La capsaicina, nueva opción terapéutica para el dolor neuropático periférico

DRA. MARNET - 9 de julio de 2015 - 10:47

La capsaicina, nueva opción terapéutica para el dolor neuropático periférico

Jueves 9 julio 2015.- Aproximadamente 3 millones de españoles padecen dolor neuropático periférico, una dolencia que puede llegar a resultar muy incapacitante y que puede estar producida por una neuralgia postherpética, una neuropatía diabética dolorosa, una neuropatía asociada al VIH, un dolor neuropático por cáncer o un dolor del miembro fantasma.

Para reducir los síntomas de la enfermedad, Astellas Pharma acaba de comercializar una nueva opción terapéutica, un parche de capsaicina, que en una alta concentración (8%) produce un alivio del dolor durante tres meses.
Tal y como explicó la doctora Concha Pérez, jefa de la Unidad del Dolor del Hospital Universitario de La Princesa, de Madrid, "la capsaicina, a altas concentraciones y por vía tópica, actúa directamente sobre el origen del dolor, produciendo una regresión o anulación del receptor TRPV1, que se sobreexpresa en situaciones de dolor en las terminaciones nerviosas periféricas. Esta anulación es reversible, recuperándose la función normal pasado un tiempo".
El parche de capsaicina -un componente que se encuentra en la guindilla- se coloca sobre las zonas afectadas por el dolor, en las que previamente se ha aplicado anestesia local, y se deja actuar durante 30 minutos si se aplica en pacientes con neuropatía asociada al VIH (en estos casos se pone en el pie) y 60 minutos en cualquier otra localización.
Escasos efectos secundarios
"Al no producirse absorción sistémica, los únicos efectos secundarios que se han descrito del parche son locales (eritema, por ejemplo). Su indicación actual es para el tratamiento del dolor neuropático periférico en adultos no diabéticos, sólo o en combinación con otros medicamentos para el dolor", señala la doctora Pérez.
Por su parte, el doctor Jerónimo Herrera, jefe de la Unidad del Dolor del Hospital Universitario de Valme, de Sevilla, comentó que las perspectivas respecto a este fármaco, comercializado como Qutenza, son muy positivas, "sobre todo teniendo en cuenta que el 50% de los afectados por esta enfermedad no encuentra alivio efectivo con los tratamientos que existen en la actualidad, algunos de los cuales, además, presentan muchos efectos secundarios. No hay que olvidar que esta dolencia produce un gran sufrimiento no sólo físico sino también psíquico, y repercute en la vida social, laboral y de ocio de los pacientes, muchos de los cuales ni siquiera pueden asearse, lavarse ni ponerse una camisa, porque el simple roce les produce un tremendo dolor. Gracias al parche de capsaicina, esta sensación desaparece, con todo lo que ello supone en la mejora de la calidad de vida de estos pacientes".
Para el doctor Herrera, pionero en la utilización de este tratamiento, la gran ventaja del parche es que con una única aplicación se consigue un efecto que se mantiene durante 12 semanas. "Se pone el parche en la Unidad de Dolor y los pacientes reportan un alivio importante del dolor en 5 o 6 días. Actualmente hay en España alrededor de 70 pacientes a los que se les ha administrado esta terapia, con resultados muy positivos".
Por su parte, la doctora Concha Pérez señaló que lo más destacable de este parche, además del efecto prolongado que se consigue con una sola aplicación, es su eficacia en pacientes con VIH y neuropatía periférica. "En ellos, hasta ahora, no teníamos grandes opciones terapéuticas".
Fuente: www.DiarioSalud.net