Audífonos a medida en sólo tres minutos

DRA. MARNET - 14 de agosto de 2015 - 09:39

Audífonos a medida en sólo tres minutos

Viernes 14 agosto 2015.- "Lo que más me preocupa es la próxima generación, porque los especialistas pronostican que, como consecuencia de los equipos de MP3, las discotecas en las que se escucha música a 100 decibeles y los conciertos de rock, el número de personas con problemas auditivos se duplicará en 15 o 20 años."

Nick Laperle, graduado de abogado, pero a los 38 años presidente de la empresa Sonomax, no quiere parecer un profeta de la sordera, sino difundir un logro que lo enorgullece: después de siete años de investigación, su compañía, con sede en la ciudad de Montreal, Canadá, desarrolló una notable tecnología que permite hacer audífonos a medida... en tres minutos.

"Nuestra principal actividad es evitar la pérdida de la audición -afirma, durante una visita a Buenos Aires para presentarlos-. Y la mayor prevalencia de este problema se da en el mundo industrial. Pero nuestro dispositivo es muy «inteligente» y puede adaptarse a todo tipo de funciones que tengan que ver con el oído."

Según explica, la clave está en poder reproducir exactamente la forma del conducto auditivo, una meta elusiva. "Cuando en los años ochenta desarrollaron el audífono para los walkman, estudiaron alrededor de un millón de orejas, y sólo alcanzaron una similitud del 18% -dice-, porque las orejas son muy distintas. Por eso, el único producto que actualmente está hecho a medida es el audífono [para hipoacúsicos]. Y aunque en el mundo hay 560 millones de personas que no pueden oír, el año pasado se vendieron sólo 6 millones de audífonos. Es que son muy caros y difíciles de hacer."

El proceso desarrollado por el equipo canadiense, que incluyó otólogos, químicos, físicos y artesanos, consiste en inyectar silicona líquida dentro de una membrana sin costuras, también de silicona de uso médico. Ambos materiales se funden y tres minutos más tarde toman la forma exacta del canal auditivo.

A partir de este hallazgo, que puede aplicarse directamente para audífonos de protección contra ruidos fuertes (por ejemplo, para trabajadores de la construcción, de pavimentación, etcétera), los investigadores canadienses decidieron multiplicar los usos posibles: "Podemos sacar la parte interior y poner allí toda la electrónica necesaria -dice Laperle-, por ejemplo para hablar por teléfono inalámbrico. Y en minutos tiene un audífono hecho a medida".

Los dispositivos, que pueden probarse con un software especial, están garantizados por tres años (porque las orejas y el canal auditivo van cambiando). Fueron subsidiados por las autoridades sanitarias canadienses y aprobados por Health Canada, la FDA y las autoridades regulatorias europeas. En la Argentina, la licencia de esta tecnología está en manos de MSA de Argentina SA.

"Lo mejor de esto -afirma Laperle- es que está hecho de un material suave, de modo que es más confortable. Además, se fabrica fácilmente. Se puede hacer en el consultorio del médico o en un negocio de venta de aparatos de música..."

Y concluye: "Queremos poner el sentido de la audición en el mapa, como la visión: que la gente piense sobre los oídos, los proteja. Ese es nuestro mensaje. Al disponer de un audífono confortable y que encaja perfectamente, las personas van a bajar el volumen de la música que escuchan".
Fuente: www.DiarioSalud.net