Terapia contra el cáncer a partir de nanopartículas que se insertan en los tumores

DRA. MARNET - 20 de noviembre de 2014 - 08:51

Terapia contra el cáncer a partir de nanopartículas que se insertan en los tumores

Jueves 20 noviembre 2014.- Un tratamiento que aporta una nueva forma de luchar contra el cáncer está siendo desarrollado por equipos de investigadores. Se trata de Bakht Mohamadreza y Mahdi Sadeghi de la Universidad islámica Azad de Irán. En este estudio también participan los académicos de la Facultad de Ingeniería de la Universidad de Talca (Chile), Claudio Tenreiro y Mauricio Arenas.

El trabajo científico consiste en la producción de nanopartículas emisoras de partículas beta (electrones), las cuales logran eliminar un tumor desde su centro.
El profesor Claudio Tenreiro, decano de la Facultad de Ingeniería, explicó que la técnica consiste específicamente en detectar y generar las nanopartículas para utilizarlas en el tratamiento de esa enfermedad. Se utiliza oro y un elemento químico llamado praseodimio, entre otros, los cuales pueden ser transformados en lo que se denomina emisores beta puros.
Este elemento es posible activarlo, para generar el emisor beta, y se inserta en el tumor, neutralizando las células nocivas desde adentro, logrando que el daño de los tejidos sea mucho más localizado, dado lo limitado del rango del movimiento del electrón en un medio.
"Los tratamientos convencionales utilizan técnicas que producen daño colateral, ya que concentran la radiación en el tumor, pero para ello se deben atravesar zonas de tejido sano. Pero la idea de las nanopartículas es que uno las coloca en el tumor propiamente tal y ésta interactúa solo con la zona vecina donde es emitida, matando solamente el tejido que la rodea", explicó Tenreiro.
Agregó que inicialmente se creyó que la terapia podía ayudar especialmente en aquellos casos donde no se pudiera operar, como cánceres en ciertas zonas del cerebro, ya que se usa un sistema denominado "nanobraquiterapia", que inserta pequeñas "agujas" para el tratamiento, por ejemplo, de Iridio.
El trabajo de investigación de los profesores Tenreiro y Arenas, está en la primera fase de la terapia, que es la creación de estas nanopartículas y su activación, para que posteriormente un equipo de especialistas médicos las inserten en el tumor de un paciente.
"Llevamos un tiempo produciendo las nanopartículas. Lo primero es la técnica para generar aquellos materiales que puedan ser transformados en emisores beta puro (electrones). Las técnicas tradicionales utilizan rayos gamma que atraviesan muchos tejidos, depositando energía en la medida que los traspasan, similar a lo que ocurre con un rayo X, o con partículas de alta energía. Mientras que en los emisores beta, el daño es mucho menor y el proceso ocurre en un tiempo determinado, matando a las células cancerígenas. Luego de la emisión del beta, el elemento queda estable y es desechado a través del metabolismo normal", sostuvo el profesor Tenreiro.
El profesor Mauricio Arenas de la carrera de Ingeniería en Bioinformática está trabajando en la evaluación de la forma de las nanopartículas, a través de microscopía electrónica. "De esta manera se puede estandarizar el protocolo de producción de éstas", explicó Arenas.
Además, actualmente están desarrollando técnicas para la sintetización de estas unidades de manera biológica a través de microorganismos.
Uno de los aspectos importantes es que la vida media del elemento que se utiliza en la zona con cáncer debe ser corta, para que la radioactividad no quede circundando en la persona por mucho tiempo, y que solo tenga el efecto requerido y luego se transforme en un isotopo estable.
Entre los compuestos que se están estudiando está el praseodimio, el que de acuerdo al académico "tiene bastante futuro en el tratamiento de cáncer ya que hay un conjunto de tipos de cáncer en los que éstos tienen un efecto importante", contó.
En este caso, el isotopo radiactivo tiene una vida útil de 19 horas, lo que permite que actúe sobre el tumor y luego se acabe el efecto en pocas horas, dependiendo del momento de aplicación, saliendo desde el tumor como una partícula estable que no daña al resto de los tejidos.
Otro de los materiales con los que se ha trabajado es el oro, ya que de acuerdo a los estudios, se pueden controlar adecuadamente los tamaños de las nanopartículas y eso es relevante si se requiere, por ejemplo, la retención de éstas en la pared celular del tumor.
Además, con este compuesto se pueden utilizar dos técnicas de manera simultánea, que el equipo de científicos está estudiando: la definida anteriormente y la termoterapia que consiste en insertar la nanopartícula, y luego con radiofrecuencia calentarla para lograr que a una temperatura superior a los 42 grados muera la célula dañina donde se insertó el oro.
"La idea es que si el tumor se detecta de manera temprana, se elimine con estas terapias y se saca, manteniendo un control de éste, impidiendo el crecimiento y la diseminación de las células cancerígenas", precisó Tenreiro.
Fuente:www.DiarioSalud.net