Herpes zoster y neuralgia postherpética: tratamiento

Julio 2017


Qué es el herpes zoster o culebrilla

El herpes zoster o culebrilla es una enfermedad causada por un virus que suele afectar a las personas mayores de cincuenta años o que tienen un sistema inmunológico debilitado por diferentes causas (cáncer, SIDA, estrés, traumas emocionales, vejez, procesos gripales, resfriados, etc.). El agente causal es el el virus Herpes Varicela-Zoster, el mismo virus que produce la varicela.



Cuáles son los objetivos del tratamiento del herpes zoster en su fase aguda

Los objetivos son impedir las sobreinfecciones y controlar el dolor provocado por el herpes. La higiene de la piel es importante para evitar una infección bacteriana secundaria. Debe utilizarse ropa holgada para evitar el roce de la piel afectada y así disminuir el dolor.

Cómo tratar el dolor provocado por el herpes zoster o culebrilla

Podemos utilizar diferentes tipos de analgésicos. Se debe seguir la pauta de la escalera analgésica propuesta por la OMS. En primer lugar paracetamol (los antiinflamatorios no esteroideos tienen poca eficacia en el tratamiento del dolor herpético). En segundo lugar paracetamol combinado con codeína. En tercer lugar combinar paracetamol con un opiáceo potente como puede ser la morfina.

Tratamiento antiviral para el herpes zoster

Debe empezar a utilizarse durante las primeras 72 horas. Su efecto sobre el dolor provocado por el herpes no es demasiado importante. Existen varios fármacos que se pueden utilizar: Aciclovir, Valaciclovir, Famciclovir, Brivudina (sólo comercializada en Europa).

El uso de los corticoides para el herpes zoster

Asociados al aciclovir pueden disminuir el dolor en el momento agudo y acelerar la curación de las lesiones de la piel. Deben tenerse en cuenta los posibles efectos secundarios antes de decidir su utilización.

La Gabapentina

Su utilización en dosis única reduciría el dolor y la alodinia asociada a la neuralgia del herpes.

Los antidepresivos tricíclicos

El fármaco de elección es la amitriptilina. Se administra en una dosis por la noche para reducir el dolor. Hay que tener en cuenta la posible aparición de efectos secundarios.

Cómo prevenir la neuralgia postherpética

El objetivo del tratamiento sería disminuir la incidencia y la severidad de la neuralgia postherpética. En los menores de 50 años no sería necesario administrar el tratamiento antiviral de forma sistemática ya que la incidencia de neuralgia postherpética es más baja. Los mayores de 50 años deben recibir antivirales en las primeras 72 horas después de aparecer las lesiones en la piel.

Deberían recibir también tratamiento antiviral todos los pacientes con afectación de los ojos o de los oídos, los que tengan las defensas bajas o lesiones muy extensas en la piel, aunque hayan pasado más de 72 horas desde el inicio de las lesiones en la piel. La eficacia del tratamiento antiviral par prevenir la neuralgia postherpética después de las 72 horas de iniciadas las lesiones en la piel es incierta.

Ni los corticoides ni los antidepresivos tricíclicos han demostrado su eficacia en la prevención de la neuralgia postherpética.

Cómo tratar el dolor en la neuralgia post-herpética (NPH) ya instaurada

El objetivo de este tratamiento es disminuir la intensidad del dolor en la NPH. El tratamiento con antidepresivos tricíclicos está indicado (precaución en enfermos ancianos y los que tiene alguna cardiopatía). La gabapentina también se considera un fármaco de primera elección.

Los mórficos pueden ser eficaces pero tienen muchos efectos secundarios. Por vía tópica puede utilizarse la lidocaína aunque en España no está comercializada para esta indicación.

Saber más

Herpes zoster
Herpes zoster
Herpes zoster
Herpes zoster: neuralgia postherpética
Herpes zoster y neuralgia postherpética

Foto: © Jarun Ontakrai - Shutterstock.com

Consulta también

Publicado por DRA. MARNET. Última actualización: 21 de mayo de 2016 a las 17:56 por Carlos-vialfa.
El documento «Herpes zoster y neuralgia postherpética: tratamiento» se encuentra disponible bajo una licencia Creative Commons. Puedes copiarlo o modificarlo libremente. No olvides citar a CCM Salud (salud.ccm.net) como tu fuente de información.