Qué hacer ante un niño que pierde el llanto

Julio 2017


Perder el lloro : qué actitud tomar




Que son los espasmos del llanto


Los espasmos del llanto se caracterizan por el cese momentáneo de la respiración cuando el bebé está llorando. A menudo es una situación que alarma mucho a los padres pero nada preocupante porque no es ningún síntoma de enfermedad ni supone daño alguno para el pequeño.

Es muy importante que los padres mantengan la calma para poder actuar de una forma tranquila y sosegada


Es un problema frecuente

  • Aparece aproximadamente en un 4 ó 5% de los niños menores de dos años.
  • La edad de inicio suele situarse entre los 6 y los 18 meses de vida pero, en ocasiones, empieza desde los primeros días de vida.
  • Suele desaparecer por sí solo en la edad escolar.

Cómo se manifiesta

  • Cuando el niño está llorando por alguna rabieta, enfado o frustración detiene la respiración ( hace una apnea).
  • Es una alteración cardiorrespiratoria momentánea que es benigna y que se resuelve en pocos segundo, menos de un minuto.
  • Aparecen cambios de la coloración de la piel (pálida o azulada).
  • También pueden aparecer rigidez, pérdida de la conciencia e incluso movimientos convulsivos con sacudidas de brazos y piernas.

Causas

  • Se desconocen las causas que desencadenan estos espasmos del llanto del bebé.
  • La pérdida del lloro no está provocada por ninguna enfermedad física ni psíquica sino que suele darse en niños sanos.
  • A pesar de ser un cuadro muy llamativo que angustia mucho a los padres hay que saber que no es grave: el niño se recompone rápidamente, reanuda la respiración espontáneamente y todo se queda en un susto.
  • No está relacionada con la epilepsia a pesar de que puedan aparecer movimientos convulsivos durante una crisis de espasmo del llanto.
  • Suele existir una predisposición familiar a padecer este problema : suele aparecer en varios miembros de una misma familia.
  • En los espasmos de llanto que cursan con coloración cianótica de la piel hay que descartar que no exista un déficit de hierro.
  • Poe el contrario, cuando el niño se pone pálido hay que pensar en un posible origen cardiaco si son prolongados, frecuentes, precipitados por sobresaltos u otros estímulos no traumáticos o si hay historia familiar de arritmias cardiacas o muerte súbita.

Como evoluciona

  • No suele ser un episodio aislado, sino que suele volver a aparecer con el tiempo.
  • La frecuencia es muy variable dependiendo del niño: hay niños que tienen espasmos del llanto varias veces al día y otros en los que se presentan de manera ocasional.

Cuando se repite con cierta frecuencia es mejor consultar con el pediatra

  • En estos casos el especialista debe descartar cualquier otra alteración o problema.

Cómo hay que actuar

  • Este cuadro no tiene un tratamiento específico.
  • Colocar al niño en una posición de seguridad, es decir, tumbado de lado hasta que se produzca una recuperación completa del episodio.
  • Si se acompaña de pérdida de conciencia es importante mantener la calma y colocar al niño en la posición de seguridad descrita hasta que recupere la conciencia.
  • No es aconsejable soplarle en la cara, salpicarle agua o sacudirlo.

Cuando hay que consultar con el pediatra

  • Cuando los episodios cursen con alteración de conciencia.
  • El pediatra realizará una evaluación a través de la historia clínica y la exploración física.
  • Generalmente no suelen realizarse pruebas complementarias si no existen signos de alarma.

Consulta también

Publicado por DRA. MARNET. Última actualización: 15 de marzo de 2010 a las 10:50 por DRA. MARNET.
El documento «Qué hacer ante un niño que pierde el llanto» se encuentra disponible bajo una licencia Creative Commons. Puedes copiarlo o modificarlo libremente. No olvides citar a CCM Salud (salud.ccm.net) como tu fuente de información.