El estreñimiento podría conducir a otros problemas

DRA. MARNET - 14 de septiembre de 2015 - 23:41

 El estreñimiento podría conducir a otros problemas

Lunes 14 septiembre 2015.- Una investigación reciente señala que puede causar hemorroides, incontinencia y más...

Resulta que un problema de salud muy privada se relaciona con complicaciones potencialmente significativas y costosas.
En una revisión de evidencia científica, los investigadores hallaron que el estreñimiento podría conducir al riesgo de complicaciones más graves, o aumentarlo, como hemorroides, fisuras, incontinencia fecal, afección del colon y trastornos urológicos.
El Dr. Nicholas J. Talley, presidente de medicina interna de la Clínica Mayo de Jacksonville, señaló que pocas personas aprecian la seriedad del estreñimiento porque los síntomas varían sustancialmente, de moderados a graves.
"La mayoría de la gente presenta síntomas moderados intermitentes y no debería preocuparse, aunque algunos sí lo hacen de manera excesiva", señaló Talley, quien también es profesor de medicina y epidemiología del Colegio de medicina de la Mayo. "Otros sufren en silencio porque da vergüenza hablar de los intestinos".
Entre el 12 y el 19 por ciento de la población de América del Norte, hasta 63 millones de personas, sufre de estreñimiento, según la reseña.
Otro estudio halló que en los EE. UU., el costo directo de tratar el estreñimiento es cercano a los $256 millones al año. La atención con hospitalización fue responsable del 55 por ciento del costo, aunque el estreñimiento se trata principalmente en ambientes ambulatorios.
Se considera que la gente que experimenta dos o más síntomas durante al menos tres meses durante seis meses o más tiene "estreñimiento funcional". Entre los síntomas se encuentran esfuerzo, heces apelmazadas o duras, sensación de evacuación incompleta, sensación de obstrucción anorrectal, manipulaciones manuales para ayudar con la defecación y menos de tres defecaciones sin ayuda a la semana.
Para algunas personas, estar estreñido no es más que el preludio de otros problemas que afectarán el ano, el colon o el tracto urinario. ¿Podría haber una relación?
Para ayudar a dilucidar el asunto, Talley y sus colegas realizaron una búsqueda en la literatura para encontrar estudios relevantes publicados entre 1980 y 2007. Ambos hallazgos fueron publicados hace unos meses en Clinical Gastroenterology and Hepatology.
Aunque la función del estreñimiento en la enfermedad diverticular y el cáncer de colon sigue sin quedar clara, los estudios de control de caso, que comparan a un grupo de personas que tienen una afección con otro que no la tiene, han mostrado una relación significativa entre el estreñimiento y las hemorroides. Los estudios de intervención, en los que ha habido cambios en la dieta y terapias medicinales para minimizar el estreñimiento, también han sugerido una relación causal.
También se ha mostrado al menos una relación entre el estreñimiento y otras afecciones. Los estudios de pacientes de prolapso rectal, en el que el recto se estira y sobresale por el ano, sugieren una relación de este tipo. Más del cincuenta por ciento de los pacientes de fisuras anales también tienen estreñimiento. Además, los investigadores anotaron que la incontinencia fecal, la segunda causa más común de admisión a hogares para ancianos, con frecuencia tiene lugar junto con el estreñimiento.
También parece haber una relación causal entre el estreñimiento y los trastornos urológicos.
A pesar de esas conexiones, la cantidad de medicamentos aprobados por la Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos para tratar el estreñimiento crónico es limitada, según una reseña en un suplemento de la Journal of Managed Care Pharmacy.
Uno de los medicamentos más nuevos, Amitiza (lubiprostona), es el único medicamento aprobado por la FDA para el tratamiento de los adultos que tienen estreñimiento crónico, para el cual no hay causa conocida.
"La lubiprostona parece ser muy efectiva, sin embargo, un porcentaje relativamente alto sufre de náuseas si toma el medicamento con el estómago vacío", señaló James C. Eoff III, decano ejecutivo asociado y profesor de farmacia clínica del Colegio de farmacia de la Universidad de Tennessee en Memphis. "Para quienes la toman con la comida, las calificaciones de porcentaje de efectividad son muy buenas".
Pero hay otras opciones programadas. Un medicamento se llama linaclotida, el primero compuesto de una clase nueva de agentes laxantes. "Esta sería una alternativa muy efectiva al tratamiento del estreñimiento crónico", anotó Eoff.
Otro, la prucaloprida, funciona aumentando la motilidad y el tránsito al colon. "Los hallazgos más recientes indican que este podría ser un tratamiento seguro y efectivo para el estreñimiento crónico y ojalá para el síndrome de colon irritable con estreñimiento", agregó.
En cuanto a la prevención del estreñimiento, Talley aseguró que ha hallado que una dieta bien balanceada, un patrón regular de visitas al baño y no evitar la necesidad de hacerlo pueden ayudar.
"El estilo de vida es clave para la mayoría", dijo.
Fuente: www.DiarioSalud.net