Semana 34 de embarazo

Julio 2017

La semana 34 de embarazo se caracteriza por el aumento del tamaño del bebé y los síntomas preparto en la futura mamá. En esta semana y en las siguientes, el bebé adoptará la posición definitiva en el vientre materno antes del parto.


Cuántos meses de embarazo son 34 semanas

Entre la semana 32 y la 36 te encuentras en el octavo mes de embarazo.


A finales de esta semana, tu bebé pesará alrededor de 2 kg y medirá 45 cm. El bebé seguirá creciendo y ganando peso, debido, en parte, a la capa de grasa que ha ido adquiriendo y que le ayudará a mantener la temperatura corporal después del parto.

En esta semana, el sentido del oído del bebé está plenamente desarrollado y es capaz de distinguir sonidos. Habla con tu bebé. Tras el parto, te darás cuenta del efecto tranquilizante que produce tu voz y la del padre en el recién nacido. Puesto que diversos estudios han demostrado que los bebés reaccionan mejor a los tonos más altos, emplea un tono de voz alto cuando hables con él estando en la barriga. La madre puede sentir fácilmente los movimientos del bebé porque el espacio con el que cuenta dentro del útero es cada vez más limitado.

El 99 % de los bebés que nacen prematuramente durante la semana 34 de embarazo sobreviven sin grandes dificultades. Aunque el sistema nervioso del bebé sigue desarrollándose, sus pulmones están casi totalmente formados por lo que será capaz de respirar por sí solo fuera del seno materno.

Desarrollo del bebé en la semana 34 de embarazo

Las conexiones cerebrales del bebé se producen a un ritmo trepidante y la cabecita del pequeño va creciendo con ellas. El bebé percibe estímulos y reacciona a ellos. Cuando no duerme está muy atento a todo lo que le rodea y cualquier cosa que le quite el sueño puede afectarle, de modo que la mamá deberá adaptar su ritmo de vida a su estado.


Sus pulmones ya están casi completamente formados y sus huesos se han ido endureciendo pero todavía son muy flexibles, incluidos los de la cabeza.

Su cráneo no está completamente cerrado aún, lo cual le permite adaptarse con mayor facilidad al canal de parto en el momento de nacer. Por eso, algunos bebés nacen con la cabeza aplastada o en forma de cono, pero esto se revierte a los pocos días de nacer.

La vérnix caseosa, una sustancia amarillenta que recubre la piel del bebé, es cada vez más densa para facilitar la expulsión del bebé durante el parto. Al mismo tiempo, empieza a desparecer el lanugo, una fina capa de vello que también recubre la piel del bebé.

Síntomas durante la semana 34 de embarazo

Solo quedan seis semanas para el nacimiento del bebé por lo que es interesante conocer las señales que anunciarán el inicio del parto.


Aunque cada mujer tiene un parto diferente, los síntomas preparto son comunes a todas. Durante esta semana de embarazo, la futura mamá empieza a sentir contracciones regulares a intervalos cada vez más cortos. También pude producirse la ruptura del saco amniótico o 'rotura de aguas', la aparición de un flujo mucoso manchado de sangre o dolores en la zona lumbar acompañados de dolores de tipo menstrual.

Es probable que ya acuses el cansancio y la incomodidad debido al peso y volumen de la tripa, sobre todo por la noche, a la hora de dormir.

Si el bebé está encajado, puede que sientas cierta presión en los huesos de la pelvis y la necesidad de orinar con mas frecuencia. Algunas embarazadas también experimentan mareos debido a un descenso de azúcar, así que procura no hacer movimientos bruscos como levantarte de golpe de la cama o agacharte.

La digestión es más lenta y pesada en las últimas semanas de embarazo. Por eso, es preferible que tomes varias comidas ligeras al día en lugar de dos copiosas.

No dejes de practicar ejercicio, aunque solo sea pasear. Es importante que ayudes al bebé a encajarse y te encuentres en buena forma física antes del parto.

Contracciones en la semana 34 de embarazo

Es posible que ya hayas empezado a sentir contracciones. Esto no significa que el parto esté cerca. Son las conocidas como contracciones de Braxton Hicks o contracciones falsas. Puede que las sientas más intensamente en esta semana. Son molestas, pero no son rítmicas ni regulares y su función es la de ablandar el cuello del útero previo a la dilatación. Si cambias de posición, descansas, andas o te das un baño relajante, las contracciones desaparecerán o serán más suaves.

No obstante, si tienes más de cinco contracciones por hora, podrías estar de parto.

Cuál es la posición del bebé en la semana 34 de embarazo

Alrededor de la semana 34 de embarazo, el bebé se coloca en la posición definitiva antes del parto. Sin embargo, la posición puede cambiar días antes del parto en mujeres que ya han tenido hijos, aunque es raro que esto ocurra.


Antes del parto, el bebé se coloca 'cabeza abajo', con la coronilla encajada en la pelvis de la futura mamá y con la columna vertebral hacia el abdomen de la madre. Esta posición se denomina cefálica o anterior y es la más conveniente para un parto vaginal ya que facilita la salida del bebé por el canal de parto.

También puede ocurrir que el bebé se coloque hacia abajo pero boca arriba, con su columna vertebral apoyada sobre la de la madre, haciendo que, en vez de la coronilla, su frente o su cara queden en la pelvis. Esta posición se llama 'posterior' y puede hacer que el parto sea más lento porque al bebé le cuesta más descender por el canal de parto.

El bebé también puede colocarse 'de nalgas' hacia el canal de parto pero suele ocurrir muy poco y el obstetra puede tratar de acomodar al bebé.

En la posición 'oblicua' o 'transversal', también rara, sobre todo en primerizas, el bebé se encuentra acostado sobre su espalda o vientre, como acunado por la pelvis de la mamá y con la cabeza en el lado izquierdo o derecho del abdomen materno, presentando el tronco o el brazo hacia el canal de parto.

La posición del bebé antes del parto es uno de los factores que determinan un parto por cesárea. Por eso, conviene hablar previamente con el médico sobre la postura del bebé y la posibilidad de esperar a que el trabajo de parto se desencadene solo aunque el bebé no se encuentre en la posición perfecta para un parto vaginal.

Asimismo, el obstetra valorará la posibilidad de un último cambio de posición del bebé antes del parto y tomará la decisión más adecuada para proteger la salud del bebé y de la mamá en cada caso.

Cómo saber si el bebé se ha encajado

La embarazada sabrá que el bebé se ha encajado cuando el vientre haya descendido y se haya inclinado hacia delante o por la presión notable sobre la pelvis.


Ahora bien, aunque algunas embarazadas pueden no sentirlo, esto no significa que el bebé no se haya encajado.

El médico confirmará la posición del bebé a partir de un examen físico como la palpación del abdomen de la embarazada o mediante una ecografía (ultrasonido).

Foto: © ArtFamily - Shutterstock.com

Consulta también

Publicado por DRA. MARNET. Última actualización: 4 de febrero de 2017 a las 20:00 por CaminoCCMSalud.
El documento «Semana 34 de embarazo» se encuentra disponible bajo una licencia Creative Commons. Puedes copiarlo o modificarlo libremente. No olvides citar a CCM Salud (salud.ccm.net) como tu fuente de información.