Embarazo y estreñimiento

Agosto 2017


La relación entre el embarazo y el estreñimiento es bastante frecuente. Hablamos de estreñimiento ante una reducción del número y peso de las deposiciones, normalmente acompañadas de un endurecimiento de la textura de las mismas. Los intestinos están muy cerca del útero y sus movimientos podrían perjudicar el crecimiento del feto. Como mecanismo natural de protección, durante el embarazo el peristaltismo intestinal disminuye. Además, los cambios hormonales tienen como consecuencia un empeoramiento del vaciado intestinal. En una persona sana la frecuencia normal de las deposiciones puede variar entre tres al día y tres por semana.

¿Por qué aparece el estreñimiento en las embarazadas?


Varias son las causas fundamentales:
  • Las hormonas enlentecen el paso de las heces a través del tracto gastrointestinal ya que disminuyen los movimientos peristálticos del intestino: esto es debido al aumento de la hormona progesterona y a una disminución de la motilina. La motilina es una hormona que se encarga de estimular el movimiento del estómago y del intestino. Los niveles de motilina se encuentran disminuidos durante el embarazo. Asimismo se incrementa la absorción de líquidos y electrolitos , lo que provoca un endurecimiento de las heces.
  • El aumento de tamaño del útero presiona al intestino, especialmente durante los últimos meses de la gestació.
  • También intervienen la ingesta de suplementos de hierro, el no tomar suficientes líquidos, la obesidad, el estreñimiento previo al embarazo, el estrés, y la presencia previa de hemorroides.
  • El aumento del tamaño del feto provoca una compresión de los intestinos por el gran tamaño del útero.

Otros síntomas pueden acompañar al estreñimiento


Algunas medidas para evitar el estreñimiento durante el embarazo

  • Realizar una dieta muy rica en fibra, consumir entre 25 y 30 gramos al día: es el modo más natural y eficaz de conseguir que los molestos síntomas del estreñimiento desaparezcan, o que al menos se hagan más leves. Este incremento debe ser progresivo para no aumentar bruscamente el volumen del abdomen: pan integral, salvado , ej: empezar con una cucharada al día e ir subiendo hasta llegar a 3.
  • Incrementar la ingesta de líquidos : especialmente agua aunque también pueden ser jugos de frutas, té.
  • Provocar la movilización del tracto gastrointestinal : se aconseja caminar y/o nadar durante 20 a 30 minutos al día, aproximadamente 3 veces por semana.
  • Acostumbrar al cuerpo a un horario de comidas e idas la baño.

Consultar con tu médico


Si el estreñimiento persiste después de adoptar estas medidas, se debe consultar al médico para que recete el laxante adecuado. Los más habituales que se utilizan durante el embarazo son los ablandadores de heces. Esta consulta es importante ya que algunos laxantes están totalmente contraindicados durante el embarazado.

La importancia de la fibra en la dieta

  • Encontramos fibra en los alimentos de origen vegetal, por lo que está especialmente indicado el consumo de hortalizas y verduras, frutas frescas y desecadas, legumbres, cereales integrales y derivados y frutos secos.
  • No se aconseja consumir frutas y verduras flatulentas como alcachofas, col, coliflor, coles de Bruselas, pimiento, pepino, rábanos, cebolla y puerros.
  • Tomates, lechugas y espinacas son muy recomendables.
  • Es mejor evitar las frutas excepto astringentes como el membrillo, el pomelo y el plátano.
  • Conviene tomar las frutas frescas y con piel, lavándolas bien antes de consumirlas.
  • Se aconseja tomar al menos una ensalada al día.
  • Es preferible que la pasta (macarrones, espaguetis...), el pan, las galletas y los cereales sean integrales en lugar de refinados, ya que estos últimos tienen un contenido en fibra notablemente inferior.
  • Consumir poco arroz, ya que es un alimento astringente. Es preferible hacerlo acompañado de verduras, en ensalada o combinado con legumbres.
  • Los alimentos grasos como la morcilla, el tocino o el chorizo empeoran la evacuación.
  • Las legumbres también son muy recomendables: tomar dos veces por semana guisantes, garbanzos, alubias.
  • Para poder aprovechar los beneficios de la fibra no se deben cocinar demasiado las verduras: es mejor utilizar técnicas como la comida al vapor.

Abundante hidratación

  • Beber abundantes líquidos, de 1'5 a 2 litros al día (unos 6-8 vasos) que puede ser tanto agua como infusiones suaves, caldos de verduras o zumos naturales (con pulpa).
  • Los siguientes remedios caseros suelen ser eficaces:
    • tomar kiwi, zumo de naranja o ciruelas pasas rehidratadas en ayunas.
    • tomar café sólo o un vaso de agua tibia en ayunas.
    • tomar compota de manzana y ciruelas pasas por las mañanas.
    • añadir salvado de avena a los yogures.

También puede ayudar

  • Crear un buen hábito intestinal: tener un horario fijo para ir al baño y así educar al intestino.
  • Comer despacio, masticar bien los alimentos, y ser regular con los horarios de las comidas.
  • Hacer ejercicio como caminar o nadar durante más o menos 30 minutos: fortalece la musculatura intestinal que interviene en el reflejo de la defecación y además ayudará en el momento del parto.

Saber más


Embarazo y estreñimiento
Como aliviar el estreñimiento en el embarazo
Evitar el estreñimiento en el embarazo
Estreñimiento en el embarazo

Consulta también

Publicado por DRA. MARNET. Última actualización: 11 de octubre de 2013 a las 19:12 por Jeff.
El documento «Embarazo y estreñimiento» se encuentra disponible bajo una licencia Creative Commons. Puedes copiarlo o modificarlo libremente. No olvides citar a CCM Salud (salud.ccm.net) como tu fuente de información.