Evolución de la esclerosis múltiple: ataques y remisiones

Agosto 2017


La Esclerosis múltiple o esclerosis en placas es la enfermedad neurológica no traumática más frecuente del sistema nervioso central en el adulto joven. La esclerosis múltiple es la primera causa de discapacidad no traumática en los adultos jóvenes.

Los síntomas de una esclerosis múltiple aparecen en forma de ataques y pueden durar 24 horas o hasta algunos días, luego disminuyen de intensidad y hasta pueden desaparecer. Los síntomas varían según los lugares donde el sistema nervioso central es afectado.

Los principales síntomas de la enfermedad son hormigueos, parálisis pasajera de un miembro, visión borrosa o disminución de la agudeza visual de un ojo, pérdida de equilibrio, incontinencia, trastornos de la memoria, problemas de atención y cansancio.

Definición de un ataque y de una remisión


Un ataque corresponde a uno o varios trastornos neurológicos, aislados o asociados, que duran algunas horas y se pueden prolongar 24 horas, varios días o varias semanas, luego desaparecen completamente o parcialmente.

Durante un ataque, pueden aparecer nuevos síntomas, pero también reaparecer antiguos síntomas. Los síntomas presentes también pueden agravarse.

Una remisión corresponde al período de mejoría que aparece entre los ataques. Esta fase es mucho más tranquila con la desaparición total de los síntomas.

Evolución lenta


En más mayoría de los casos, la esclerosis múltiple es una enfermedad de evolución muy lenta que se caracteriza por ataques de algunas semanas durante las cuales los síntomas se manifestaran. Los ataques alternan con períodos de remisión durante los cuales los síntomas desaparecen o se atenúan.

Al inicio de la enfermedad, los síntomas desaparecen a menudo totalmente entre los ataques. Las fases de mejoría pueden durar algunos meses o varios años. El enfermo se recupera relativamente bien en el transcurso de este período, pero luego las secuelas aparecen a medida que aparecen nuevamente los ataques.

Luego poco a poco, los síntomas reaparecen y desaparecen menos tiempo entre cada ataque.

Una discapacidad aparece aproximadamente veinte años después


La evolución de la esclerosis múltiple es a menudo muy lenta. La vida cotidiana se vuelve, por lo general, muy frustrante debido a la incapacidad 15 a 20 años después del inicio de los síntomas.

Regresión de los ataques al inicio de la enfermedad


En el 85 % de las situaciones, los ataques hacen una regresión pero nuevos síntomas aparecen. Aparecen trastornos motrices o sensitivos, una pérdida de agudeza visual, problemas de coordinación, etc. Los ataques pueden aparecer algunas semanas y desaparecer espontáneamente.

La aparición de nuevos ataques cada vez más largos con períodos de remisión cada vez más cortos agota a los pacientes y agrava poco a poco la incapacidad.

La incapacidad se vuelve progresiva, luego se agrava poco a poco.

Una evolución imprevisible


La evolución de la esclerosis múltiple es imprevisible. Su gravedad y sus fases de agravación varían de un enfermo a otro.

Diferencias según cada paciente


La frecuencia y la intensidad de los ataques, así como las posibilidades de recuperaciones varían en cada paciente.

Problemas al caminar


En más del 50 % de enfermos, los problemas al caminar se vuelven permanentes 15 a 20 años después del inicio de los primeros síntomas de la enfermedad.

Saber más

Consulta también

Publicado por Carlos-vialfa. Última actualización: 11 de octubre de 2012 a las 18:11 por Carlos-vialfa.
El documento «Evolución de la esclerosis múltiple: ataques y remisiones» se encuentra disponible bajo una licencia Creative Commons. Puedes copiarlo o modificarlo libremente. No olvides citar a CCM Salud (salud.ccm.net) como tu fuente de información.