Germen estomacal eleva el riesgo de reflujo ácido a futuro

DRA. MARNET - 29 de septiembre de 2014 - 09:36

Germen estomacal eleva el riesgo de reflujo ácido a futuro

Lunes 29 septiembre 2014.- Un brote severo causado por un virus en el estómago podría ser la causa del ardor estomacal en el futuro, según un nuevo estudio.
Una infección bacteriana o viral grave en el sistema digestivo, llamada gastroenteritis infecciosa, podría provocar el síndrome de colon irritable, quizás al generar una inflamación intestinal de bajo grado, según el equipo del doctor Alex Ford, del Centro Médico de la McMaster University, en Hamilton, Ontario.
Estudios previos habían sugerido que esas infecciones podrían estar asociadas también con la dispepsia funcional, que incluye síntomas de reflujo ácido, saciedad e indigestión sin causa conocida, aunque sin evidencias sólidas.
El equipo estudió a un grupo de habitantes de la pequeña localidad rural de Walkerton, en Ontario, durante un brote de gastroenteritis bacteriana ocurrido en el 2000 por la contaminación del suministro municipal de agua con heces del ganado.
En aquella oportunidad se enfermaron por lo menos 2.300 personas y siete murieron.
A los dos años de la epidemia, el equipo reunió una muestra representativa de la población de esa localidad. En el 2008, el equipo realizó un control de seguimiento entre 1.088 participantes, dos tercios de los cuales se habían enfermado en el brote.
El 40 por ciento del grupo tenía síntomas de dispepsia, como reflujo ácido y sensaciones molestas de saciedad después de comer, señaló el equipo.
La mitad de los que se habían enfermado durante el brote de gastroenteritis tenía dispepsia, a diferencia del 30 por ciento de los que no se habían enfermado. El riesgo fue dos veces más alto para las víctimas de la epidemia y eso se mantuvo tras restringir aún más la definición de la indigestión.
Para el equipo, los resultados sugieren que las infecciones intestinales "pueden desatar síntomas en el tracto gastrointestinal superior e inferior con consecuencias a largo plazo".
Fuente: www.DiarioSalud.net