La escoliosis, una curvatura antinatural

DRA. MARNET - 15 de julio de 2015 - 17:09

La escoliosis, una curvatura antinatural

Miércoles 15 julio 2015.- El tratamiento incluye la espera vigilante, fajas ortopédicas y, algunas veces, cirugía.
La columna vertebral humana tiene una curvatura natural y es flexible de modo que una persona pueda inclinarse, darse la vuelta o estirarse.
No obstante, en algunas personas, esta curvatura natural de la columna no se desarrolla de manera adecuada por lo que adquiere una forma de "S" o de "C".
Esta afección es conocida como escoliosis y afecta a cerca de seis millones de estadounidenses, según la National Scoliosis Foundation. Aunque no es una afección peligrosa ni mortal, puede a veces causar molestias. Y en los adolescentes, puede afectar su autoestima.
"La escoliosis aún lleva una nube negra a cuestas, pero para la gran mayoría de los niños no representa un problema y crecen con normalidad", dijo el Dr. John Grayhack, médico tratante y cirujano ortopédico del Hospital memorial infantil en Chicago.
La escoliosis se diagnostica por lo general entre los 10 y los 15 años, de acuerdo con la fundación para la escoliosis. Si uno de sus parientes ha tenido escoliosis, sus probabilidades de desarrollar este trastorno aumentan a una de cada cinco, en lugar de lo habitual de una de cada 50, de acuerdo con la American Academy of Orthopaedic Surgeons.
En la mayoría de los casos, no se conoce la causa de la escoliosis. Sin embargo, existen dos causas conocidas para la escoliosis: congénita y neuromuscular, de acuerdo con los U.S. National Institutes of Health. En la escoliosis congénita, el problema tiene lugar en el útero cuando la columna vertebral se está formando, lo que hace que se desarrolle una curvatura. En la escoliosis neuromuscular, la curvatura podría deberse a un mal control o debilidad muscular a causa de enfermedades como parálisis cerebral o distrofia muscular. Los músculos simplemente no pueden mantener la columna vertebral alineada de manera correcta. Más tarde en la vida, la escoliosis puede aparecer como resultado de la osteoporosis.
Muchos niños no saben que tienen escoliosis. A menudo se detecta durante una revisión médica de rutina o en una evaluación de la escoliosis en la escuela. Las señales de la escoliosis incluyen una curvatura anormal en la columna hacia un lado, un hombro que aparenta ser más alto que otro, o una pelvis mal alineada.
El diagnóstico se puede hacer generalmente con un examen físico, pero la mayoría de las veces, una radiografía de la columna también puede confirmar el diagnóstico y evaluar de manera más precisa el grado de la curva. Conocer el grado exacto de la curva es importante porque ayuda a guiar las decisiones de tratamiento.
"En estos momentos, el tratamiento se basa en la curvatura", explicó el Dr. Vincent Deeney, cirujano ortopédico del Hospital infantil de Pittsburgh. Por lo general, para las curvas menores de 25 grados, el tratamiento es la observación, dijo.
"En los casos de curvas de 25 a 40 grados, el tratamiento con fajas ortopédicas no está diseñado para eliminar la curva, sino para impedir que empeore", explicó Deeney. Hay una gran variedad de fajas disponibles que no tienen por qué afectar la vida social de un niño, ya que se pueden poner y quitar con facilidad para que el niño pueda participar en actividades físicas.
Tanto Deeney como Grayhack señalaron que cuando una curva alcanza los 45 grados, es el momento apropiado para considerar la cirugía.
Sin embargo, Grayhack declaró "que la cirugía de espalda es una operación compleja. La cirugía corrige la columna y nosotros intentamos mantenerla en su sitio, normalmente con varillas que se fijan con tornillos o ganchos. El hueso luego se fusiona con la varilla y la persona pierde algo de flexibilidad en la columna".
Grayhack dijo que algunos cirujanos estaban usando grapas para enderezar la espalda y este método podría ayudar a conservar la flexibilidad. Pero ahora mismo esta cirugía es "puntera" y no está tan bien estudiada como otros métodos, apuntó.
Al parecer no existe una manera de prevenir la escoliosis, y Grayhack declaró que se han hecho numerosos estudios con programas de ejercicio y otros métodos, pero ninguno ha sido efectivo.
Fuente: www.DiarioSalud.net