Causas de un aborto espontáneo

Marzo 2017

El aborto espontáneo es la interrupción del embarazo debido a causas naturales. Las probabilidades de sufrir un aborto espontáneo varían entre el 10 % y el 25 %.


Causas y síntomas de un aborto espontáneo

El aborto espontáneo hace referencia a todo aquel aborto que no ha sido provocado sino que se presenta de una forma espontánea antes de la semana 20 de embarazo (22 semanas de amenorrea o falta de menstruación).

Suele producirse durante las doce primeras semanas de embarazo y no siempre se conocen las causas que lo han provocado. Cuando una mujer sufre un aborto espontáneo después de este periodo de tiempo, se trata de un parto de feto muerto.

Los problemas o malformaciones de origen genético (las anomalías de los cromosomas) son la causa más frecuente de aborto espontáneo. Representan el 80 % de los casos.

Otras posibles causas de aborto son la anatomía del útero, ciertas infecciones como la toxoplasmosis, problemas en la glándula tiroides, una diabetes mal controlada y la ingesta de ciertos fármacos como el ibuprofeno y la aspirina.

Fumar tabaco, tomar drogas y beber alcohol también puede provocar un aborto.

El síntoma inicial y más importante de un aborto espontáneo es la aparición de un manchado marrón o sangrado que proviene de la vagina. Contiene coágulos y se acompaña de dolor abdominal intenso.

También pueden ser un indicio de aborto la desaparición de los síntomas propios del embarazo (vómitos, náuseas, dolores en las mamas, pérdida de peso o aparición de flujo vaginal abundante de color blanco y rosado).

Toda mujer que sospeche un posible aborto espontáneo debe acudir urgentemente al ginecólogo o a una clínica. Allí se le realizará una ecografía para comprobar si el embrión sigue o no con vida y si el embarazo sigue siendo viable. Si el embrión no muestra signos de vida se habrá producido un aborto espontáneo.

Puesto que algunas madres se sienten culpables por haber sufrido un aborto espontáneo, conviene recordar que este proceso es natural y aparece en contra de la voluntad de la madre.

Aborto espontáneo de cuatro semanas de gestación

Cuando el embarazo es muy reciente, el aborto espontáneo no provoca síntomas muy notables y lo más llamativo es precisamente la falta de síntomas propios de un embarazo o la aparición de un leve sangrado vaginal acompañado de dolor en la parte baja del abdomen. En este caso se aconseja acudir al ginecólogo para descartar que se trate de un problema de este tipo.


Normalmente, el ginecólogo practica una ecografía (ultrasonido) y un tacto vaginal para confirmar o descartar la presencia de sangre.

Cuáles son los efectos de un aborto espontáneo

La paciente normalmente visita al ginecólogo quince días después de haber sufrido un aborto espontáneo.


Para la madre suele ser un momento difícil de aceptar y triste de vivir. Con frecuencia se siente culpable por la pérdida del bebé que esperaba.

La menstruación aparece entre cuatro y seis semanas después del aborto. Las hormonas del embarazo pueden seguir siendo positivas en la sangre y en la orina entre 30 y 60 días después del aborto.

Una mujer que ha sufrido un aborto espontáneo en la semana 13 de embarazo puede seguir teniendo las mamás hinchadas e incluso producir leche.

En cuanto a las relaciones sexuales, se aconseja dejar pasar entre quince y treinta días desde el aborto.

Cómo tratar un aborto espontáneo

Como norma general, el tratamiento del aborto espontáneo tiene como objetivo interrumpir la hemorragia y prevenir una infección. Cuanto más reciente sea el embarazo, mayor facilidad tendrá el organismo para expulsar la totalidad del tejido fetal por sí mismo y menos necesidad de recurrir a otros procedimientos quirúrgicos o médicos para completarlo.


Para interrumpir la hemorragia o impedir que se desarrolle una infección cuando la expulsión no haya sido completa, el ginecólogo efectúa una dilatación y un raspado. A este procedimiento se le conoce como D & C.

Puesto que no todos los abortos espontáneos son iguales ni tienen las mismas características, tampoco todos se tratan de la misma forma. Además, un aborto es un verdadero proceso con sus diferentes fases. De hecho, el ginecólogo utiliza términos como "amenaza de aborto", "aborto espontáneo completo o incompleto", "aborto espontáneo perdido", "aborto espontáneo recurrente", "óvulo huero", "embarazo molar" o "embarazo ectópico". Cada una de estas situaciones requerirá un tratamiento particular.

Cómo saber si has sufrido un aborto espontáneo

El primer síntoma de un aborto espontáneo es la aparición de sangrado vaginal más intenso que el de la menstruación. El sangrado suele acompañarse de una secreción de tejido coagulado, dolor más o menos fuerte en la zona baja de la espalda (zona lumbar) y contracciones dolorosas de forma espontánea cada quince o veinte minutos.


Sabrás si has sufrido un aborto si tus síntomas de embarazo han desaparecido antes de la semana 13 de embarazo.

Cuáles son los síntomas de un aborto espontáneo cuando no se sabía que se estaba embarazada

Los embarazos bioquímicos representan entre el 50 % y el 75 % de todos los abortos espontáneos.


Esto ocurre cuando un embarazo se pierde poco después de la implantación, lo que resulta en sangrado que puede confundirse con la menstruación, de modo que, en este caso, el embarazo puede pasar desapercibido.

Foto: © ginasanders - 123RF.com

Consulta también

Publicado por DRA. MARNET.
El documento «Causas de un aborto espontáneo» se encuentra disponible bajo una licencia Creative Commons. Puedes copiarlo o modificarlo libremente. No olvides citar a CCM Salud (salud.ccm.net) como tu fuente de información.