leve, el embarazo inicial puede causar alguna molestia en la parte inferior del abdomen, a veces una sensación de hinchazón en el vientre, mimetizando los síntomas que surgen días antes de la menstruación.

Cansancio
Es posible que se sienta excepcionalmente cansada las primeras semanas del embarazo. El origen puede encontrarse en los crecientes niveles de progesterona presentes en el cuerpo, que ayudan a conservar el endometrio con el fin de que el embarazo continúe.

Malestar y náuseas matutinas
Las náuseas, a veces acompañadas de vómitos, pueden aparecer ya entre la segunda y la octava semana del embarazo. Normalmente, estos síntomas desaparecen a partir de la semana 16. Aunque reciben el nombre de náuseas matutinas, puede experimentarlas en cualquier momento del día y de la noche, e incluso sufrirlas en todo momento.

Hiperémesis gravídica
Aproximadamente una de cada 100 mujeres embarazadas padecen hiperémesis gravídica. Normalmente, la hiperémesis gravídica se prolonga hasta bien avanzado el primer trimestre (de 12 a 13 semanas) y provoca vómitos con tanta frecuencia que resulta imposible mantener alimentos o bebida en el estómago. En la mayoría de los casos, esta condición puede tratarse. En pocos esta situación conllevará complicaciones en el embarazo. Sin embargo es importante consultar con el médico.

Cambios en el pecho
El pecho puede aumentar de tamaño o volverse muy sensible, y puedes experimentar dolor al parpártelo. Las venas del pecho pueden hacerse más visibles y su aureola (o pezón) puede oscurecerse.

Orinar con mas frecuencia
Aproximadamente 6 u 8 semanas después de la concepción, es posible que orine con mayor frecuencia. La razón es que el útero (término médico para denominar al vientre) se hace más grande y presiona la vejiga. Al final del primer trimestre, el útero se desplaza a la zona abdominal y deja de presionar la vejiga con tanta intensidad.

Estreñimiento o constipación
El aumento de la producción de la hormona progesterona en el embarazo hace que algunos órganos y tejidos del cuerpo queden más “sueltos” o “relajados”. Esto ocurre de forma a facilitar la gran expansión de volumen del útero que está por venir. Uno de los órganos que sufre esta acción son los intestinos, que quedan con una menor capacidad de contraer, teniendo más dificultad de mantener el tránsito intestinal normal.

Hinchazón abdominal o vientre hinchado
Inclusive cuando el feto aún es muy pequeño para causar expansión del útero. Algunas mujeres pueden notar un ligero hinchazón en la región abdominal, que ocurre ya como preparación del cuerpo para soportar el crecimiento uterino. Esta hinchazón es otro síntoma que puede ser confundido con los síntomas pre-menstruales.

Los cambios de humor
Las variaciones hormonales pueden provocar cambios de humor durante las primeras etapas del embarazo; podría incluso llorar sin saber realmente por qué.

Cambios en el gusto (antojos) y sensibilidad a los olores
Pueden dejar de apetecerte ciertas cosas como el té, el café o la comida grasienta y tener antojos de otras que habitualmente no te gustaban. También puedes sentir náuseas con ciertos olores, como el café, la carne o el alcohol.

Sueño excesivo y fatiga
Una sensación de cansancio desproporcional a las actividades diarias es un síntoma de embarazo muy común. Esta fatiga puede surgir con solo una semana de gestación. El aumento del sueño también es muy frecuente.

Alteraciones en el gusto y en el olfato
Además de tener deseos y aversiones alimentarias, el cambio de paladar es otro síntoma muy frecuente del embarazo. Dulces pueden volverse demasiado dulces, el café que adoras pasa a tener un raro sabor y, durante el día, puedes sentir un gusto de metal en la boca sin ningún motivo aparente.

Eliminación frecuente de gases
Algunas mujeres experimentan un aumento de los gases intestinales en las primeras semanas del embarazo.

Vértigos
Pueden ser provocados por la caída de la presión arterial, la reducción de los niveles de azúcar en la sangre, la anemia, un aumento de la frecuencia respiratoria (que puede llevar a una hiperventilación durante un esfuerzo físico), o a una alimentación insuficiente debido a las náuseas.

Calambres
Puede experimentar calambres en las piernas o en los pies durante el primer trimestre del embarazo y, a veces, en etapas más avanzadas. La causa está en la manera en que el cuerpo de la mujer embarazada metaboliza el calcio.

Dolor en la espalda a nivel lumbar
El exceso de peso que la mujer embarazada tiene que cargar en la barriga durante meses es la principal causa de los dolores lumbares. Sin embargo, el dolor lumbar puede surgir precozmente, antes de que el bebé pese mucho. La progesterona causa un relajación de la musculatura y de los ligamentos de varias partes del cuerpo, incluyendo la espalda y el abdomen, haciendo que la embarazada altere su postura.

Aumento del flujo vaginal
Es un síntoma habitual en el embarazo. En general, el flujo del embarazo es igual al flujo fisiológico que algunas mujeres tienen y es espeso, lechoso o transparente y sin olor.


Para más información consultar los siguientes enlaces:



Foto: © shutterstock pathdoc

Consulta también

Publicado por DRA. MARNET. Última actualización: 12 de mayo de 2016 a las 12:43 por DRA. MARNET.
El documento «Síntomas de un embarazo» se encuentra disponible bajo una licencia Creative Commons. Puedes copiarlo o modificarlo libremente. No olvides citar a CCM Salud (salud.ccm.net) como tu fuente de información.