Haz una pregunta »

Parkinson: tratamientos no medicamentosos

Julio 2015




La enfermedad de Parkinson es una patología crónica neurodegenerativa que afecta el sistema nervioso central y evoluciona lentamente. El resultado es una degeneración prematura, progresiva e irreversible de las neuronas de la sustancia negra. Esta enfermedad neurológica provoca trastornos esencialmente motrices.

La lentitud, la rigidez y los temblores son los síntomas que permiten evocar el diagnóstico de la enfermedad de Parkinson.

Los tratamientos medicamentosos ayudan a los pacientes pero también existen otros numerosos tipos de tratamientos indispensables para vivir mejor con la enfermedad de Parkinson.

La kinesiterapia


La kinesiterapia forma parte integrante del tratamiento de la enfermedad de Parkinson.

La kinesiterapia permite luchar contra las deformaciones provocadas por la rigidez y la acinesia. La kinesiterapia consiste en una reeducación del caminar, del equilibrio postural y de la movilización de todos los músculos.

Ejercicios de gimnasia también son recomendados. La kinesiterapia permite adoptar nuevos mecanismos de movimiento, descomponer los movimientos y tomar conciencia de los movimientos indispensables para la vida cotidiana.

Reeducación ortofónica


Los trastornos de la palabra afectan a todos los que sufren de la enfermedad de Parkinson. Estas manifestaciones son más o menos severas pero pueden participar en el aislamiento de los enfermos.

La reeducación ortofónica permite encargarse de la disartria, el trastorno de expresión del lenguaje presente en las personas afectadas por la enfermedad de Parkinson. El enfermo aprende nuevamente a hablar, a expresarse con más facilidad, a pronunciar correctamente y a escribir.

La reeducación ortofónica también facilita la comunicación. Diferentes ejercicios, vocales y articulatorios, requieren una participación activa y son propuestos a los enfermos para que puedan seguir su reeducación en sus casas.

La reeducación ortofónica también permite tener un mejor control de su respiración así como una mejor entonación en la voz.

La ergoterapia: indispensable para mejorar la vida cotidiana


Una evaluación ergoterapéutica permite contemplar adaptaciones indispensables en el domicilio del enfermo para evitar caídas. Esto permite luchar contra la pérdida de autonomía que afecta a los enfermos de Parkinson.

El ergoterapeuta va a ayudar a acondicionar el hogar para evitar los objetos y los elementos que podrían producir una caída, como por ejemplo retirando las alfombras, permitiendo alumbrar bastante las habitaciones, instalar barandas en el baño, instalar una ducha en lugar de una bañera, instalar rampas en las escaleras, verificar el buen funcionamiento electrodoméstico de los aparatos, escoger cubiertos adaptados, etc.

La ergoterapia permite un mejoramiento claro de la calidad de la vida cotidiana conservando al máximo la autonomía posible del paciente para que éste pueda realizar mejor sus actividades diarias.

Curas termales


Las sesiones de curas termales permiten ayudar a combatir mejor la rigidez muscular. También ayudan al enfermo a salir de su aislamiento en el cual a veces es sumergido y de estar en un entorno en el cual se siente tranquilo.

Saber más

Consulta este artículo sin tener que estar conectado, descárgalo gratis aquí en formato PDF:
Parkinson-tratamientos-no-medicamentosos.pdf

Consulta también

En la misma categoría

Parkinson - Nouveaux traitements
Por p.horde el 14 de mayo de 2012
El artículo original fue escrito por p.horde. Traducido por Carlos-vialfa.
Este documento intitulado « Parkinson: tratamientos no medicamentosos » de Ccm (salud.ccm.net) esta puesto a diposición bajo la licencia Creative Commons. Puede copiar, modificar bajo las condiciones puestas por la licencia, siempre que esta nota sea visible.