Sangrar por el ano o rectorragia

Septiembre 2016

La aparición de sangre roja por el ano, o recubriendo las heces o mezcladas con éstas, recibe el nombre de "rectorragia".


¿La rectorragia es un problema frecuente?

Hasta el 20 % de la población ha presentado alguna vez un sangrado por el ano

¿La rectorragia es grave o puede serlo?

La mayoría de las veces aparece por un problema de salud banal. En algunos casos puede tratarse de un problema más serio, por lo que todos los sangrados anales deben ser comentados con su médico para que ordene realizar las pruebas que son necesarias. En algunos casos los síntomas sugieren de entrada algo grave, y se debe acudir directamente a un servicio de urgencias hospitalario

La causa más frecuente de sangrado anal son las hemorroides

Con diferencia, las causas más frecuentes de sangrado anal son las hemorroides y las fístulas. Otras causas son los pólipos, los divertículos, el cáncer colorrectal y las enfermedades inflamatorias intestinales

Ante un sangrado anal se debe realizar una exploración física

El médico realizará una inspección del área perianal para detectar lesiones. También realizará un tacto rectal buscando masas o hemorroides dentro del canal anal.

Las hemorroides pueden ser externas, y se ven a simple vista: cuando sangran suelen cubrir algo las heces, o simplemente manchan el papel higiénico al limpiarnos. Cuando las hemorroides son internas no suelen verse, pero si palparse al hacer un tacto rectal.

¿Cuándo un sangrado anal hace sospechar un cáncer colo-rectal?

Se debe sospechar la existencia de un cáncer colo-rectal cuando hay dolor abdominal los meses previos o ante cambios en el ritmo intestinal: que pase de ser estreñido a tener diarrea, o lo más sugestivo, esté alternando el estreñimiento y la diarrea.

También cuando hay antecedentes de pólipos o cáncer color-rectal en la familia a edades tempranas (menores de 60 años). Otros factores de riesgo son cuando se encuentra sangre mezclada con heces y la edad del paciente (mayor a 50 años).

La rectorragia debido a una fístula anal

Las fístulas causan dolor justo al defecar. Se caracteriza porque la sangre siempre va sobre las heces, nunca mezcladas con ellas. Habitualmente el paciente refiere haber presentado picor anal previo. El médico la puede diagnosticar fácilmente visualizando el ano del paciente.

¿Qué pruebas complementarias pueden ser necesarias ante una rectorragia?

Se puede estudiar el colon a través de una rectoscopia o una colonoscopia completa. Habitualmente esta prueba se realiza con una sedación leve, ya que puede llegar a sentirse como una prueba muy molesta.

En algunas consultas de atención primaria los médicos de cabecera pueden realizar una anoscopia, introduciendo un pequeño cilindro con visión, que permite examinar unos 7-10 cms del recto. La anoscopia sirve para diagnosticar aquellas lesiones de la zona anal que hayan podido pasar desapercibidas al tacto rectal (por ej. hemorroides internas)

Algunos consejos para evitar los sangrados de las hemorroides

Es aconsejable evitar rascar o frotar las hemorroides para ayudar a prevenir las infecciones. Se debe mantener una buena higiene anal y evitar hacer esfuerzos al defecar: reducir el tiempo de defecación. Es bueno crear hábitos al defecar todos los días a la misma hora, para generar un reflejo (por ej. después de desayunar o de comer), no sirve permanecer largo tiempo intentando defecar, si siente ganas de defecar, no reprimirlas y esperar a después...

Tratar de corregir el estreñimiento añadiendo fibra a la dieta: frutas, verduras, pan integral. Es importante beber unos dos litros de agua al día, evitar las comidas sazonadas y no consumir alcohol de forma excesiva. Es bueno hacer ejercicio, no intensamente pero si continuo (caminar todos los días al menos 30 minutos), ya que mejora el estreñimiento.

Aplicar hielo o compresas frías en la fase aguda: el frío hace disminuir la hinchazón. Darse luego baños tibios, alternando con frescos en la zona dos o tres veces al día. Esta secuencia frío - calor es una forma de aliviar temporalmente el dolor por hemorroides externas. Utilizar papel higiénico suave para evitar irritarlas (hay toallitas comerciales especiales), o limpieza anal mediante baño con agua tibia.

¿Cuándo acudir a un Servicio de Urgencias por una rectorragia?

Se debe solicitar atención de urgencia ante un sangrado rectal profuso e incoercible, sobre todo si se acompaña de palidez, sudoración fría o mareos. Cuando existe sangrado de menor cantidad pero continuo, y no relacionado con las defecaciones. También ante la aparición de sangrado importante, asociado a intenso dolor abdominal, fiebre elevada o malestar general.

Estos casos son excepcionales y habitualmente el paciente presenta un sangrado escaso y en relación a la defecación, lo que permite realizar la evaluación por vía ambulatoria.

Saber más

Cáncer de colon.

La colonoscopia: técnica y preparación.

¿El sangrado anal debe preocuparnos?.

Consulta también :
Este documento intitulado « Sangrar por el ano o rectorragia » de Ccm (salud.ccm.net) esta puesto a diposición bajo la licencia Creative Commons. Puede copiar, modificar bajo las condiciones puestas por la licencia, siempre que esta nota sea visible.