Personas mayores y la actividad física

Septiembre 2016



Las personas de edad tienen dificultades en hacer alguna actividad física de manera regular. Esta tendencia también es reforzada por el hecho de que las capacidades físicas disminuyen conforme pasan los años.

La disminución de la actividad física tiene repercusiones en los músculos que se atrofian y en los huesos que pierden consistencia y solidez, haciendo que la actividad física sea cada vez más difícil y provocando un círculo vicioso en el cual está encerrado el adulto mayor.

Las ventajas de la actividad física en los músculos y los huesos


La actividad física permite mantener una buena musculatura y huesos más sólidos que permiten una mejor autonomía y sobre todo evitar las caídas.

Disminución del envejecimiento


La práctica regular de la actividad física favorece la disminución de los efectos del envejecimiento sobre los músculos y sobre la función cardiorrespiratoria limitando las incapacidades y la mortalidad.

Aumento de la secreción de hormonas anabólicas


Estudios mostraron que la actividad física estimula la secreción de las hormonas anabólicas (GH, IGF-I, DHEA, testosterona), que disminuyen con el paso del tiempo al envejecer.

Cada período de actividad modifica las concentraciones hormonales, participa en el mantenimiento de la masa muscular y también actúa sobre el bienestar del adulto mayor.

Saber más


Consulta también :
Este documento intitulado « Personas mayores y la actividad física » de Ccm (salud.ccm.net) esta puesto a diposición bajo la licencia Creative Commons. Puede copiar, modificar bajo las condiciones puestas por la licencia, siempre que esta nota sea visible.