El síndrome de boca ardiente (SBA)

Marzo 2017


  • El síndrome de boca ardiente (SBA) es una entidad patológica caracterizada por la presencia de síntomas crónicos de ardor o dolor en la mucosa bucal clínicamente normal.
  • El SBA afecta principalmente a mujeres peri y posmenopáusicas.
  • Su causa es desconocida, pero en su origen pueden intervenir factores biológicos y psicológicos.
  • Aunque se han encontrado tratamientos eficaces en casos particulares, se sigue buscando un tratamiento que resulte eficaz en la mayoría de los casos.

¿En qué consiste este síndrome?

  • Se define como una sensación de ardor o quemazón en la lengua (glosodinia) o en cualquier otra localización de la mucosa de la boca.
  • Al explorar la boca no encontramos lesiones bucales específicas.

¿A quién afecta?

  • Afecta principalmente a mujeres peri y posmenopáusicas.
  • Estas mujeres suelen presentar algún tipo de trastorno psicológico, como ansiedad y/o depresión.
  • La proporción respecto a varones es de 7:1 y la edad media de aparición es de 55-60 años, con rara existencia por debajo de los 30 años.
  • En la mayoría de las pacientes, los síntomas urentes o de ardor en la boca comienzan de modo espontáneo.
  • Puede variar de una molestia ligera a importante.
  • Las molestias suelen ser simétricas y bilaterales.
  • Se localizan en la lengua, los labios, especialmente el inferior, y el paladar.
  • Las encías y la orofaringe son localizaciones menos frecuentes.

Otros síntomas que suelen acompañar al ardor

  • Muchas veces el dolor bucal va asociado a otros síntomas, como xerostomía o falta de saliva, parestesia oral, alteración del gusto, dolor de cabeza, insomnio y dolor en la articulación temporomandibular.
  • El SBA presenta un curso evolutivo crónico, aunque en algunos casos puede haber una remisión espontánea de los síntomas.

3 tipos de SBA

  • El tipo I: los síntomas empeoran a lo largo del día y llegan a un máximo a última hora de la tarde.
  • El tipoII: pacientes con molestias importantes desde la mañana, que suelen mantenerse así a lo largo de la jornada.
  • El tipo III: se alternan días libres de molestias o bien ardor intermitente.

Causas o factores que pueden estar relacionados

  • De acuerdo con las causas asociadas o no, el SBA puede clasificarse en 2 formas clínicas:
    • El SBA primario" , en el que no se pueden identificar causas orgánicas locales o sistémicas y es probable una causa neurológica.
    • El SBA secundario", que resulta de condiciones patológicas locales o sistémicas.

Historia clínica completa

  • Debe incluir una revisión de todas las enfermedades y medicamentos tomados.
  • El interrogatorio sobre las características del dolor debe centrarse en la aparición, duración, localización anatómica, asociación a ciertos alimentos o actividades, y la interferencia con actividades diarias como el trabajo, el sueño y la ingesta del alimentos.
  • También es importante preguntar sobre hábitos como el apretamiento dental y la protracción lingual.
  • Hay que hacer una evaluación completa del estado psicológico: síntomas de ansiedad, depresión o cancerofobia.
  • La exploración clínica debe descartar lesiones en los tejidos blandos, daños en la mucosa o signos de irritación.
  • En algunas pacientes se debe medir el flujo salival y, si es menor de 0,7 ml/ min, prescribir sustitutos salivales.
  • En aquellas que llevan prótesis bucales es importante comprobar su estado.
  • Una vez diagnosticado el SBA, es de vital importancia explicar a la paciente que no tiene cáncer y que su estado es benigno: así conseguiremos reducir el estrés.

Factores que pueden intervenir en su origen

  • Las causas del SBA son desconocidas.
  • Sin embargo, se sugieren múltiples factores de origen local, sistémicos y psicológicos, que intervienen en su patogenia.

Factores locales

  • Candidiasis.
  • Xerostomía o boca seca.
  • Prótesis mal ajustadas, sobretodo las móviles.
  • Bruxismo.

Factores sistémicos

  • Diabetes.
  • Transtornos hormonales (disminución de estrógenos).
  • La toma excesiva de fármacos: los antihipertensivos IECAS y los diuréticos son factores de riesgo para el SBA.
  • Hipotiroidismo.
  • Deficiencia de vitaminas y oligoelementos.

Factores psicológicos

  • Varios estudios han confirmado que factores psicógenos, como la depresión, ansiedad, cancerofobia, hipocondría e inestabilidad emocional, juegan un papel importante en el desarrollo del SBA.
  • El SBA aparece con frecuencia después de un acontecimiento estresante, como la pérdida de una persona querida, un divorcio o la jubilación.
  • Sin embargo, existe una creciente polémica sobre si la depresión y la ansiedad son primarias o secundarias al síndrome, ya que el dolor crónico y el estrés prolongado pueden afectar y alterar el perfil psicológico del paciente.

Tratamiento del SBA

  • Psicoterapia: la terapia cognitiva (sesiones de 1 hora cada semana durante 12-15 semanas) reduce de forma significativa la intensidad del SBA. Esto indica que, en algunos casos, el SBA probablemente tiene un origen psicológico.
  • Además de la psicoterapia los tratamientos del SBA van dirigidos a corregir las causas orgánicas detectadas: cuando no hay una causa identificable se pueden emplear diversos fármacos como antioxidantes, analgésicos, antiinflamatorios, antidepresivos, benzodiacepinas y antiepilépticos, entre otros.
  • La terapia psicológica es fundamental, ya que las pacientes sin trastornos psicológicos responden mejor al tratamiento farmacológico.
  • Los antidepresivos, utilizados para cualquier tipo de dolor crónico, también son útiles en el tratamiento del SBA.
  • Las últimas investigaciones demuestran mejorías importantes con el empleo de clonazepam, ansiolítico benzodiacepínico que actúa de modo análogo al GABA.
  • Sin embargo, el SBA sigue siendo un campo abierto a futuras investigaciones, ya que aun no existe un tratamiento que pueda llamarse curativo.

Saber más

Consulta también

Publicado por DRA. MARNET.
El documento «El síndrome de boca ardiente (SBA)» se encuentra disponible bajo una licencia Creative Commons. Puedes copiarlo o modificarlo libremente. No olvides citar a CCM Salud (salud.ccm.net) como tu fuente de información.