Los jóvenes consultan por depresión más que antes

DRA. MARNET - 6 de marzo de 2015 - 08:49

Los jóvenes consultan por depresión más que antes

Viernes 6 marzo 2015.- Los jóvenes uruguayos enfrentan con menos preconcepto y con más información que sus mayores la depresión. Esa es la conclusión de un estudio que realizó la Fundación Cazabajones en base a las consultas que recibió en un año y medio.

La institución realizó un censo de salud mental, donde investigó a 2.108 hombres y mujeres que consultaron por primera vez en su policlínica entre el 1° de enero de 2006 y el 31 de agosto de este año.
Quienes consultaban venían mayoritariamente de Montevideo (76,5%). Entre los pacientes del interior la mayor proporción eran de Canelones (14,5%), seguidos por lo de San José (2,5%).
Además, 34,9% de quienes fueron a la policlínica estaban casados o en concubinato al momento de consultar, 21,5% eran solteros sin pareja, 19,6% separados o divorciados, 15,2% solteros pero con pareja y 7,5% viudos.
Para los investigadores una cuestión esencial es la edad de quienes consultan. La amplia mayoría son menores de 60 años. El 7,93 tienen entre 0 y 20 años, 35,4% entre 21 y 40 años y 36,5% entre 41 y 60 años. En tanto, el 18,9% tiene entre 61 y 80 años y 1,1% más de 81, de acuerdo a los resultados del estudio.
Todos los usuarios completaron un cuestionario de la Organización Mundial de la Salud, que con 86% de acierto detecta la depresión. El instrumento consta de 20 preguntas. Si siete son positivas, la persona puede tener depresión.
De las 2.018 personas estudiadas, 1.693 (83,9%) presentaban depresión. Entre los hombres la prevalencia fue del 77% y entre las mujeres el 87%, según el estudio.
"La Fundación tiene 10 años. Cuando yo empecé a hablar públicamente de los suicidios, no se hablaba de ellos ni de la depresión. Cuando hay una pandemia global de depresión, no hay más remedio que hablar", dijo a El País el presidente de la institución, Pedro Bustelo.
"El tema de que se hable hace que los jóvenes tengan menos temor. Cuando yo era niño, tenía depresión, pero mi madre me llevaba al médico y le decían que no tenía nada", contó el especialista.
Bustelo dijo además que un elemento importante es detectar si la persona tuvo un episodio depresivo antes de los 30 años, ya que en esos casos hay que descartar que el paciente sufra de un trastorno bipolar, que se trata con "estabilizadores del humor".
Según la Organización Mundial de la Salud, más de 410 millones de personas en todo el mundo sufren depresión. A su vez, se estima que en un 25% está sobrediagnosticada. Bustelo indicó que en Uruguay hay unas 700.000 personas que tienen depresión, de las cuales el 80% desconoce que está padeciendo una enfermedad.
Entre los pacientes que presentaron depresión, poco más de la mitad tenían pareja (50.9%) y el resto estaban solteros o eran separados. La investigación también indagó cuántas de las personas que consultaron llegaron con ideas de suicidarse y constató que el 37,6% había tenido intenciones de autoeliminación.
Entre las mujeres, la situación se dio más que entre los hombres: manifestaron haberlo pensado 38% de ellas. De los hombres lo hicieron el 33%.
Uruguay se encuentra entre los seis países con mayor número de suicidios, producto de la depresión, según la OMS.
Las estadísticas del Ministerio del Interior difundidas en julio indican que los suicidios tuvieron una leve baja del 1,7% y las tentativas crecieron 17%. El 60% de los casos son hombres y el otro 40% mujeres.
Las edades más comunes están entre los 35 a los 60 años pero las autoridades ven con preocupación que están creciendo los casos en los extremos de las franjas etáreas de 18 y 60 años.

Síntomas a los que atender

Los síntomas más frecuentes que pueden indicar la presencia de una depresión son la tristeza persistente (de más de 15 días), la falta de energía, la pérdida de capacidad de sentir los placeres, el insomnio y la anorexia, señaló Pedro Bustelo, de la Fundación Cazabajones.
Esa institución realiza unas 8.000 consultas por año y de ellas regala unas 1.200. Las restantes las cobra $ 150. Después que los pacientes reciben tratamiento médico son derivados a psicoterapia.
En Cazabajones también funcionan grupos gratuitos, con una mecánica similar a la de Al- cohólicos Anónimos.
Fuente: www.DiarioSalud.net