Tratamiento de la hernia inguinal

Agosto 2017



Una hernia es provocada por el paso de un órgano a través de un orificio natural. La hernia inguinal provoca una tumefacción de la ingle provocada por la irrupción la mayoría de las veces de una parte del intestino delgado a través del canal inguinal o a través de los músculos abdominales.

Una simple tensión de la hernia puede ser necesaria. A veces, hay que contemplar un acto quirúrgico cuando la hernia se vuelve demasiado molesta, voluminosa o cuando el riesgo de estrangulación se vuelve mayor.

El objetivo de la intervención es volver a colocar el contenido de la hernia en la cavidad peritoneal, reforzar la pared, respetando los vasos del testículo. La intervención, de una duración máxima de 30 minutos, se efectúa, por lo general, bajo anestesia general.

La duración es de 15 a 30 minutos para una hernia inguinal y puede ser más larga para algunas eventraciones voluminosas.

La laparoscopia


La laparoscopia permite explorar el abdomen limitando la apertura de la pared abdominal con el fin de disminuir el tamaño de las cicatrices y los efectos secundarios que podrían ser provocados por una intervención quirúrgica.

Después de la inyección de aire en el abdomen, el cirujano introduce un tubo de fibra óptica y sus instrumentos a través de 2 o 3 orificios.

El desarrollo


La intervención se efectúa la mayoría de las veces durante una laparoscopia practicando una pequeña incisión que permite limitar los riesgos de la intervención quirúrgica. La laparoscopia permite retomar una vida normal muy rápidamente y evitar las cicatrices demasiado gruesas que son fuentes de complicaciones.

Esta intervención se efectúa la mayoría de las veces de manera ambulatoria.

Las complicaciones


Las complicaciones son muy raras, pero pueden producirse:
  • Las complicaciones más frecuentes son los hematomas más o menos extendidos que aparecen algunos días después de la intervención en la zona de la operación, mayormente en la ingle y desaparecen espontáneamente a los pocos días.
  • Una herida excepcional de la vena iliaca puede aparecer durante la laparoscopia; esto necesita la interrupción del acto quirúrgico y una reparación del accidente.
  • La aparición de un orificio en la vejiga también puede producirse debido a su proximidad con la hernia. Este incidente puede resolverse efectuando uno o varios puntos de sutura durante una laparoscopia.

La intervención quirúrgica

Desarrollo


Cuando la hernia es demasiado voluminosa o cuando la estrangulación es severa, la intervención quirúrgica es contemplada. La intervención consiste en reducir y reintegrar la hernia o la eventración, luego obstruir el orificio de la hernia o de la eventración con una prótesis. La prótesis, bien tolerada la mayoría de las veces, permite reforzar la pared inguinal. Esta intervención se efectúa la mayoría de las veces de manera ambulatoria en un día.

Complicaciones


El acto quirúrgico puede provocar la aparición de dolores crónicos permanentes más o menos severos así como sensaciones de rigideces y de molestia.

Consejos después de la intervención


Evitar toda actividad deportiva y física durante 1 mes y no hacer demasiado esfuerzo como levantar pesos demasiado pesados por ejemplo.

Una baja tasa de recidiva


La tasa de recidiva post operatorio de una hernia inguinal es mínima.

Saber más

Consulta también

Publicado por Carlos-vialfa. Última actualización: 24 de enero de 2013 a las 18:26 por Carlos-vialfa.
El documento «Tratamiento de la hernia inguinal» se encuentra disponible bajo una licencia Creative Commons. Puedes copiarlo o modificarlo libremente. No olvides citar a CCM Salud (salud.ccm.net) como tu fuente de información.