Expertos buscan el origen de las alucinaciones

DRA. MARNET - 24 de junio de 2015 - 12:13

Expertos buscan el origen de las alucinaciones

Miércoles 24 junio 2015.- Cerca de 200 expertos internacionales se dieron cita en la ciudad holandesa en busca del origen neurológico de las alucinaciones.
"Escucho voces en mi interior, son amigos que me hablan todo el rato, están dentro de mí y me visitan".
Expresiones de este tipo, frecuentes en algunos pacientes psiquiátricos, son objeto de estudio por parte de un grupo de expertos en psiquiatría y psicología reunidos en un seminario internacional en La Haya, que buscan el posible origen neurológico de ese tipo de voces.
En el seminario "Alucinaciones" se presentó además una novedad editorial internacional: el "Diccionario de las alucinaciones", del experto holandés Dirk Blum.
El grueso libro -550 páginas- es uno de los pocos de su tipo en el mercado. Recoge 2.000 casos psicológicos que entran en el cuadro de lo que se conoce vulgarmente como "alucinaciones", un fenómeno que los pacientes suelen identificar con "voces interiores" o "fantasmas" que les hablan.
"Analizamos también las alucinaciones provocadas con, por ejemplo, determinados tipos de hongos como la "amanita reverie", que puede llegar a generar alucinaciones durante más de 15 horas seguidas", explica al periódico "De Volkskrant" la psiquiatra Iris Zommer, jefa de unidad en la clínica universitaria de Utrecht, en el centro de Holanda.
De acuerdo con Zommer, ese tipo de hongos alucinógenos pueden provocar diferentes tipos de "visiones": figuras, a modo de demonios alados, representaciones extracorporales, en las cuales el sujeto que las padece se contempla a sí mismo en el cuerpo de otra persona, incluso de otro sexo y diferente edad, o las denominadas "zoopsias", en las que se ven insectos por todas partes.

¿De dónde vienen las voces?

No obstante, la mayor parte de casos que tratan a diario psiquiatras y psicólogos están relacionadas con voces o sonidos, las denominadas "alucinaciones auditivas", voces raras, desagradables.
Por ello, Zommer ha aprovechado el encuentro de expertos de La Haya para hacer algunas demostraciones prácticas.
Por ejemplo, puso ante todo el auditorio el fragmento de una grabación en la cual una paciente contaba qué le decían esas voces: "tienes que morirte, Marian. Es culpa tuya que tus hijos se hayan ahogado. Eres mala y las personas malas deben morir".


Ese tipo de reacciones, cuenta la experta, suelen derivar en psicosis y en paranoias, en peligrosas ideas sin sentido alguno. "Hemos comprobado que la medicación nos puede ayudar a mantener bajo control las ideas paranoicas o los cuadros psicóticos pero al menos en un 25 por ciento de casos analizados, las voces ocultas siguen presentes, 'hablando' a los pacientes", afirma.
En ese sentido, una de las primeras conclusiones del seminario es que, a la hora de analizar de dónde provienen esas voces interiores, se puede hacer una especie de mapa del cerebro humano y, eventualmente, localizar en qué hemisferio nacen esos sonidos.
"En las personas que oyen voces interiores, se ha demostrado que ambos hemisferios del cerebro están igual de activos que los de una persona considerada mentalmente sana. En una persona afectada por el fenómeno de las alucinaciones vocales, tanto las regiones cerebrales encargadas de la producción lingüística como las encargadas de la percepción lingüística están activas y actúan como si de verdad estuvieran percibiendo esas supuestas voces. Hemos estudiado el cerebro de estas personas afectadas y éste responde, desde el punto de vista neurológico, como si, de verdad, estuviera escuchando voces", explica Zommer.
No obstante, los expertos han determinado que en este tipo de procesos es el hemisferio derecho el más activo. En personas supuestamente sanas, que nunca han escuchado voces interiores, es justo al revés: el hemisferio más activo es el izquierdo.

Probable resultados de traumas

Una de las preguntas que se hacen los expertos es si los dos hemisferios del cerebro de quienes escuchan voces interiores están bien "conectados" entre sí, y si la red sináptica cerebral está en orden.
Según André Aleman, neuropsiquiátra del hospital universitario de Groningen, en el norte de Holanda, no existe ese equilibrio. "El cerebro de los pacientes que oyen voces interiores tiene conexiones que no funcionan bien entre la región de Wernicke (el centro sensorial, indispensable para poder comprender un idioma) y la región de Broca (el centro del habla motora, indispensable para hablar)", explicó a la radio pública holandesa NOS.
Así, según Aleman, cuanto más graves son las alucinaciones, menor es la conectividad entre esas regiones cerebrales. En opinión del experto, la memoria juega un papel muy relevante en el cerebro de quienes escuchan voces interiores (las "alucinaciones vocales o sonoras").
"Nuestros estudios demuestran que, seis segundos antes de que la persona en cuestión escuche voces interiores, no se registra impulso alguno en el para-hipocampo, lo cual nos lleva a concluir que tal vez los recuerdos de tipo traumático tengan un papel destacado en la generación de voces", asegura.
Ello, de acuerdo con el experto, podría explicar el hecho de que muchos pacientes con trastornos post-traumáticos, tengan mayor riesgo de padecer cuadros psicóticos.
Fuente: www.DiarioSalud.net