Esclerosis múltiple: los tratamientos de fondo

Julio 2017


La Esclerosis múltiple o esclerosis en placas es la enfermedad neurológica no traumática más frecuente del sistema nervioso central en el adulto joven. La esclerosis múltiple es la primera causa de discapacidad no traumática en los adultos jóvenes.

Los síntomas de una esclerosis múltiple aparecen en forma de ataques y pueden durar desde 24 horas hasta algunos días, luego disminuyen de intensidad y hasta pueden desaparecer. Los síntomas varían según los lugares donde el sistema nervioso central es afectado.

Los principales síntomas de la enfermedad son hormigueos, parálisis pasajera de un miembro, visión borrosa o disminución de la agudeza visual de un ojo, pérdida de equilibrio, incontinencia, trastornos de la memoria, problemas de atención y cansancio.

Además de los corticoides prescritos durante los ataques, mucho tiempo utilizados como el único tratamiento de la esclerosis múltiple, nuevos medicamentos son prescritos en lo sucesivo como tratamiento de fondo para mejorar la vida cotidiana de las personas afectadas por la esclerosis múltiple. En efecto, los corticoides son prescritos en el tratamiento de los ataques de la esclerosis múltiple y permiten disminuir la intensidad de las manifestaciones neurológicas y reducir la duración del ataque inflamatorio.

Los inmunomoduladores


Los inmunomoduladores, por ejemplo como el interferon beta Betaferon®, actúan sobre la fase inflamatoria de la enfermedad y son eficaces sobre las formas remitentes que afectan cerca de 2/3 de los pacientes al principio de su enfermedad.

Permiten disminuir aproximadamente un 30 % la frecuencia de los ataques y en ciertos casos una disminución de la discapacidad.

Los interferones beta y el acetato de glatiramer


Los interferones beta y el acetato de glatiramer son prescritos a los pacientes cuya enfermedad evoluciona por ataques y a los que han tenido una primera afección inflamatoria del sistema nervioso central en favor de un riesgo elevado de desarrollar una esclerosis múltiple. Prescritos desde 1993, modulan el sistema inmunitario y permiten una disminución de un tercio de los ataques y de las secuelas.

El acetato de glatiramer (Copaxone®)


El acetato de glatiramer (Copaxone®) es una combinación de aminoácidos que engaña al sistema inmunitario y desvía el ataque de la mielina del sistema nervioso central. El mejoramiento de la frecuencia de los ataques con este tratamiento es comparable al obtenido con los interferones beta.

Los inmunosupresores


Los inmunosupresores son prescritos para combatir las formas muy activas de la enfermedad o en caso de fracaso de un tratamiento por inmunomodulador. Actúan directamente sobre las células inmunitarias.

La prescripción de estos medicamentos es el resultado de una concertación entre varios profesionales. El tratamiento de un enfermo afectado por esclerosis múltiple es efectuado por un equipo pluridisciplinario.

Una vigilancia estrecha es efectuada debido al riesgo de la aparición de efectos secundarios

Los anticuerpos monoclonales


Los anticuerpos monoclonales, como el Natalizumab (Tysabri®), son prescritos para combatir las formas más severas de la esclerosis múltiple y únicamente en un centro hospitalario.

Este tipo de tratamiento podría reducir un 68 % de la frecuencia de los ataques y retrasar la aparición de una invalidez causada por la esclerosis múltiple.

Son indicados para los pacientes que presentan una forma muy activa a pesar de un tratamiento por interferon beta y los que presentan una esclerosis múltiple remitente-recurrente severa de evolución rápida.

Saber más

Consulta también

Publicado por Carlos-vialfa. Última actualización: 5 de octubre de 2012 a las 17:58 por Carlos-vialfa.
El documento «Esclerosis múltiple: los tratamientos de fondo» se encuentra disponible bajo una licencia Creative Commons. Puedes copiarlo o modificarlo libremente. No olvides citar a CCM Salud (salud.ccm.net) como tu fuente de información.