Causas, síntomas y tratamiento de la arritmia cardiaca

Noviembre 2017

Con más de 50.000 muertes al año, los problemas del ritmo cardiaco y las patologías vinculadas son cada vez más frecuentes en la población mayor. Se traduce en un ritmo demasiado lento, demasiado rápido o 'anarquista' del corazón que, a menudo, requiere equipos especiales como marcapasos y desfibriladores. La fibrilación auricular es uno de los problemas del ritmo cardiaco que afecta alrededor del 1 % de la población general, pero más del 10 % de las personas son mayores de 80 años.


Qué es la arritmia

La arritmia corresponde a un problema del ritmo cardíaco, es decir, una alteración del ritmo cardíaco, que puede ser benigna o requerir atención. En condiciones normales, el ritmo regular del corazón se sitúa entre 60 y 80 latidos por minuto. Cuando el ritmo del corazón es discontinuo, su frecuencia se modifica o las contracciones del corazón son desiguales, se llama arritmia. También se habla de arritmia cuando el corazón late con menos de 60 latidos o más de 100 latidos por minuto sin causa aparente. Los principales tipos de arritmia pueden ser extrasístole, auricular o ventricular con un latido demasiado precoz, fibrilación auricular o ventricular con una contracción rápida y desordenada del corazón y del aleteo auricular.

Causas de la arritmia

Hay muchas causas que pueden atribuirse a la arritmia, entre ellas deben mencionarse el estrés, consumo excesivo de tabaco y alcohol o estimulantes como el café, patologías vasculares del corazón o neumopatías como la arteriosclerosis (endurecimiento de las paredes de las arterias y del corazón) y la aterosclerosis (depósitos de grasa o colesterol en las paredes de las arterias), bronconeumopatías e insuficiencia coronaria. Entre otras causas, se encuentran la deshidratación, ciertos fármacos diuréticos y antiarrítmicos, así como el envejecimiento.

Tipos de arritmias

Qué es la bradicardia

Cuando se presenta la bradicardia, el corazón registra una reducción drástica y transitoria del ritmo cardiaco que pasa a menos de 60 latidos por minuto.

Que es la taquicardia

Las taquicardias se caracterizan, en cambio, por un aumento inusual en el ritmo cardíaco a más de 100 pulsaciones por minuto.

Qué es la extrasístole auricular

La extrasístole auricular es la forma más común de arritmia y, en la mayoría de los casos, es benigna. Presenta cambios en el ritmo cardíaco que hacen que el corazón lata dos veces más rápido y, enseguida, hace una pausa antes de volver a su ritmo normal.

Qué es la fibrilación auricular

Durante la fibrilación auricular, las aurículas del corazón se contraen sin control bajo la orientación de señales eléctricas desordenadas y posteriores. Esto genera otra contracción rápida e irregular, la de los ventrículos situados debajo. Este tipo de arritmia es perjudicial y puede originar graves problemas cardiovasculares. Es una enfermedad frecuente en los ancianos y puede ser de dos tipos: paroxística, que desaparece de manera espontánea y dura no más de 7 días, mientras que la fibrilación auricular persistente tiene una duración de 7 días o más y no desaparece espontáneamente.

Qué es la fibrilación ventricular

En el caso de la fibrilación ventricular, los ventrículos se contraen sin bombear sangre. Si la arritmia no cesa rápidamente, o bajo el desfibrilador, puede ser irreversible. A menudo, esta forma de arritmia se presenta en algunas patologías del corazón, como enfermedad coronaria o infarto de miocardio.

Síntomas de la arritmia

La arritmia no provoca sistemáticamente los síntomas. Es el caso de la extrasístole, que es generalmente responsable de algunos síntomas como palpitaciones o sensación de que el corazón 'sale' de la caja torácica pero, en la mayoría de los casos, no tiene consecuencias en la vida del paciente. Al mismo tiempo, la fibrilación auricular pasa inadvertida hasta el examen con el electrocardiograma o la aparición de una complicación de la enfermedad. Por lo que respecta, sin embargo, a la fibrilación ventricular, es responsable de los síntomas agudos, como las actividades descontroladas de las contracciones cardíacas que pueden conducir a la pérdida de la conciencia y a la muerte si no se trata a tiempo. Entre las manifestaciones sintomáticas, se incluyen palpitaciones, mareos, pulso demasiado lento o rápido, caída de la presión arterial, disnea (dificultad para respirar), dolor de pecho y edema.

Diagnóstico de la arritmia

Para determinar el diagnóstico, primero el médico se interesa en los síntomas descritos por el paciente, así como en la historia familiar y las rutinas diarias. Las pruebas específicas, finalmente, permiten confirmar el diagnóstico: electrocardiograma (ECG), útil para el estudio de los latidos cardiacos, monitor Holter, un dispositivo portátil con electrodos que registra los latidos del corazón en un período de 24 horas, una prueba de resistencia que ve al paciente ocupado en actividades físicas mientras está conectado al ECG, y el ultrasonido cardiaco.

Qué tan grave es una arritmia

La arritmia puede causar embolia (obstrucción de las arterias) debido a la presencia de coágulos de sangre.

Tratamiento de la arritmia

Los tratamientos se realizan cuando los síntomas se vuelven importantes o cuando es probable que la arritmia provoque complicaciones graves, incluso la muerte. El tratamiento depende, en primer lugar, del tipo de arritmia. En el caso de extrasístoles, enfermedad benigna y sin graves consecuencias en la vida del individuo, no es necesario proceder con algún tratamiento. Por el contrario, en el caso de la fibrilación ventricular, se requiere la atención urgente para reducir el riesgo de muerte súbita, en ausencia de desfibrilación externa ejecutada por el equipo de rescate. En el caso de la fibrilación auricular, la atención apela a la medicación anticoagulante debido a que la coagulación de la sangre es la principal complicación del ritmo, es decir, la embolia. Dependiendo del tipo de contracciones generadas por las aurículas, el ritmo debe ser reducido o frenado por una cardioversión eléctrica o un medicamento (fibrilación auricular).

Tratamiento de la taquicardia

Cuando se presentan episodios de taquicardia, el médico puede prescribir medicamentos que permiten regular el ritmo cardíaco, como betabloqueantes, inhibidores de sodio, calcio y potasio. La colocación de un desfibrilador en el pecho o poner en práctica la ablación de los tejidos cardíacos que manifiestan la arritmia también pueden recomendarse.

Tratamiento de la bradicardia

En este caso, se implanta un estimulador cardíaco artificial (marcapasos) o una descarga eléctrica.

Cómo prevenir una arritmia

Para evitar este tipo de problemas cardíacos es bueno no comer demasiado azúcar ni grasa, tener un estilo de vida saludable, practicar regularmente una actividad física, evitar el tabaco, no consumir alcohol, ni demasiado café o té y aprender a controlar el estrés.

Foto: © Chromatika Multimedia snc – Shutterstock.com
Publicado por Carlos-vialfa. Última actualización: 11 de marzo de 2017 a las 01:49 por gslaura.
El documento «Causas, síntomas y tratamiento de la arritmia cardiaca» se encuentra disponible bajo una licencia Creative Commons. Puedes copiarlo o modificarlo libremente. No olvides citar a CCM Salud (salud.ccm.net) como tu fuente de información.