Un anticonceptivo hormonal peligroso

DRA. MARNET - 12 de enero de 2015 - 08:59

Un anticonceptivo hormonal peligroso

Lunes 12 enero 2015.- La Revista The Lancet Infectious Diseases confirma que, después de haberse realizado un estudio, el uso de un anticonceptivo hormonal inyectable que es muy utilizado en el África Subsahariana incrementa de manera "moderada" el riesgo de contraer la infección por VIH. Este anticonceptivo se llama acetato de medroxiprogesterona (más conocida como DMPA) y lo utilizan aproximadamente 41 millones de mujeres en todo el mundo, la mayoría en países africanos.

Para llegar a esta conclusión, los autores del estudio se basaron en 12 estudios observacionales previamente publicados en un metaánalisis, en el que participaron un total de 39.560 mujeres. Los resultados concluyeron que el riesgo para las mujeres de infectarse con VIH en comparación con aquellas que utilizaban otros métodos para prevenir el embarazo (incluida la píldora anticonceptiva) estaba en un 40%. El virus tiene mayores posibilidades de aparecer en trabajadoras sexuales.
A pesar de ello los autores del estudio no pueden pedir una retirada del producto ya que confirman que falta estudiar a fondo esta población de mayor riesgo. Lauren Ralph, el director de los estudios, afirma que "El aumento moderado de riesgo observado en nuestro trabajo no es suficiente para justificar una retirada completa del DMPA en mujeres en general", además prohibir este método "dejaría a muchas mujeres sin acceso inmediato a otras alternativas eficaces de contracepción, lo que llevaría a más embarazos no deseados". En una segunda instancia también aumentarían las tasas de mortalidad femenina ya que las condiciones para el parto no son las más adecuadas y es una de las principales causas de mortalidad femenina en África.
En un editorial que acompaña a esta publicación los investigadores de la Cape Town University (Sudáfrica) y la Brown University (EEUU), Christopher J Colvin y Abigail Harrison, afirman que ya en 1991 se observó la primera evidencia científica de este hecho. Estos dos autores confirman: "Como muchas controversias científicas, se ha sugerido que los puntos de vista sobre este asunto se han visto influidos por influencia de agendas políticas, personales o financieras e incluso ha habido polémica en forma de filtraciones de estudios que estaban siendo sometidos a revisión por pares". Además afirman que este estudio puede aportar nuevas ideas para futuros ensayos clínicos que terminen de dar importancia a este hecho. También apuntan que no será fácil superar el problema de los factores de contexto y las decisiones políticas que tanto complican el camino de poder demostrar la supuesta evidencia.
Un gran avance que ha conseguido este estudio es que una de las organizaciones más potentes en la lucha contra, Avac, pidió que se financiara un amplio ensayo clínico para averiguar definitivamente si el uso de DMPA aumenta realmente el riesgo de infección por VIH o no.
Fuente: www.DiarioSalud.net