Cáncer de los músculos - Síntomas

Julio 2017


Definición


Los tumores de los músculos toman diferentes denominaciones según si son benignos o malignos. Pueden afectar a cualquier músculo del cuerpo humano. El nombre de "mioma" se utiliza para los tumores benignos y el de "sarcoma" para los tumores malignos o cánceres. Los miosarcomas adoptarán dos denominaciones distintas dependiendo del tipo de músculos que afecten: los músculos lisos de accionamiento involuntario (como los de los órganos digestivos) o los músculos estriados (también llamados músculos esqueléticos) que se mueven bajo el control de la voluntad. Se llaman respectivamente leiomiosarcomas y rabdomiosarcomas. En caso de un tumor benigno, hablaremos de leiomioma y rabdomioma. Los cánceres musculares son raros, y el rabdomiosarcoma en la inmensa mayoría de los casos afecta a los niños, mientras que el leiomiosarcoma conciernen más frecuentemente al adulto. Los leiomiosarcoma se localizan mayoritariamente a nivel de los órganos digestivos o a menudo a nivel del útero en el caso de la mujer.

Síntomas


La traducción clínica de los miosarcomas dependerá de su ubicación y del músculo afectado, de modo que los síntomas son muy variados. Por lo general pasan desapercibidos inicialmente ya que causan pocos síntomas al principio. En general, el rabdomiosarcoma suele manifestarse por una gordura a nivel de un músculo, que a veces es dolorosa. En cuanto a los leiomiosarcomas su desarrollo es "más profundo" ya que afecta a los músculos viscerales (en la cavidad abdominal, por ejemplo) y se pueden poner de manifiesto por los síntomas crónicos en relación con el órgano en el que crecen.

Diagnóstico


El cáncer puede ser descubierto de forma casual, es decir, antes de la aparición de los síntomas en el momento de practicar un exámen de imágenes por otra razón. Una vez identificada la lesión por un escaner o más a menudo una RMN, se puede realizar una biopsia del tumor para permitir un análisis de este tejido que ha proliferado y las células que lo constituyen. Si esta técnica es ideal en caso de cáncer de los músculos superficiales (los músculos esqueléticos) puede ser más complicada en el caso de un músculo profundo, sobre todo los músculos lisos, y pueden necesitar una anestesia general. En caso de confirmar la naturaleza maligna del tumor es necesario un estudio de extensión, es decir, la búsqueda por diferentes exámenes de otras localizaciones de células cancerosas.

Tratamiento


El tratamiento del cáncer de músculo es quirúrgico. Muy a menudo se practica antes una quimioterapia en el rabdomiosarcoma para intentar reducir el tamaño del tumor. La radiación también puede ser externa. La decisión o métodos de tratamiento dependen del estadío del cáncer y de los resultados del estudio de extensión.

Consulta también

Artículo original escrito por . Traducido por DRA. MARNET. Última actualización: 10 de junio de 2013 a las 13:13 por Jeff.
El documento «Cáncer de los músculos - Síntomas» se encuentra disponible bajo una licencia Creative Commons. Puedes copiarlo o modificarlo libremente. No olvides citar a CCM Salud (salud.ccm.net) como tu fuente de información.