Las quemaduras solares podrían tener que ver con la rosácea

DRA. MARNET - 10 de marzo de 2015 - 12:57

Las quemaduras solares podrían tener que ver con la rosácea

Martes 10 marzo 2015.- Según una experta, las ampollas en la piel, junto con los antecedentes familiares, se relacionan con el trastorno de la piel.
Una investigación reciente sugiere que la gente que tiene rosácea, una afección marcada por el enrojecimiento de la piel, tiende a tener antecedentes familiares de la enfermedad y antecedentes personales de quemaduras solares.
La rosácea es una afección crónica que afecta generalmente la cara y también puede causar inflamación y anormalidades vasculares. Se calcula que unos catorce millones de estadounidenses son sus víctimas. Aún se desconoce qué la causa.
En un estudio de Boston con 130 personas, la mitad con rosácea entre moderada y grave y la mitad sin ella, el 34 por ciento de los que tenían la enfermedad informaron también tener un pariente con el trastorno, mientras que apenas cerca del diez por ciento de los que no tenían la enfermedad la tenía en su familia. Los investigadores también hallaron que el 44 por ciento de los pacientes de rosácea informaron tener quemaduras solares con ampollas en algún momento, en comparación con apenas el cinco por ciento de los otros.
"Incluso cuanto hicimos un análisis más sofisticado de los datos para controlar la edad y el sexo, nos encontramos con que estos hallazgos eran estadísticamente significativos y confirmaban los anteriores que habíamos hecho", señaló en un comunicado de prensa emitido por la Academia estadounidense de dermatología la Dra. Alexa Boer Kimball, profesora asociada de dermatología de la facultad de medicina de la Harvard. "Aunque estos resultados son bastante preliminares, son importantes para las investigaciones futuras a medida que comenzamos a explorar estas asociaciones positivas y sus implicaciones para el control de esta afección". Kimball presentó sus hallazgos en la reunión anual de la academia en San Francisco.
Kimball aseguró que la investigación no concluyó si las quemaduras solares contribuían al desarrollo de la rosácea o si quienes la padecen simplemente tendían a sufrir quemaduras solares por su causa. Sin embargo, dijo, que recomienda a la gente con antecedentes familiares de rosácea, en particular a los niños, que usen bloqueador solar de amplio espectro, a demás de otras medidas de protección contra el sol.
En investigaciones anteriores, Kimball había sugerido que el exceso de peso podría relacionarse con tener rosácea, aunque dijo que el nuevo estudio halló que tanto los pacientes de rosácea como los que no la padecían tenían un índice de masa corporal (IMC) ligeramente por encima de 26, lo que los pone en el rango que se considera de exceso de peso.
"Estudios futuros deberían explorar las posibles relaciones entre un IMC superior y la rosácea, pues el exceso de peso podría ser un factor contribuyente a la afección", dijo.
Fuente: www.DiarioSalud.net