La adicción al sexo ¿existe?

Julio 2017


El 6% de la población sufre un trastorno de hipersexualidad


  • El Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales (DSM 5), la 'biblia' de la Psiquiatría mundial, ha incluido por primera vez en sus páginas la adicción al sexo (hipersexualidad).
  • Es un trastorno de tipo obsesivo compulsivo: las personas que lo padecen no pueden controlar sus pensamientos ni sus actos repetitivos.
  • En la adicción al sexo la persona tiene deseo sexual o ganas de tener relaciones sexuales muy frecuentes, a cualquier hora del dia, momento o lugar.
  • El término adicción está ligado a la dependencia de una persona hacia algo en concreto, ya sea una sustancia química o una conducta.
  • El adicto acaba por ser dominado por ello, perdiendo así su libertad personal en función de esta dependencia.
  • Las características esenciales de los trastornos adictivos son la pérdida de control y la dependencia.

¿A quién afecta?

  • Pueden aparecer en personas de cualquier clase social.
  • No es un problema exclusivamente masculino: también puede aparecer en mujeres aunque con menos frecuencia.
  • El problema interfiere en la vida normal y perjudica las relaciones personales y labores.
  • El sexoadicción va unido a menudo a estados de ansiedad y depresión.
  • Confunde el amor con el éxtasis sexual, siendo el sexo la única vía para conseguir una gratificación personal y afectiva.

¿Cómo se distingue un adicto al sexo?

  • Los sexoadictos tienen algunas características comunes:
    • Tienen un patrón de conducta fuera de control.
    • Continúan con ese patrón de conducta aunque esté destruyendo su vida: pueden llegar a perder su trabajo o al divorcio.
    • A menudo buscan el sexo peligroso o de alto riego.
    • Ejercen su sexualidad sin proponérselo.
    • Su conducta sexual interfiere en su vida familiar, en su trabajo y en su ocio así como en sus relaciones personales.
    • Utilizan el sexo para intentar controlar su estado anímico y enfrentarse al estrés y la ansiedad.
    • Estas conductas suelen realizarse sin llegar a dar importancia a las consecuencias de las mismas.
    • A veces pasan periodos en los que se extingue todo comportamiento sexual y desarrollan aversión al sexo.

Algunas características comunes de los sexoadictos

  • Necesitan satisfacer sus deseos carnales más que cualquier otra cosa, aunque después se sienten mal.
  • Se masturban de forma compulsiva.
  • Consumen mucha pornografía : revistas, televisión, internet, teléfonos eróticos o webs pornos.
  • Son promiscuos y aficionados a los encuentros de una sola noche.
  • A menudo recurren a la prostitución.
  • practican sexo de alto riesgo, sin protección: tienen más riesgo de contraer ETS (enfermedades de transmisión sexual) y de provocar un embarazo no deseado.
  • El exhibicionismo y el voyeurismo son otras de las aficiones de estos pacientes: pueden incluso llegar a cometer una violación.
  • Autoerotismo compulsivo.
  • Busqueda ansiosa de múltiples amantes.

Existe un test para facilitar el diagnóstico

  • Actualmente existe un test en el manual psiquiátrico para realizar el diagnóstico.
  • Antes la prueba que se utilizaba era el SAST (Test de la Adicción Sexual) consistente en 45 preguntas para responder sí o no.
  • Entre ellas figuran: ¿Tienen tus padres problemas con el sexo y la sexualidad? ¿Te ha creado tu actitud sexual algún problema familiar? ¿Ocultas a los demás tus actos sexuales? ¿Crees que controlas tu deseo? ¿Es el sexo lo más importante de tu vida? ¿Has utilizado internet para buscar citas? ¿Has pagado para tener sexo?, ¿Has mantenido varias relaciones amorosas al tiempo? ¿Después de una relación, reniegas del sexo algunos meses?

Consecuencias

  • Relaciones perdidas, divorcios.
  • Problemas en el trabajo.
  • Arrestos, detenciones.
  • Problemas económicos.
  • Pérdidas del interés por los asuntos que no sean los sexuales.
  • Problemas de autoestima, sentimientos de desesperación.

Tratamiento

  • El primer paso en el tratamiento es reconocer el problema trastorno.
  • Es muy importante buscar ayuda en profesionales competentes.
  • El tratamiento más habitual consiste en combinar la terapia psicológica, tanto individual como en grupo, con el asesoramiento sexológico y algunos fármacos, como los parches antitestosterona o las pastillas para calmar la ansiedad.

Saber más

Consulta también

Publicado por DRA. MARNET. Última actualización: 20 de julio de 2011 a las 11:00 por DRA. MARNET.
El documento «La adicción al sexo ¿existe?» se encuentra disponible bajo una licencia Creative Commons. Puedes copiarlo o modificarlo libremente. No olvides citar a CCM Salud (salud.ccm.net) como tu fuente de información.