La creación de una rodilla en el laboratorio

DRA. MARNET - 18 de agosto de 2014 - 10:34

La creación de una rodilla en el laboratorio

Lunes 18 agosto 2014.- Una mujer en Inglaterra se convirtió en una de las primeras pacientes -en el Reino Unido y en el mundo- a quien le implantan un tejido regenerado artificialmente en un laboratorio.
Liz Coveney, de 50 años, tenía perforaciones en el cartílago de su rodilla derecha.
La paciente fue sometida a dos operaciones. Primero, se le extrajo de la rodilla una pieza minúscula de cartílago que contenía 200.000 células.
Posteriormente esas células fueron enviadas a un laboratorio en Bélgica en donde fueron cultivadas para generar cuatro millones de células.
Esas nuevas células fueron después colocadas nuevamente en la rodilla de la mujer en la segunda operación en el Hospital Spire en Southampton, Inglaterra.
Las perforaciones de casi 3 centímetros que tenía la mujer en el cartílago de la rodilla le provocaban constante dolor y le era casi imposible caminar.
"Era extremadamente incómodo. Subir unas escaleras realmente era para mí una pesadilla", dice Liz Coveney.
"Notas el problema cuando te paras, te sientas, o intentas salir de un auto. Y estaba haciéndose cada vez peor".
La señora Coveney, que actualmente está en el tercer mes de un proceso de recuperación de 12 meses, ya es capaz de hacer ejercicio y conducir con más facilidad.
"Ya no tengo los crujidos y chirridos que antes hacía mi rodilla. En el coche puedo mover el pie desde el pedal del acelerador al del freno sin sentir ningún dolor", dice.
Se espera que las células implantadas en la rodilla de la señora Coveney continúen creciendo y eventualmente será sometida al mismo procedimiento en su rodilla izquierda, que también está afectada por el trastorno.

Avance "estimulante"

Los daños en los cartílagos, los tejidos encargados de recubrir la superficie de las articulaciones para prevenir la fricción entre los huesos, son muy comunes, principalmente en las articulaciones de la rodilla.
Estos daños pueden ser causados por un accidente o lesión, pero a menudo son resultado del uso de largo plazo y del envejecimiento. Esta enfermedad se conoce como osteoartritis y provoca dolor, inflamación y pérdida de movilidad en el paciente.
Sin la regeneración de las células en el laboratorio es imposible que éstas vuelvan a crecer por sí solas para reparar el daño que sufren pacientes como la señora Coveney.
Éste es un nuevo campo de la medicina, llamada medicina regenerativa, que comenzó a desarrollarse a mediados de los 1990.
Es la primera vez que el procedimiento se lleva a cabo en el Reino Unido fuera de un ensayo clínico.
La compañía biomédica basada en Bélgica que lo realiza, TiGenix, acaba de recibir autorización para desarrollarlo como un producto médico en ese país.
Pero no es barato. Su costo actual es de unos US$28.000 y todavía no está ampliamente disponible.
Tal como señala el profesor Philip Chapman-Sheath, cirujano ortopédico que llevó a cabo las operaciones, "creo que es un momento muy emocionante".
"Actualmente sólo estamos trabajando en la rodilla, pero este tipo de tecnología que utiliza productos terapéuticos basados en células del paciente, que ya recibieron licencia en la Unión Europea, podrían expandirse a otras articulaciones en el codo, hombro, pie, tobillo e incluso, posiblemente, la cadera", apunta el científico.
"Si logramos prevenir que algunos de estos cartílagos lesionados se conviertan en artritis quizás habremos dado el primer paso para reducir el desarrollo y propagación de esa dolencia en una articulación", señala el profesor Champan-Shealth.
Fuente: www.DiarioSalud.net